TALLER DE GUITARREROS V

1 (12)

Compartir
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on Pinterest

Graciliano Pérez y José Pérez

1 (12)La tapa de pino abeto; requiere un trato muy especial, porque escondida en su estructura se encuentra escondido el sonido redondo que todo constructor busca. Hablamos del regrueso y dijimos que una buena medida para comenzar a trabajar sería partir de 2.5mm,para llegar a ese grosor debemos rebajar la madera por igual y en las dos caras eso quiere decir que la tapa debe quedar perfectamente plana por sus dos lados, para algunos el cepillo bien ajustado es la solución ,eso requiere primero conocer la herramienta que se va a utilizar ,el cepillo y prepararlo adecuadamente ósea una cuchilla perfectamente afiliada y un espacio de corte que deje la viruta lo más fina posible y sí esto ya no es bastante difícil, el acto de cepillar requiere una habilidad y cocimiento superiores, conocer la dirección de la beta y la contraseña para no quedarnos frenados con un bocado en la madera que puede llegar a fastidiarnos la tapa, me paro a explicar con detalle este pasó porque como es lógico todo el mundo no tiene una regruesadora mecánica que pueda hacer este trabajo en un segundo y de manera perfecta, los hay verdaderos artistas del cepillo que logran la calibración a mano, y eso es todo un arte pero prepárense para dudar ,yo en mi inocencia allá por el año1986 cuando ataque por primera vez una tapa ,no lo hice con cepillo porque desconocía todo lo referente a su técnica y me puse manos a la obra con una !Cuchilla! , pasaban los días y el calibre no avanzaba, y no hablemos ya de la superficie llena de irregularidades, la única manera de hacer está labor es a cepillo o con regruesadora mecánica.

Muchos puristas integristas de este arte de la lutheria claman al cielo cuando cortamos con sierra eléctrica, o regruesamos con máquina de regrueso, para ellos la electricidad está peleada con el buen sonido, me parece muy bien que cada cual coleccione ampollas en las manos y disponga de toda una vida para hacer dos guitarras, pero en el siglo XXl la vida se ha hecho más cómoda en casi todos los oficios y estos avances también han llegado a nuestro taller, y lo que es más importante las guitarras suenan igual de bien sí se ha realizado el trabajo correctamente. Lo primero por lo que luche, fue por hacerme con una regruesadora de rodillo de lija para Guitarrero, entonces no había en el mercado ninguna máquina especifica ,y en catálogo sólo aparecían máquinas industriales de una tonelada de peso, tuve la tremenda suerte de dar con D. José Martos un granadino, al que rindo homenaje desde aquí, muy mayor cuando contacte con él a final de los años 80, enfermo y casi ciego, Martos había desarrollado una regruesadora perfecta ,por el tamaño y efectividad todos los guitarreros de la época encargaron su máquina, dentro y fuera de España. Contacte con él y me dijo que ya no hacía más trabajos porque no podía y que estaba acabando su ultima máquina para Alemania, no sé cómo lo convencí pero acepto a realizarme la mía no sin antes asegurarme que esa sería la última.

Por Graciliano Pérez Carrizosa
Constructor Artesano de Guitarras
Colaborador de la Fundación Guitarra Flamenca
www.fundacionguitarraflamenca.com

Compartir
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on Pinterest

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *