TALLER DE GUITARREROS XLIV

taller-de-guitarreros-xliv

Compartir
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on Pinterest

Graciliano Pérez y José Pérez

Uno de las cualidades más olvidadas de Miguel Rodríguez Beneyto (1888-1975) fue su faceta de constructor de bandurrias y laudes, sobre todo en su primera época. Miguel sintió pasión por los instrumentos de pulso y púa y antes que ser guitarrero su curiosidad de adolescente hizo que realizara una bandurria.

Contaba su familia que como miembro componente del Real Centro Filarmónico de Córdoba y sin poseer bandurria propia decidió construírsela el en su casa utilizando la trasera de un cuadro, se puede decir que este es el origen de la que sería su carrera definitiva, puesto que había probado suerte en distintos trabajos, yo podría asegurar que tendría unos 15 o 16 años es decir que sería el 1904 y según el diccionario de lutieres de D .José Luis Romanillos ,Casana, un oscuro constructor que provenía de la casa Ramírez de Madrid se instalo en Córdoba sobre 1906,es decir que las fechas coinciden y aunque la familia siempre lo negó diciendo que Miguel fue autodidacta todo parece suponer que con 17 o 18 años entro en contacto con Rafael Casana, su manera de construir al estilo Ramírez desde un principio sin duda delataba un aprendizaje directo del constructor Madrileño, hubo otro detalle que sin duda venia a confirmar estas sospechas ,allá por 1990 mi amistad con los herederos nos llevo a comenzar un intento de biografía del abuelo Miguel, la familia había ordenado cuantos datos ,papeles, fotos y objetos que pudiesen servir al efecto, yo pude verlos y en una plantilla de cartón con la silueta de una bandurria escrito a lápiz casi ilegible, borrado por el tiempo figuraba un nombre y la dirección ,Rafael Casana casi con toda probabilidad este dato paso desapercibido para la familia pero venia a afirmar con rotundidad que Miguel había tenido contacto con un constructor nacido en 1866 o sea 22 años mayor que él y que provenía del prestigioso taller de Ramírez l en Madrid.

Con esto queda aclarado de una vez por todas el misterio que envolvió siempre a los orígenes de este constructor una leyenda de autosuficiencia que la familia siempre alimento para mayor engrandecimiento de su genio, sin duda este hecho no menosprecia para nada su labor artesana si no que quizás la engrandece mas al figurar por fin como fiel discípulo de la Escuela Madrileña de Guitarreros.

Por Graciliano Pérez Carrizosa
Constructor Artesano de Guitarras
Colaborador Fundación Guitarra Flamenca.
www.fundacionguitarraflamenca.com

Compartir
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on Pinterest

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *