TALLER DE GUITARREROS XXIV

tg24

Compartir
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on Pinterest

Graciliano Pérez y José Pérez

Es cierto que hubo unos años en España, en que la escasez avivo el ingenio de los artesanos, fueron los años que coincidieron con la guerra civil y segunda guerra mundial, desde 1936-1946 aproximadamente, durante esos años la importación de maderas lo mismo que la adquisición de otros materiales y herramientas procedentes principal mente de Europa y Sudamérica quedó muy ralentizado sí no totalmente frenado, como digo los guitarreros tuvieron que agudizar el ingenio y suplir esa falta con los materiales que se tenían a mano . Miguel Rodríguez especializa en comprar cabeceros de cama hechos de palosanto, y arcones de cedro estos muebles abundaban en casas nobles de la ciudad y muchos de ellos eran centenarios pues se habían realizado con maderas provenientes de Sudamérica cuando aún eran colonias Españolas, así que la gente adinerada, pedía que sus muebles fueran realizados con bellas maderas coloniales ;cedro real de Honduras, Palosanto de Río ,Jacaranda, Palorosa de Brasil, Caoba Centroamericana y otros .Miguel, acudía a estas casas para afinar pianos, repararlos y hacer de perito ante todo instrumento que se le presentaba, este era el momento oportuno para su indagación, lógicamente se interesaba por muebles de desecho que él estaba dispuesto a comprar y así se hizo con bastante madera que le hizo pasar está temporada de escasez.

Pero la cuestión no terminaba aquí, en el taller seguía la inventiva funcionando, por ejemplo como no tenía Cedro para los refuerzos de aro utilizo tiras de Pino cortado paralelo a la beta y con ello suplir el defecto, para los diapasones era aún más original, con madera algo más dura preparaba un baño con vinagre y echaba una buena cantidad de clavos de hierro, se producía una reacción química que colorada la madera de un negro intenso que pasaba por el mismísimo Ébano Africano. Cuento todo esto porque muchos años después se exploto está época exagerando que sus guitarras se seguían haciendo con maderas de muebles viejísimos e incluso con la puerta de la casa del mismísimo Gran Capitán, era una licencia que podía resultar no sólo graciosa sino además rentable, el invento el Marketing, y puso en funcionamiento toda una campaña de publicidad sobre la procedencia de sus maderas la verdad es que Miguel hasta 1975 que fallece realiza un 90% de su trabajo en guitarras ,bandurrias y laudes realizados en ciprés, y un 10% de guitarras “negras”. Se potencia mucho el mito de que aquellos instrumentos realizados con maderas centenarias no solamente e ranas bonitos sino que sonaban mejor ,pero en realidad es sólo una exageración porque sí bien es cierto que la madera debe ser curada, ese proceso no ha de durar cien años, llegado el momento cuando la madera está bien curada es absurdo tenerla todo ese tiempo porque ya no se gana más en propiedades acústicas por el contrario la madera se vuelve más frágil y quebradiza y el pino amarilla ,basta con cumplir los plazos razonables y no empezar a desbaratarle la cama a la abuela.

Por Graciliano Pérez Carrizosa
Constructor Artesano de Guitarras
Colaborador Fundación Guitarra Flamenca
www.fundacionguitarraflamenca.com

Compartir
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on Pinterest

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *