TALLER DE GUITARREROS XXV

tg25

Compartir
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on Pinterest

Graciliano Pérez y José Pérez

Hace algunos años hablaba del barnizando a goma laca con uno de los mejores constructores con una larga trayectoria profesional, me decía “después de más de cincuenta años, aún me sigue dando disgustos”.
Cuando yo comencé a barnizar a muñeca no había encontrado a nadie que pudiera enseñarme, había leído lo poco que se había escrito y la única conclusión es que nadie se aclaraba, cada cual explicaba su fórmula que era radicalmente opuesta a la de otros, se trataba de un trabajo casi detectivesco, había que encontrar las coincidencias que hubiese y tomarlas como base para, empezar a comprender el método, lo que estaba claro era que no había un modo único de aplicar el barniz, que cada cual había diseñado su método particular y que una cuestión común a todos era la dificultad de transcribir el modo de hacerlo. Unos mejor que otros conseguían sintetizar el proceso, hacían un protocolo que se suponía valido para obtener un resultado sí no óptimo por lo menos aceptable.

El problema comenzó en el mismo momento en que quise llevar a la práctica lo que había aprendido en la teoría, ¡Nada funcionaba! ni la muñequilla se deslizaba, ni la goma laca se depositada finamente y mucho menos brillaba ,suponía que era así y que el comienzo no me proporcionara ningún resultado valido así que habría que repetir la pauta muchas veces más ,mi primera conclusión fue que nadie me había dado instrucciones sencillamente porque era imposible hacerlo, había preguntado a distintos constructores y unos de manera voluntariosa me decían cosas que sólo eran consejos generales ,otros ni siquiera fueron capaces de sintetizar alguna explicación que al menos me pusiese en el camino ,estaba claro barnizar a goma laca es algo que sólo pides aprenderlo tú mismo con la práctica.

Después encontré una sospechosa diferencias entre unos y otros en lo referente a la mezcla de la resina y el alcohol, unos hablaban de 250 gramos en un litro, otros de 100 gr y otros de 60 gr aunque había cantidades para todos los gustos lo mismo que a la hora de fabricar la muñeca ,se ofrecían distintos tipos de telas ,algodón, lino,
guata y gasa para el interior, etc. tipo de alcohol, uso de piedra lo pómez ,blanco de España, piedra pómez teñida, aceite de vaselina, de oliva virgen, de almendras, parafina y otra vez un sinfín de posibilidades, estaba totalmente perdido no encontraba una salida ,y los resultados de mi técnica eran desastrosos aunque ponía empeño y tiempo, escribí cartas desesperadas, a algunos barnizadores pero no obtuve respuesta, pero un día se hizo la luz ,quise comprar en Barcelona ,productos en una tienda muy especializada en este tema ,hoy desgraciadamente desaparecida, llame y me atendió una señora muy amable, le dije que quería los mismos productos que compraba un Guitarrero muy conocido que hacia sus pedidos allí ,así que poco a poco aquella señora me iba diciendo ¿Y querrá usted la goma tal? y yo sin saber nada del producto contestaba ¡por supuesto! y ella volvía a insistir ¿Y para la muñequilla le pongo lo mismo que a don fulano? yo contestaba por supuesto y a sí completamos todos y cada uno de los productos necesarios y no sólo eso me dio una amplísima explicación de cómo debía de aplicarlos .Como la señora estaba totalmente dispuesta a explicar sus amplios conocimientos en la aplicación de sus productos, yo comencé a preguntar hasta conseguir una información completísima, de cómo trabajar con aquellos productos que sin lugar a dudas eran de primerísima calidad, lo mismo que sus precios y así de esta manera como caída del cielo comprendí que todo lo que estaba haciendo estaba mal desde las dilaciones ,tipos de tela ,alcohol, aceites etc. A partir de se día la muñequilla comenzó a deslizarse sin tropezones el brillo a resurgir y se terminaron las huellas de los dedos cada vez que intentaba coger la guitarra después de un mes de secado.

Pues bien después de aprender a barnizar a goma laca con sufrimiento más que esfuerzo ,empecé a sospechar que detrás de todo esto sólo había un viejo mito mantenido no sé porque intereses, que hacían de la gomalaca el barnizado imprescindible para la guitarra artesana de calidad, hice pruebas con otros barnices y modos de aplicación exceptuando la pistola, y llegue a la conclusión que el sonido no empeora en absoluto ,es menos trabajoso, y poseen propiedades que la gomalaca no tiene, ¿Y el brillo? Al final la única ventaja apreciable, ese brillo espectacular ¿Cuánto dura? Pues sencillamente depende del roce, y por desgracia en poco tiempo muchas zonas comienzan a deteriorarse. Ramírez III decía que la gomalaca era un barniz pobre, y de hecho el probó muchos otros.

Por Graciliano Pérez Carrizosa
Constructor Artesano de Guitarras
Colaborador Fundación Guitarra Flamenca
www.fundacionguitarraflamenca.com

Compartir
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on Pinterest

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *