TALLER DE GUITARREROS XXVI

tg26

Compartir
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on Pinterest

Graciliano Pérez y José Pérez

La guitarra esconde una parte oscura, triste y peligrosa, detrás del trabajo del artesano hay un riesgo real para su vida, un riesgo que muchos no conocen pero que conviene recordar. El trato con la madera comienza a ser tan familiar que nadie podría pensar que escondiese riesgos serios para la salud del que la trabaja, aquí también entran los ebanistas, carpinteros, barnizadores y algunos más. Los riegos comienzan con las mismas herramientas, todos hemos sufrido algún incidente, van desde el simple roce de un escoplo, al más grave descuido con una sierra de disco o la más traicionera tupi, el exceso de confianza es el peor enemigo, Rafael había pasado toda su vida en la aserraría, estaba a punto de jubilarse y quitando algún pequeño percance se sentía afortunado, porque el trabajo no le pasó graves facturas, pero una mañana, sin saber cómo perdió varios dedos de su mano derecha. Mi tío ebanista desde niño sufrió sordera total en los dos oídos ,el ruido continuado durante 50 años acabó con sus tímpanos, podría seguir poniendo más ejemplos ,pero sin ser tan impactantes las lesiones pulmones por aspiración del polvo de las maderas tropicales, las alergias cutáneas que provoca el Cedro, las Cefaleas del Ciprés, y una larga lista de patologías relacionadas con el contacto directo como las alergías, nos demuestran que el trabajo de Guitarrero esconde un riesgo auténtico, Miguel Rodríguez Beneyto jamás se separó del pañuelo, daba igual sí era verano o invierno, la rinitis alérgica la padeció con resignación sin encontrar alivio efectivo. Muchos otros tuvieron lesiones que sin poder afirmar con certeza que las hubiesen contraído directamente a causa de su trabajo sí se pudo sospechar que pudiera haber influido, recuerdo casos concretos de carcinoma de maxilares, en varios compañeros ya fallecidos. En una carta que me dirigió José Ramírez III poco antes de morir se quejaba de sus dificultades respiratorias consecuencia de los largos años de exposición en el trabajo.

Con la aparición de los barnices sintéticos cuyos disolventes son un claro ejemplo de tóxico cancerígeno declarado, como el Tolueno, su uso sin utilizar los medios de protección adecuados ,ha provocado problemas muy importantes para la salud de quienes no controlan su uso, aún sufro cuando veo a alguien utilizar una pistola de barniz en un local cerrado y sin protección alguna. Hasta aquí todo parecería una exageración, una visión apocalíptica de un trabajo que aparentemente sólo puede deparar satisfacciones, pero es la cruda realidad que los primeros que no estamos dispuestos a admitir somos los propios guitarreros, desde aquí animo a todos a invertir algo de dinero en una buena mascarilla tanto para el polvo como para los barnices sean del tipo que sean ,utilizar gafas protectoras en el manejo de máquinas por simples que sean ,proteger oídos ,y manos incluso la piel de brazos para no contraer alergias cutáneas. El genial pintor Sorolla tiene un cuadro en el que se refleja la realidad del riesgo laboral su título Lo dice todo “Y luego dicen que el pescado es caro” ,casi nadie que compra una guitarra tiene en cuenta nada de esto, pero es cierto que en cada instrumento podemos dejar una pequeña parte de nuestra vida ,por eso una guitarra debe ser algo más que una simple obra ,y sí queremos artística ,y ha de ser valorado el trabajo realizado, y lo mismo que el artesano respeta al artista que las toca, el Guitarrero merece cuanto menos el pequeño reconocimiento de que se haya expuesto a un riesgo cierto, como suele decirse “sarna con gusto no pica” y es cierto que cada cual escoge la profesión que quiere independientemente de los riesgos que conlleve, por eso tampoco se ha de pretender encabezar la lista de las diez profesiones de más riesgo ,pero mi única pretensión es primero informar a todos en especial, y en concreto a los compañeros para que adopten unas sencillas pautas de protección ,y todos seremos más felices.

Por Graciliano Pérez Carrizosa
Constructor Artesano de Guitarras
Colaborador Fundación Guitarra Flamenca
www.fundacionguitarraflamenca.com

Compartir
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on Pinterest

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *