ESCUELA DE GUITARREROS Y LUTHIERS DE MADRID V

5 (2)

Compartir
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on Pinterest

Un nuevo día amanece en su taller, entre el perfume de la madera y el aroma del barniz, dos Sonantas le acompañan en esta mañana fría de febrero, una rubia de ciprés, y la otra una castaña de palosanto de la india, cada cual más bella, y aunque todavía falta barnizarlas y terminar sus detalles, prometen tener muchos novios.

La mañana transcurre entre compases de lija, y el serrín bailando por bulerías, sobre el aire cuando va cayendo al suelo. El maestro artesano de vez en cuando, mira a la sonanta de ciprés, que descansa apoyada en un soporte junto al mostrador, mientras acaricia a la otra con su lija suavemente el mástil. Hace ya una rato, parece sorprendido por unos pequeños chasquidos que provienen de la rubia, pero no le da importancia, aunque continua asombrándose por ellos, los vuelve a escuchar en pequeños intervalos y decide parar su trabajo para escucharlos más nítidamente, sus ojos se exaltan y su corazón empieza a latir a un ritmo más rápido de lo normal, cuando efectivamente descubre que provienen de la rubia, su Flamenca como él la llama, son unos pequeños chasquidos que hace la madera cuando se la cambia de temperatura o porque es un material vivo en realidad, y que se hacen más fuertes por la acústica de su caja de resonancia, muy asombrado y sin dejar de mirarla, pasa un buen rato escuchándola, y piensa, es como si me quisiera hablar, aunque por dentro se contradice por el inexplicable hecho, lo cierto es que sus ojos se le llenan de lagrimas, y sin derramar ninguna un escalofrió recorre todo su cuerpo, apresuradamente la coge con sus manos polvorientas y apoyándola suavemente en el mostrador, acaricia sus costados emitiendo una respiración de alegría y un suspiro de amor.

Continuamos conociendo a los grandes Maestros Guitarreros de la Escuela de Madrid, que poco a poco, fueron forjando e investigando la construcción de la Guitarra Española que conocemos hoy en día, es gratificante reconocer a todos estos Maestros Artesanos todo su empeño, y la labor que hicieron por la Guitarra Española, que más tarde se dividiría en dos instrumentos diferentes, tanto en sonido, como en construcción, hablamos de la Guitarra Flamenca y la Guitarra Clásica.

A este Gran Gremio pertenecieron estos Maestros Guitarreros que vamos a conocer.

Antonio Carracedo (1801-1871)

Este Maestro Guitarrero, nació en Madrid en el año 1801, siendo el mayor de cuatro hermanos de una familia de clase media, desde bien pequeño mostro una gran independencia y una gran afición por los trabajos de madera, tanto llego a ser, que desde muy joven visitaba los talleres en los que la madera era la protagonista, sus comienzos fueron en un pequeño taller de carpintería propiedad de un tío suyo, donde se hacían muebles y pequeños trabajos de madera, mas adelante comenzó a frecuentar el taller de Juan Moreno, del que aprendió los secretos de la construcción y llego a entablar una gran amistad. Desgraciadamente a la muerte de Juan Moreno, fue Antonio el que siguió con su forma de construcción y se le considera discípulo de este gran Guitarrero, que incorporo nuevas formas a la construcción de la guitarra, afincando su taller en la calle Majaderitos de Madrid, (Antiguo taller de Juan Moreno). Hoy en día no tenemos constancia de ninguna Guitarra de Antonio Carracedo, pero las referencias que Tomas Danes refleja en su método, habla de unas Guitarras de excelente calidad y un sonido extraordinario, en 1871 muere en Madrid en compañía de sus hermanas, Aurora, Cándida y Elena.

Diego Sánchez (1806-1870)

Este Maestro Guitarrero, nace en Madrid en el año 1806, hijo de padre andaluz y madre madrileña, es el mayor de dos hermanos de una familia trabajadora en un comercio de alimentación, en la Calle Alcalá de Madrid. Sus primeros pasos, los da trabajando con su padre en el negocio familiar, al no gustarle este tipo de trabajo, decide dedicarse a lo que verdaderamente le ha gustado siempre, las manualidades y trabajar la madera, cosa que desde pequeño siempre le gusto. Al no tener referencia de quien fue el Maestro Guitarrero que le guio en este oficio, lo que si podemos certificar, es el legado que nos dejo, conociendo que existe una Guitarra suya fechada en Madrid en el año 1837, y que en su etiqueta se puede leer esta descripción, “Compuesta por Diego Sánchez Madrid 1837”, tal vez hoy en día este en manos de algún coleccionista, al que animamos desde la Fundación Guitarra Flamenca, a compartir con todos nosotros esta “Joya de Madera”. El día 18 de diciembre de 1870 muere en Madrid en la Calle de Alcalá, donde vivía junto a su mujer y sus cuatro hijos.

Por Ángel Hernández Sevilla
Fundación Guitarra Flamenca

Compartir
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on Pinterest

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *