TALLER DE GUITARREROS III

1 (10)

Compartir
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on Pinterest

Graciliano Pérez y José Pérez 

Sobre el regrueso de la tapa, no hay dudas y todo el mundo está de acuerdo, pero donde comienzan las controversias es sobre el tallado y afinación de la misma, aquí cada cual tiene su opinión y realiza o no está tarea según su experiencia, hubiese sido deseable encontrar una sola manera para poder guiarse todos por ella, pero existe disparidad de opiniones. Probablemente como pasa en todas estas situaciones todo el mundo lleve parte de razón y al mismo tiempo no la lleve en un buen tanto por ciento, yo me limitará a exponer mis conclusiones, que como siempre digo no son garantía de nada, pero que es el modo que yo he escogido.

Una vez regruesada la tapa a 2.5 mm nos encontramos con dos láminas de maderas simétricas que han sido encolarse por la parte donde la beta está más tupida es decir hay mayor concentración de betas por centímetro, esto se hace así porque la beta oscura es de consistencia dura, mientras que el espacio que hay entre beta y beta es pura celulosa de estructura blanda ,así la beta oscura transmitirá mejor la vibración que la celulosa que hará lo contrario, absorber vibración con lo cual se pierde capacidad de vibración, algunos opinan que estas betas oscuras actúan como las cuerdas de la guitarra eso no es científicamente así ,por que el modo de vibración de una tapa no es algo tan sencillo como algunos creen, el modo de vibración no es como el que tira una piedra a un estanque y produce ondas concentradas, por lo tanto las betas no transmiten nada pero sí forman parte del conglomerado estructural de la tapa que junto al baretaje dispuesto correctamente va a quedar lista para vibrar en cada nota de un modo característico y eso reproducirse según el número de notas que el guitarrista puede tocar por segundo ósea la tapa debe vibrar de un modo característico para la frecuencia de esa nota y quedar dispuesta para hacerlo a otra frecuencia en cuestión de milisegundos, sí una tapa es capaz de hacer esto ,es una tapa bien elaborada, pues bien el primer factor necesario es contar con un buen número de betas por centímetro ,cuantas más mejor ,ya hemos explicado el porqué.

Miguel Rodríguez Beneyto no le hacía ascos a colocar la beta más gruesa en el centro aunque todo espacio entre beta y beta sea mayor y por lógica halla mayor cantidad de madera blanda (celulosa ),que según nuestra teoría Lo que haría sería absorber la energía que recibe en forma de vibración frenándola, Rodríguez hizo muchas guitarras a sí colocando la beta ancha en el centro desafiando toda la lógica que existe sobre este asunto y el resultado fue muy bueno, quizás las betas más gruesas son menos numerosas pero como su tamaño es mayor ayudan a tensar la tapa que es lo que al final interesa, de forma importante, son menos pero más rígidas, sí en el techo de mi casa colocó bigas gruesas con cuatro, sostendrán mejor el techado que con cuarenta más delgadas, así que no es ninguna tontería poner la beta gruesa en el centro aunque quedé menos estético.

Ahora viene el momento de afinarla tapa, de llama así porque lo que vamos a hacer es quitar madera de algunas partes y al tiempo que percutimos la tabla vamos encontrando un armónico limpio que correspondería a una nota musical indeterminada. Digo indeterminada porque para saber que nota es deberíamos recurrir a un aparato llamado osciloscopio que mediría la frecuencia de onda de ese sonido y podríamos identificarla, aquí el buen oído del constructor, es capaz a veces de buscar la afinación en la nota que él cree que debe encontrar, esto ya es mucho decir ,y me dio muy poco de estas facultades extrasensoriales, a lo más que llegó yo es a encontrar un armónico limpio y que sea duradero en el tiempo y que yo crea que es bonito, pero afirmar que se trata de un La Mayor sostenido en séptima dominante me parece una pedantería, para concluir diré que muchos se saltan está primera fase del “afinado” y dejan la tabla cual sale de la regruesadora a 2.5 por ejemplo, esto ocurre en muchas fábricas donde está tarea sería anti productiva ,por necesitar mucho tiempo y oídos muy adiestrados. Yo no digo ni que sí ni que no, es cierto que algún constructor importante me negó que el afinara las tapas, no se sí por que era verdad o porque no quería desvelar su modo de proceder, pero sí bien al abrir la boca o al colocar las barras de refuerzo se pierde ese armónico que con tanto trabajo hemos buscado, luego lo volveremos a encontrar al trabajar las barras de refuerzo.

A lo mejor bastaría sólo con afinar las barras de refuerzos y evitarnos la primera afinación, sí fuera así, en las fábricas llevarían razón, lo mismo que los que no lo hacen pero para mí que existe una diferencia notable entre una tapa afinada por dos veces que a la que sólo se le han tocado las barras sin más.
El único modo de contemplar los cambios que se van produciendo en la tapa es percutiéndola y escuchando el sonido que emite.

Por Graciliano Pérez Carrizosa
Constructor Artesano de Guitarras
Colaborador de la Fundación Guitarra Flamenca
www.fundacionguitarraflamenca.com

Compartir
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on Pinterest

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *