TALLER DE GUITARREROS IV

1 (11)

Compartir
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on Pinterest

Graciliano Pérez y José Pérez

Es curioso, que mientras yo para conseguir un sonido armónico al percutir la tapa e ir quitando madera de las barras de refuerzo tengo que eliminar bastante madera ,al observar las Guitarras Rodríguez a las que se les había retirado el fondo ,encontré siempre que el grosor y altura de las barras transversales así como las de abanico no parecían haberse tocado demasiado, se encontraban casi intactas, eso contradice mi forma de trabajar, en la que por desgracia no tengo más remedio que quitar madera de todos los elementos de refuerzo quedando a veces estas barras más delgadas de lo deseable. Para mí ,continua siendo un misterio como aquellas guitarras podían tener tapas perfectamente elaboradas y sin embargo parecía que las barras no habían sido tocadas ,lo primero que pensé era que todo se debía a que los grosores de la tapa una vez definidos aún abriendo la boca y colocando los refuerzos mantenían las afinaciones sin perder los armónicos al percutir, medí con cuidado todas las tapas que pude ,de guitarras anteriores a la época en que Rodríguez dispuso de su máquina regruesadora y de las posteriores, me encontré con una serie de medidas que no correspondían a una pauta que se repitiera de manera constante en todas las guitarras ,sí no que cada guitarra tenía sus números particulares e independiente de las otras ,quizás en las zonas periféricas y sobre todo en la parte que denominamos de los graves había coincidencias en que las cifras eran inferiores en una décima de milímetro a las de la parte que por conveniencia denominamos de los agudos !Sólo una décima o dos!

1 (11)Eso en la guitarra sí es significativo, aunque parezca muy poco sí hay que hacer un trabajo de cuchilla considerable hasta arrancar la madera necesaria. Yo le di mucha importancia a este detalle que parecía ser un hecho voluntario a conciencia, por supuesto que imite esa manera de calibrar, pero un día trabajando en mi regruesadora, idéntica a la que tenía el taller de Rodríguez pues las había realizado el mismo mecánico en Granada, encontraba que por uno de los lados curiosamente el mismo que el de las tapas Rodríguez ,mis tapas invariablemente presentaban una o dos décimas menos, estaba claro que tanto mi regruesadora como la de Rodríguez tenían una ligerísima inclinación de uno de los extremos del cilindro de lija que causaba una mayor abrasión por ahí, como el señor Martos no puede solucionarnos este pequeñísimo problema yo debo convivir con el teniéndolo muy encuentra a la hora del regrueso. Para terminar quiero comentar que esto ,no es sólo un pequeño defecto en la maquina del Sr Martos que sin duda es impecable, hace años me hice de una regruesadora fabricada en china pero distribuida en otro país ,que eran aparentemente óptimas ,sobre todo por el precio, y cuando comencé a trabajar con ella me encontré con el mismo problema, comía demasiado de un lado con respecto al otro ahora y la diferencia no era de un par de décimas sí no de varias más .Lo que prácticamente la hace inservible para el cometido que debiera realizar; regruesar por igual.

Volviendo a las tapas de Rodríguez evaluadas, pudiera ser que su máquina comiese algo más de un lado pero esto no nos da la solución a la cuestión de la impecabilidad del baretaje al que sólo se le había dado su forma habitual pero no parecía haberse eliminado mucha madera por no decir que ninguna, a parte de la necesaria para dar forma a barras y barretines. No conozco la fecha de adquisición de la máquina Rodríguez por lo que no pude saber que tapas habían pasado por ellas y las que no ,pero Martos quizás comenzase a principios de los 70 ,es una suposición, así que para mi continua siendo un misterio el porqué mis refuerzos presentan tanta diferencia con los de aquellas tapas ,sin duda debe haber un motivo y sigo pensando en la solución, no cabe duda de que la tapa cuanto más reforzada con los elementos ya trabajados será más efectiva que otra que presente refuerzos débiles.

Por Graciliano Pérez Carrizosa
Constructor Artesano de Guitarras
Colaborador de la Fundación Guitarra Flamenca
www.fundacionguitarraflamenca.com

Compartir
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on Pinterest

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *