TALLER DE GUITARREROS XV

1

Compartir
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on Pinterest

Graciliano Pérez y José Pérez

Me decía un gran entendido y coleccionista Malagueño, que él había ido tras alguna guitarra que pudiera ser de Antonio Torres en burro hasta un pueblo perdido en alguna sierra de Andalucía. La pasión por recuperar instrumentos antiguos es equiparable a la de construir, nada puede igualarse a la sensación de tener entre las manos un instrumento de más de 100 años, o de alguno de los constructores mítico de los años 20-30 del siglo pasado. Cuando tenemos la suerte de tener uno de estos, a parte de la emoción ,se nos desarrolla una curiosidad morbosa ,queremos saberlo todo de esa guitarra ,no ya en las manos que ha estado sino que hay dentro de esa guitarra ,como está hecha, que recursos técnicos utilizo el constructor ,las maderas y algún detalle particular que lo identifique.

Todo esto siempre que caiga en manos de un profesional de la construcción porque sí se encuentra en manos de un simple especulador, lo único interesante será ver sí está en buen estado y sí se puede vender sin tener que hacer reparaciones.

Lo más normal es encontrar instrumentos antiguos que presenten problemas, que van desde una pequeña raja en la tapa o el fondo hasta verdaderas catástrofes donde lo único que tenemos son los restos de lo que algún día fue una guitarra de tal o cual artesano. Siempre se plantea la duda de sí restaurar o no hacerlo, es verdad que a veces la guitarra por muy buena restauración que se haga no volverá a sonar nunca y sólo pasará a ser una pieza de museo, las verdaderamente interesantes son aquellas que aún presentando defectos pudieran corregirse y volver a sonar. Esa recuperación es de lo más interesante porque nos retrotrae a otra época permitiéndonos escuchar el sonido original de una época y de un artesano, es como un descubrimiento arqueológico que nos desvela un secreto hasta entonces oculto. Existen constructores – restauradores y restauradores exclusivos ,esto es importante porque dependiendo del instrumento que se quiera recuperar merecer la pena hacer o no hacer el trabajo uno mismo, una guitarra de constructor desconocido o que a simple vista no merece interés puede ser un buen ejercicio para bucear en la reconstrucción y aprender, pero sí la guitarra es valiosa a veces una mala restauración la hace inservible y eso es un fracaso casi imperdonable, y aunque nos parezca raro es muy frecuente ver guitarras muy antiguas que se han revertido con un jaló de modernidad que las ha condenado de por vida.
Yo diría que son dos mundos que se tocan pero totalmente distintos, la construcción y la restauración y que cuando tengamos una posible guitarra valiosa una vez pasada la primera emoción, nos abstengamos de iniciar cualquier trabajo sin antes consultar con un buen especialista,

Por Graciliano Pérez Carrizosa
Constructor Artesano de Guitarras
Colaborador Fundación Guitarra Flamenca.
www.fundacionguitarraflamenca.com

Compartir
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on Pinterest

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *