Entrevistas Constructores Entrevistas Guitarristas

ENTREVISTAS CONSTRUCTORES

Alejandro Gonzalez

¿Podrías contarnos cómo y cuándo comenzaste tu andadura como "Luthier"?

Desde muy pequeño, fui un apasionado por la guitarra. En mi casa, nunca aceptaron ese hecho como algo principal, por lo que jamás conseguí ni estudios, ni una buena guitarra. Las únicas guitarras dignas que he tenido han sido las que me construí.

¿Aprendiste el oficio de "Luthier" por tu cuenta?

No. Tenía una vieja bicicleta de carreras con la que me las apañaba para hacer de carpintero a domicilio. Hubo un trabajo que me marcó enormemente: me encargaron los soportes de pared para colgar violines y violonchelos en Solé Luthier, de Barcelona. Me impresionó la paz y la sabiduría que se respiraba en ese taller. Por suerte, a Montse y Merçé Solé les gustó mi trabajo y, poco a poco, me fueron encargando diferentes faenas, que yo aprovechaba para empaparme de todo el conocimiento que podía. En una ocasión, entraron a robar, y la puerta quedó muy maltrecha. Me propusieron dormir en el taller hasta que la repararan. Evidentemente, casi no dormí en toda la semana. Aproveché para leer y estudiar todos los libros que había en el taller. Empecé a entender la diferencia entre carpintería y luthería. Poco después, y bajo su supervisión, empecé a reparar contrabajos para ellas. En esa época aprendí el funcionamiento básico de los instrumentos de arco y su restauración. En lo que se refiere a la guitarra, debo reconocer que no encontré ni un solo taller en el que pudiera aprender, por lo que mi formación como guitarrero se basa en el conocimiento que adquirí de instrumentos de arco, mas todo lo que he podido leer de guitarras y, cómo no, el inevitable ensayo y error, que tantas alegrías y disgustos no aporta a los que lo practicamos.

¿Nos podrías introducir en tus gustos y preferencias sobre maderas y filosofía en la construcción?

Soy una persona muy sobria, casi parca. Me cuesta enormemente comprender el gusto por lo recargado y superfluo. Por lo que se puede decir que mi guitarra es una guitarra desnuda. Tiene todo lo que tiene que tener para que una guitarra suene: maderas correctas, proporción, buen trabajo, ajuste, etc.; pero debo reconocer que no me atrae la decoración, ni, sobre todo, el incremento de precio que supone realizar un trabajo de decoración fina a un instrumento. Creo firmemente en el instrumento como herramienta, y no como fetiche.

¿Que buscas o das más valor en la construcción de una guitarra flamenca, el timbre, la potencia, la comodidad?

Aunque los tres importan, si los tuviera que ordenar por importancia, creo que sería: comodidad, timbre, potencia. Aunque…claro…el timbre es tan importante como la comodidad. ¡Uf! Todo esto es tan subjetivo como guitarristas existen…

¿Que diferencias encuentras entre una guitarra clásica y una flamenca, en la construcción?

Creo que poco a poco van confluyendo los gustos entre ambas, aunque aún quedan las diferencias de acción (normalmente más baja en las flamencas), y otra que casi nunca se tiene en cuenta, el golpe, que debe ser generoso en las flamencas.

¿Qué crees que busca un cliente cuando se dirige a ti para comprar o repara su instrumento?

Pienso que el matiz entre diferentes guitarras puede ser muy sutil, pero suficiente para que un guitarrista se decida por una o por otra. El que compra bien, es porque ha hecho migas con la guitarra que compra; esa es su guitarra, sin importar nada más. Las guitarras artesanas suelen ser las que más consiguen este efecto. Supongo que el cariño y la dedicación dejan su pequeña impronta.

Gracias por tu tiempo. Antes de despedirnos, ¿hay algo que quieras añadir?

A pesar de que es probable que la perfección no exista, creo que todo artesano la ansía. La manera de dirigirse hacia ella es lo que le da a su trabajo una cierta singularidad. Podríamos decir que se produce la construcción con una inevitable visión de autor. De ahí, la importancia de que el guitarrista elija al autor adecuado a su ideal de perfección. Quiero agradecer a la Fundación Guitarra Flamenca, todo su esfuerzo y todo el trabajo que viene realizando, en favor de la Guitarra.



Ariel Ameijenda

¿Podrías contarnos cómo y cuándo comenzaste tu andadura como "Luthier"?

Comencé viendo trabajar a mi padre, desde que tengo uso de memoria. Luego de niño haciendo pequeñas en su taller, donde pasaba la mayor parte del día ya que quedaba en la propia casa paterna. Recién a los dieciocho años aproximadamente comencé a hacer mis primeros instrumentos.

¿Aprendiste el oficio de "Luthier" por tu cuenta?

Bueno al principio fue sin darme cuenta, pero ya de joven además de la experiencia que heredé de mi padre, busqué algunos "complementos" como cursar la licenciatura en Musicología en la Escuela Universitaria de Música, y creo que mi tercer gran aprendizaje fue la restauración de instrumentos manufacturados por los grandes Maestros del SXX como Simplicio, Santos Hernández, Esteso, Fleta, etc.

¿Nos podrías introducir en tus gustos y preferencias sobre maderas y filosofía en la construcción?

En mi juventud me gusto experimentar mucho, como es natural, tratando de "superar" lo ya establecido. Luego de los treinta y pico comencé a retornar al modelo Torres, y redescubrí un potencial que antes me había pasado inadvertido. Hoy día, pisando los cincuenta años de vida, me encuentro más fiel al modelo Torres que nunca. Reconozco que le doy una especialísima importancia a la graduación de los espesores de la tapa y la altura del Abanico, para lo que cuento con calibres que me permiten detectar errores en el rango de 1 centésima de milímetro. A pesar de ceñirme al modelo tradicional, empleo indistintamente tapas de Abeto o Red Cedar, de acuerdo a las preferencias de mis clientes. El tratamiento que le doy al Red Cedar, le da una cristalinicidad poco habitual que los clientes captan instantáneamente. Para aros y fondo me manejo con bastante libertad. Empleo desde el Clásico Palo Santo de India o Ciprés a maderas poco comunes y con resultados muy interesantes como Black Acacia, etc.

¿Que diferencias encuentras entre una guitarra clásica y una flamenca, en la construcción?

Dado que la función de cada instrumento es distinta, la construcción lo debe ser también. Lo generalmente establecido es que la guitarra de Flamenco tradicional (blanca) debe tener un sonido con un ataque fuerte, espontáneo y con poco sustain. Eso se lo logra con una construcción muy leve en cuanto a espesores y materiales empleados. De allí que el Ciprés para aros y fondo sea la opción más usada. También la acción de las cuerdas (la altura con respecto al diapasón) es mucho menor para lograr mayor comodidad y velocidad de digitación además de colaborar en ese timbre característico y como consecuencia, en el momento de alinear el diapasón hay que poner especial atención.

¿Qué crees que busca un cliente cuando se dirige a ti para comprar o repara su instrumento?

Para reparar, los más de treinta años de dedicación y experiencia. Cuando vienen a comprar un instrumento, vienen a buscar el sonido que me caracteriza y nadie mejor que mis clientes para definirlo. Se lo pueden ver en la sección Opiniones de mi sitio web.

Gracias por tu tiempo. Antes de despedirnos, ¿hay algo que quieras añadir?

Un abrazo y a las órdenes.



Fernando Rodriguez

¿Podrías contarnos cómo y cuándo comenzaste tu andadura como "Luthier"?

Comencé a adentrarme en el mundo de la construcción de guitarras en el año 2003 aproximadamente, al empezar a impartir clases de guitarras, y no poder costearme el precio de una guitarra de artesanía decidí fabricarme la mía propia ya que de pequeño me gustaba la talla de madera. Para mi primera guitarra adquirí las maderas en el taller de Alberto Pantoja en Sevilla, el cual entable una amistad con el mismo, quien me permitió las visitas esporádicas por su taller, por lo cual pude aprender algunas técnicas aisladas relacionadas con el montaje de una guitarra, posteriormente gracias a vivir cerca del guitarrista Pedro Sierra recibí numerosos consejos de gran utilidad para mejorar mis guitarras a un nivel mas profesional. Fue entonces cuando conocí al guitarrista Ricardo Miño , gran amigo en la actualidad, con quien colabora de manera de que llevo a la práctica sus consejos para construir una guitarra de concierto de alta calidad, por otra parte se hace necesario mencionar la inestimable ayuda de guitarrero fallecido Rafael López Porras que ha constituido un fuerte pilar en mi trayectoria , así como también el maestro Chacón Ténllado de Málaga.

¿Aprendiste el oficio de "Luthier" por tu cuenta?

Si, a pesar de conocer y visitar a varios guitarreros en mi trayectoria, no he gozado de Maestro propio que me enseñara los entresijos del oficio , es por eso que me considero un autodidacta en el arte de construir instrumentos.

¿Nos podrías introducir en tus gustos y preferencias sobre maderas y filosofía en la construcción?

Normalmente las maderas que mas utilizo son : el palo santo de India , el cipres y el arce rizado u ojo de perdiz, estas serian las maderas para los fondos ( parte trasera) y los aros (laterales) para la parte delantera me gusta utilizar el abeto alemán y el cedro canadiense , para los mangos siempre utilizo el cedro de Honduras y para los diapasones ébano africano.

¿Que buscas o das más valor en la construcción de una guitarra flamenca, el timbre, la potencia, la comodidad?

En principio lo que busco es que sean muy cómodas, creo que es lo más importante, ya que la guitarra es la herramienta del guitarrista, por tanto debe ser lo más cómoda posible, es como el palaustre para el albañil, cuanto más cómodo mejor y más tiempo podrá estar trabajando sin problemas. Después la sonoridad en general que este los mas compensada posible, en cuanto a graves, medios, agudos y armónicos, y después la terminación, creo que consiguiendo estos tres factores que no es nada fácil controlarlos, tenemos un perfecto instrumento de concierto. En cuanto a la construcción reconozco que soy un fiel admirador del estilo de construir guitarras del maestro Francisco Barba de Sevilla, pues pienso que en cuanto a comodidad, sonoridad y terminación para mí es uno de los mejores guitarreros del mundo.

¿Que diferencias encuentras entre una guitarra clásica y una flamenca, en la construcción?

En cuanto a la construcción reconozco que soy un fiel admirador del estilo de construir guitarras del maestro Francisco Barba de Sevilla, pues pienso que en cuanto a comodidad, sonoridad y terminación para mí es uno de los mejores guitarreros del mundo

¿Qué crees que busca un cliente cuando se dirige a ti para comprar o repara su instrumento?

Creo que busca principalmente que le escuchen y lo comprendan lo que realmente quieren, pues creo que siempre el guitarrero debe comprender lo que quieren ya que en el mundo de la guitarra hay muchísima susceptibilidad por tanto es importante dar a cada cliente lo que realmente busca.

Gracias por tu tiempo. Antes de despedirnos, ¿hay algo que quieras añadir?

Solamente agradeceros el haber contado conmigo y desearos mucha suerte en vuestro proyecto, Fundación Guitarra Flamenca, que creo, que hace mucha falta para este gremio.



Fernando Yacopi

¿Podrías contarnos cómo y cuándo comenzaste tu andadura como "Luthier"?

Hola, mi padre desde el año 1950 que llegó al país. Yo desde chico porque nací adelante del taller que está en nuestra casa del año aproximado 1980. Primero empecé con las restauraciones hasta que mi padre dio el OK para construir.

¿Aprendiste el oficio de "Luthier" por tu cuenta?

No, es familiar de mi abuelo Gamalier Yacopi y después José y ahora continuo Yo, Fernando Yacopi.

¿Nos podrías introducir en tus gustos y preferencias sobre maderas y filosofía en la construcción?

En las tapas usamos pino abeto Canadá o pino cedro.

¿Que buscas o das más valor en la construcción de una guitarra flamenca, el timbre, la potencia, la comodidad?

Las alturas del mango diapasón y el puente y en la tapa su potencia.

¿Que diferencias encuentras entre una guitarra clásica y una flamenca, en la construcción?

Las medidas

¿Qué crees que busca un cliente cuando se dirige a ti para comprar o repara su instrumento?

Confianza garantía y calidad de todos los trabajos

Gracias por tu tiempo. Antes de despedirnos, ¿hay algo que quieras añadir?

Saludos y gracias por vuestra atención y actividad en la Fundación Guitarra Flamenca, felicidades por vuestro trabajo.



Jose Antonio Fuentes

¿Podrías contarnos cómo y cuándo comenzaste tu andadura como "Luthier"?

Después de un viaje a Cuba en el año 2004. Allí conocí a un Luthier que se dedicaba a construir guitarras y tres cubano, estuve en su taller un par de meses, le encargué que me hiciera una guitarra y vi todo el proceso. Cuando regresé de Cuba me monté un pequeño taller en casa y comencé a construir guitarras.

¿Aprendiste el oficio de "Luthier" por tu cuenta?

Al principio aprendí por mi cuenta pero después conocí a varios Luthiers de Barcelona, estuve trabajando en sus talleres, hice un par de cursos de construcción, uno en Terrassa y otro en Barcelona, y desde hace unos años hago muchas guitarras a medias con un Luthier retirado que se llama Patrick Hopmans.

¿Nos podrías introducir en tus gustos y preferencias sobre maderas y filosofía en la construcción?

Cuando comencé a construir guitarras pensaba que iba a descubrir la sopa de ajo, me dediqué a hacer muchos experimentos y cosas raras. Con el tiempo me he dado cuenta que la tradición es el camino a seguir para construir buenas guitarras. Ahora mismo estoy trabajando sobre todo con plantillas de Santos Hernández, Marcelo Barbero, José Ramírez III. Mi filosofía en la construcción de guitarras es bastante parecida a la de mi vida en general, me gustan las cosas sencillas y elegantes, no soy amante del excesivo adornamiento de las cosas, así que se podría decir que mis guitarras son bastante minimalistas, tienen los adornos justos que necesita una guitarra, nada de cenefas recargadas, tallas en la pala o puente, etc. Creo que la mejor guitarra es aquella a la que ya no le puedes quitar más cosas y suena de maravilla. Respecto a las maderas uso las maderas que se han usado tradicionalmente en la construcción de guitarras: Abeto o Cedro para la tapa, Palo Santo para aros y fondos, cedro para mangos, diapasones de Ébano, Ciprés para guitarras de flamenco, Arce, etc.…

¿Que buscas o das más valor en la construcción de una guitarra flamenca, el timbre, la potencia, la comodidad?

Todo es un conjunto en el que todas las partes han de funcionar bien, la guitarra flamenca necesita mas potencia que la clásica debido a las condiciones en que se suele tocar (en un tablao al lado de un cantaor). Si haces una guitarra con mucha potencia pero es incomoda de tocar nadie la querrá, el timbre es algo muy personal, a veces he construido guitarras pensando en que serían clásicas pero cuando las ha tocado un guitarrista flamenco he pensado todo lo contrario.

¿Que diferencias encuentras entre una guitarra clásica y una flamenca, en la construcción?

Sobre todo la acción de las cuerdas, el flamenco necesita una acción mucho mas baja y una altura de cuerdas en el puente también mucho más baja. El volumen también es muy importante en las guitarras de flamenco por eso a veces hay que sacrificar una gran cantidad de armónicos para poder tener más volumen.

¿Qué crees que busca un cliente cuando se dirige a ti para comprar o repara su instrumento?

Un instrumento de calidad a buen precio y una buena faena en cualquier reparación

Gracias por tu tiempo. Antes de despedirnos, ¿hay algo que quieras añadir?

Quiero agradecer a la Fundación Guitarra Flamenca la oportunidad de poder realizar esta entrevista y felicitar a su Director Ángel Hernández por la gran labor que viene realizando por y para la Guitarra Flamenca, un saludo



Jose Manuel Chisbert

¿Podrías contarnos cómo y cuándo comenzaste tu andadura como "Luthier"?

Hola la verdad es que la madera siempre la tuve presente en casa por parte de mi padre es un gran ebanista, y a los trece años ya me iba todas las mañanas al taller, y aprendí a trabajar las herramientas desde bien pequeño también estudiaba música pues estudié piano hasta los 17,hasta que un día entró un chico al conservatorio que tocaba la guitarra flamenca, y la verdad me cautivo ese sonido de tal manera deje mis estudios de piano, y me dediqué plenamente a estudiar guitarra flamenca, también en la villa donde vivo habido por suerte muchos guitarreros e invadía sus talleres, hasta que a los 19 años me padrino un buen luthier y me dediqué plenamente aprender todos los días también estuve en granada aprendiendo con Manuel Villafranca el me enseño muchas cosas y en secretos fascinantes, como también a trabajar la gomalaca, y bueno hasta que hace ya en 2008 quise ya empezar a construir yo mismo y coger mi personalidad.

¿Aprendiste el oficio de "Luthier" por tu cuenta?

¿Nos podrías introducir en tus gustos y preferencias sobre maderas y filosofía en la construcción?

Respecto a mis gustos sobre las maderas siempre suelo inclíname al ciprés, para guitarra flamenca, y palo santo para clásicas, pero bueno todo depende del cariño que tu le pongas al instrumento una vez hice una guitarra de sicómoro que sonaba como los ángeles, resumiendo mi filosofía es ponerle el alma a cada guitarra para hacer de eso que sea única.

¿Que buscas o das más valor en la construcción de una guitarra flamenca, el timbre, la potencia, la comodidad?

Pues la verdad es que intentó sacar las tres cosas, una buena guitarra flamenca tiene que ser cómoda, que tenga bastante potencia sin llegar a que se junten los armónicos, y unos agudos brillantes y a la vez dulces, también creo que el ser músico me ayuda mucho en saber lo que quiero escuchar, por eso creo que los que sabemos tocar y construir tenemos esa ventaja en adaptarnos a lo que el cliente busque.

¿Que diferencias encuentras entre una guitarra clásica y una flamenca, en la construcción?

Respecto a las diferencias son bastantes pues tanto en sonido como en la forma de construirlas la guitarra clásica quiere más sustain más volumen y bastante dulce, ya que la técnica es diferente se toca más pegado a la boca por lo tanto suena diferente, también su caja es más ancha que la guitarra flamenca, en diferencia que se busca un sonido más metálico y agudo, y bueno todo el sistema armónico también cambia.

¿Qué crees que busca un cliente cuando se dirige a ti para comprar o repara su instrumento?

Pues creo que el cliente lo que busca es un instrumento de calidad artesano, y un sonido que se adapte a él por eso intento siempre adaptarme y hablar con el cliente y verlo tocar así intentó hacer una guitarra que se adapte plenamente a sus necesidades.

Gracias por tu tiempo. Antes de despedirnos, ¿hay algo que quieras añadir?

Un saludo enorme y gracias a la Fundación Guitarra Flamenca, por darme la oportunidad de hablar de mi trabajo.



Julian Ovcak

¿Podrías contarnos cómo y cuándo comenzaste tu andadura como "Luthier"? Aprendiste el oficio de "Luthier" por tu cuenta?

Desde chico vi a mi abuelo trabajar en su taller, el se dedicaba a la carpintería artesanal, fabricaba vasijas, platos, tablas, muebles, entre otras cosas, de ahí comienza mi interés por las maderas. Siempre quise aprender a tocar la guitarra, pero recién a los 20 años me compre la primera y de a poco fui dándome cuenta porque les dicen guitarra de estudio…. Cuando consulte por alguna guitarra mejor la diferencia era muy grande y sin trabajo no llegaría nunca con el dinero, ahí fue cuando se me ocurrió fabricar una por mí mismo, pensé que si alguien puede, "¡yo también iba a poder!". Busque información en Internet y mi primer guitarra fue una eléctrica, al poco tiempo mi papá se entero de un curso gratuito sobre construcción de guitarras clásicas, al cual obviamente asistí, desde ese momento y gracias a mi profesor, Emmanuel Abeldaño, no he dejado de experimentar y perfeccionar mis trabajos y mi carrera como Luthier

¿Nos podrías introducir en tus gustos y preferencias sobre maderas y filosofía en la construcción?

Sobre maderas tengo preferencias pero también cada una puede funcionar a la perfección dependiendo de la mano del que la trabaje y las necesidades del músico. En maderas como fondos y aros, estéticamente me encanta el Ziricote tanto como el Cocobolo, o maderas de acá como es la guayubira o el jacaranda de Bolivia, y para las tapas me gusta mucho el timbre del Cedar, pero para las flamencas el Abeto. Sinceramente mi filosofía de construcción es experimentar y marcar una diferencia estética tanto como sonora.

¿Que buscas o das más valor en la construcción de una guitarra flamenca, el timbre, la potencia, la comodidad?

A la hora de fabricar una guitarra flamenca, pienso en todo y principalmente en del músico que me la encargo, como yo trabajo a pedido y cada músico es distinto, tiene la opción de encargarme un instrumento a medida. Naturalmente mis guitarras tienen un timbre un tanto estridente pero dulces al fin, con gran potencia y de mangos angostos con las cuerdas un poco mas juntas.

¿Que diferencias encuentras entre una guitarra clásica y una flamenca, en la construcción?

Creo que la principal diferencia es el sonido que se busca, yo recorto mucho el espinetado de la guitarra flamenca buscando un sonido más estridente y seco, al. Contrario la clásica tiene un espinetado más extensos buscando más bien dulzura.

¿Qué crees que busca un cliente cuando se dirige a ti para comprar o repara su instrumento?

Lo principal es confianza, cuando una persona me contrata es porque alguien me recomendó y mas allá de eso tengo una estética y un sonido muy particular. Creo que quienes quieren diferenciarse son quienes buscan mis guitarras.

Gracias por tu tiempo. Antes de despedirnos, ¿hay algo que quieras añadir?

Me gustaría agradecerle a la Fundación Guitarra Flamenca, por tenerme en cuenta para esta entrevista, un saludo muy grande y mis mejores deseos.



Manuel Camargo Aranda

¿Podrías contarnos cómo y cuándo comenzaste tu andadura como "Luthier"?

Desde que era un niño me he sentido atraído por las guitarras. Solía aporrear una que había en mi casa y, gracias a un libro que me dejó un amigo, aprendí algunos acordes y punteos y bueno, pues al igual que muchos otros guitarreros, provengo del gremio de la carpintería. Al no tener problemas al trabajar la madera, un día decidí hacer una guitarra para mi uso, copiando la de un amigo y resulta que no salió nada mal lo cual me motivó mucho y me enganchó de tal forma que lo quise convertir en mi trabajo.

¿Aprendiste el oficio de "Luthier" por tu cuenta?

Este oficio es bastante complejo y sobre todo aprenderlo sólo, sin ayuda de nadie. He de decir que la primera sí la hice así, pero al interesarme más y querer sacar buenas guitarras empecé a buscar toda la información referente a la resonancia de ésta y diferentes métodos de construcción. Estudié minuciosamente todas las que caían en mis manos, especialmente las de guitarreros cordobeses, ya que considero que de aquí es de donde salen las mejores guitarras y tuve contactos con algunos de ellos. También con guitarreros de granada, los cuales aunque no me enseñaron todo, si me dieron muy buenas pautas a seguir. Pero lo que realmente te enseña, tengas o no maestro, es tu experiencia, el estudio de ti mismo y de lo que va saliendo de tus manos. Para mí esto, junto con las opiniones de muchos guitarristas referente a comodidad de la guitarra y su sonido, es lo que me ha hizo avanzar tan rápidamente.

¿Nos podrías introducir en tus gustos y preferencias sobre maderas y filosofía en la construcción?

Bueno, desde que empecé he construido guitarras de muchas maderas, pero al final me he quedado con las que mejor sonido les he sacado. Hoy por hoy, hago guitarras con fondos y aros de ciprés, arce, pau ferro, cocobolo y palo santo de india y Madagascar. Para la tapa uso pino abeto o cedro. En cuanto a mi gusto personal, no sabría por cual declinarme, ya que cada madera da unos matices diferentes y todos me gustan. Lo que tengo claro es que, referente a la construcción, a cada una hay que tratarla de diferente forma para sacar buenos resultados. En este aspecto soy muy minucioso. Le doy mucha importancia a seleccionar yo mismo las maderas, ya que aunque sean de primera calidad, cada tapa o cada fondo y aros son diferentes y las que a un guitarrero le pueden servir a otro no. Considero muy importante estudiar a fondo sus características particulares y así, junto con mi experiencia, determinar qué hacerle para sacar lo máximo de ella. Otro factor importante para mi es poder trabajar sin presiones, dándole a cada cosa el tiempo que requiere y no poniéndome metas de cantidad de guitarras. El año pasado hice doce, este lo terminaré haciendo diez y, no me importa, porque creo que así es como se consiguen grandes cosas. Esa es mi filosofía que junto con un ambiente de trabajo tranquilo donde poder concentrarme y dedicarme plenamente me hacen sacar lo mejor de mí.

¿Que buscas o das más valor en la construcción de una guitarra flamenca, el timbre, la potencia, la comodidad?

Obviamente las tres cosas por igual. La guitarra que salga de mi taller debe tener bien presente las tres cualidades. Si bien, es cierto que el que escucha por primera vez una de mis guitarras lo primero que llama su atención es su gran potencia. y porque no? también su belleza.

¿Que diferencias encuentras entre una guitarra clásica y una flamenca, en la construcción?

Claramente una guitarra flamenca tiene que tener las cuerdas bien pegadas, tanto en la zona del diapasón, para poder pisar las cuerdas ejerciendo la mínima presión. En mi caso unos 2´5 mm Y del mismo modo en la zona del puente. En este caso unos 7 mm para facilitar rasgueos y demás técnicas empleadas para este toque. Cosa que en las clásicas se hace de diferente forma ya que una mayor altura de cuerdas en la zona del puente, unos 12 mm suele ser lo apropiado. Pero una cosa que sí creo y quiero resaltar es que, aparte de eso, todo lo demás, referente a sonidos, es muy subjetivo y queda desplazado al gusto particular de cada guitarrista. No creo que en este aspecto, el del sonido, haya guitarras de flamenco o guitarras de clásico. Creo más bien que hay guitarristas de flamenco o de clásico.

¿Qué crees que busca un cliente cuando se dirige a ti para comprar o repara su instrumento?

Pues supongo que busca adquirir una guitarra totalmente artesanal y única, ya que cada una tiene como mínimo algún pequeño detalle que la diferencie de su hermana. Todas construidas una a una, numeradas y selladas. Tener la posibilidad de escoger personalmente las maderas, el tiro o la ornamentación, que esté barnizada con gomalaca, que creo que es algo muy importante y que ya pocos guitarreros hacen. Un sonido potente y característico de la guitarra cordobesa. El trato personalizado con el cliente. y por esto, no tener que pagar un precio desorbitado solo por una marca o nombre. No creo en esas formas de promoción que consisten en regalar guitarras a famosos, o pagar para que digan lo buenas que son. Creo más en el buen hacer, en trabajar día a día y, al final, ellas solas se venden.

Gracias por tu tiempo. Antes de despedirnos, ¿hay algo que quieras añadir?

Bueno, pues solo decir, que mi taller está abierto para todo el que quiera venir a probar mis guitarras. Que pueden ver mis trabajos en guitarrasmanuelcamargoaranda.blogspot.com, donde también puede encontrar mi facebook, y en yoyube encontraran varias grabaciones, para que tengan una referencia de su sonido. Y por último, si alguien quiere contactar directamente conmigo puede hacerlo escribiéndome un correo electrónico a [email protected] Quiero agradecer a la Fundación Guitarra Flamenca, todo su esfuerzo y todo el gran trabajo que vienen realizando. Un saludo.



Manuel Lopez Molina

¿Podrías contarnos cómo y cuándo comenzaste tu andadura como "Luthier"?

En mi familia hubo muy buenos artesanos, entre los cuales ya reparaban algunos instrumentos musicales y despertaron en mí el amor por este arte. Durante mi adolescencia y juventud cursé estudios en la escuela de Bellas Artes de Úbeda (Jaén), en la que empecé a conocer y trabajar todas las clases de maderas y estilos existentes. Una vez terminados mis estudios, me puse a investigar en la construcción de la guitarra, ya que siempre me llamó la atención y en la provincia de Jaén nunca hubo constructores, a excepción de algunos muy mayores que no querían desvelar sus secretos, así que comencé mi andadura en este arte recopilando datos de algunos prestigiados luthier como, Jerónimo Peña, natural de Jaén y Sebastián Melenchón, los cuales me han servido de mucha ayuda. Por obligaciones familiares tuve que abandonar durante un tiempo mi investigación, trabajé como ebanista haciendo el mobiliario de los Paradores Nacionales y restauración de varias catedrales y palacios , y siempre de manera artesanal, hasta que hace unos años pude volcarme otra vez en mi gran sueño, la construcción de la guitarra. Ya que seguía sin encontrar en Jaén a nadie que pudiera enseñarme este arte al que tengo mucho respeto y cariño, decidí montar mi pequeño taller muy modesto y en el anonimato fabricando muchas de mis herramientas. Tengo que decir que gracias al maestro Rafael Berciano, a un luthier llamado Rene Aguilera y a Guitarras campillo que me animaron y ayudaron a poner el taller, ahora me faltan horas del día para seguir investigando e innovando.

¿Aprendiste el oficio de "Luthier" por tu cuenta?

Tengo que decir que por no poder desplazarme a otras provincias y al no encontrar a nadie en Jaén que convocara cursos, tuve que hacerlo por mi mismo con la ayuda de los maestros anteriormente mencionados, con los que estoy en contacto por teléfono, lo demás te lo va dando la experiencia, aunque nunca se acaba de aprender. Mi vida como luthier es muy corta, aunque he construido guitarras con muy buen sonido y sustain ya que el abanico de mis tapas armónicas lo baso en la de Antonio Torres con algunas modificaciones que según mis clientes, mantiene un buen equilibrio de sonido entre graves y agudos. Sobre todo he reparado muchas guitarras, bandurrias y mandolinas ya que por la crisis la gente se piensa mucho comprar un instrumento artesano y personalizado.

¿Nos podrías introducir en tus gustos y preferencias sobre maderas y filosofía en la construcción?

Cada tipo de madera tiene sus características especificas y a su vez influye el clima de cada zona ya que nunca encontraremos dos árboles iguales aunque estén juntos. También influye en la madera la forma de aserrarla, ya que eso hará que la veta de la madera sea más llamativa o menos y a su vez en el proceso de secado no se nos raje ni alabee. Antes de nada, tengo que decir, que por mi experiencia con la madera, opino que con respecto al secado, en el que muchos luthier dicen que es mejor dejarlas secar 5 o 10 años; no creo que eso sea una garantía, ya que trabajamos con tapas muy finas y si el ambiente es muy húmedo, la madera absorbe la humedad ambiental y servirá de poco haberla dejado tantos años secar, por eso antes de empezar a construir pido que la metan en el secadero para que la humedad interna oscile entre un 5 o un 6% que intento mantener en el taller a la recepción del pedido. Con respecto a las maderas con las que he trabajado para la construcción de guitarras, han sido pino abeto, palo santo de India, Cedro y Ciprés. Personalmente para la guitarra clásica me decanto mas en una tapa armónica de Cedro, ya que es muy agradecida para trabajarla y en su secado no da muchos problemas al ser muy flexible y tener las vetas muy abundantes y creo que la transmisión del sonido es más rápida y dulce. El pino abeto es una de las que también prefiero, tanto para flamencas como para clásicas, aunque tengo que decir, que esta la noto con menos respuesta pero un mejor sonido, aunque tiende a rajarse con facilidad.

¿Que buscas o das más valor en la construcción de una guitarra flamenca, el timbre, la potencia, la comodidad?

En la construcción de una guitarra flamenca, creo que hay que buscar un equilibrio tanto en el timbre como en la potencia y comodidad, ya que si queremos mucha comodidad, tendremos que perder algo de potencia y timbre por una acción muy baja de las cuerdas, por eso informo al cliente de esto. Prefiero una guitarra con timbre y potencia, aunque el cliente es el que manda.

¿Que diferencias encuentras entre una guitarra clásica y una flamenca, en la construcción?

Las diferencias que encuentro y aplico son las siguientes; Disposición en las barras armónicas de la tapa. -Estrechez de la caja de resonancia, en la que la guitarra flamenca, sus aros son más estrechos que la de la clásica. -Acción de las cuerdas tanto en el mástil como en la tapa con respecto al puente. En la que la flamenca es más baja, lo que esto conlleva a que algunas guitarras tengan un cierto trasteo y para la clásica, este, ensucie el sonido. -Inclinación del mástil, en la que tendremos que tener en cuenta la tensión de la cuerda, y la acción de la misma con respecto al mástil.

¿Qué crees que busca un cliente cuando se dirige a ti para comprar o repara su instrumento?

Normalmente el cliente busca en mis guitarras, que tenga mucho sustain y potencia, pero a la vez una acción baja, pero tenemos el problema del trasteo, a lo que hay que informar al cliente, y muchas veces hay que sacrificar una cosa para tener otra, en la que yo aconsejo tener una acción adecuada que a la vez nos potencie el sonido. Cuando quieren reparar un instrumento, dependiendo de cuál sea la reparación, buscan no perder el sonido del cual se enamoraron al adquirir su instrumento y sobre todo ver la cara de alegría del cliente cuando se lo entregas reparado y a la vez le has dado un repaso de barniz o gomalaca

Gracias por tu tiempo. Antes de despedirnos, ¿hay algo que quieras añadir?

Solo aprovechar la ocasión para dar las gracias a la Fundación Guitarra Flamenca, por vuestro interés y agradeceros esta entrevista y desearos una larga andadura. Un fuerte abrazo



Paco Chorobo

¿Podrías contarnos cómo y cuándo comenzaste tu andadura como "Luthier"?

Creo que tendría diez años cuando mi hermano Javier encontró una guitarra tirada en la calle, a la que le quedaban solo tres cuerdas, bastante rara porque las cuerdas se ataban no en el puente, sino en una chapa metálica en la junta de los aros, al estilo de las bandurrias. Esta chapa estaba rota, se la atornillamos e intentábamos tocar algo con las tres cuerdas. Creo que ahí empezó todo. Después empecé a tocar flamenco, y la curiosidad por como los instrumentos estaban hechos me perseguía paralelamente a mi afición por la música y por tocar; sabía que algún día construiría mi propia guitarra. Hasta que decidí hacer de esta pasión mi oficio, y me metí de lleno.

¿Aprendiste el oficio de "Luthier" por tu cuenta?

Si, en buena parte. Durante tres años estudié muy en serio por mi cuenta todo lo relacionado con historia del instrumento, sistemas de construcción, ebanistería, acústica, botánica, métodos de barnizado... cualquier cosa que cayese en mis manos. En la práctica comencé con el maestro Rafael López Porras, de la escuela de José Romanillos. Con el construí mi primera guitarra completa y senté las bases del oficio. Después, por el hecho de residir en Granada, tengo el lujo de poder visitar a algunos de los mejores constructores del mundo y aprender de ellos. En especial me gustaría destacar lo que me han aportado René Baarslag y Ana Espinosa, en cuanto a subir el nivel de calidad del instrumento y no conformarse con menos de la perfección. También destacar a J.Manuel Fernández, de quien no dejo de aprender no solo por su dominio del oficio, sino por transmitirme una incansable pasión por seguir aprendiendo y mejorando siempre desde el respeto y la humildad. Por último y no menos importante, a Robert O'Brien, un genial luthier estadounidense, de Denver, de quien he adoptado muchas técnicas que uso actualmente.

¿Nos podrías introducir en tus gustos y preferencias sobre maderas y filosofía en la construcción?

Construir una guitarra profesional es comparable a la labor de un sastre que hace un traje a medida. Si solo tienes una aguja y un color de hilo... mal. Respecto a las maderas, puedo afirmar rotundamente que no tengo un gusto en concreto, porque me gustan absolutamente todas. Disfruto trabajando cualquier madera, y me considero un constructor sin prejuicios en este tema. Cada vez los guitarristas son más amplios, y creo que el luthier debe serlo en consecuencia, y dominar el mayor abanico de posibilidades para ofrecerlas. He construido con maderas tradicionales como el ciprés o el palosanto, y con otras no tanto como Padouk, Bubinga o PauFerro. Lo mismo aplico para la filosofía de la construcción, pues he aplicado sistemas de Romanillos, Torres, Bouchet, Reyes, Santos Hernández... mis propias variantes o combinaciones entre ellos. Creo que es positivo no encasillarse en un sistema, sino conocerlos todos, especialmente si te dedicas a hacer guitarras a medida, y usar el/los que mejor se adapten.

¿Que buscas o das más valor en la construcción de una guitarra flamenca, el timbre, la potencia, la comodidad?

Hablando en concreto de la guitarra flamenca, y más en los niveles en que se encuentra hoy en día, todos esos factores hay que cuidarlos mucho, aunque es cierto que los guitarristas miran la comodidad y el timbre cada día más pues los lugares, las formas, las técnicas y el público de la guitarra flamenca han ido cambiando. Creo que la ergonomía, especialmente en la guitarra flamenca, es uno de los factores que más se han de cuidar.

¿Que diferencias encuentras entre una guitarra clásica y una flamenca, en la construcción?

Sin duda, la persona que se sienta detrás, y su naturaleza musical: el músico flamenco y el músico clásico, el cómo y el qué tocan cada uno. A partir de ahí, principalmente: el puente, el mástil y diapasón, y muy especialmente el trabajo sobre la tapa armónica.

¿Qué crees que busca un cliente cuando se dirige a ti para comprar o repara su instrumento?

En general yo diría que la exclusividad de una guitarra hecha en colaboración con el luthier, nacida de un dialogo entre ambos. También, porque no, en esta etapa inicial de mi carrera, la relación calidad-precio, más aún en la coyuntura económica en que nos encontramos.

Gracias por tu tiempo. Antes de despedirnos, ¿hay algo que quieras añadir?

Agradeceros la oportunidad de realizar esta entrevista, y felicitaros por la gran labor, que esta llevando a cabo la Fundación Guitarra Flamenca, a la cual pertenezco como Colaborador.



Rafael de Valerianoz

¿Podrías contarnos cómo y cuándo comenzaste tu andadura como "Luthier"?

Desde pequeño mi parque de juegos fue el taller de mi padre, y a los quince años empecé a trabajar en el.

¿Aprendiste el oficio de "Luthier" por tu cuenta?

Todo lo que se como luthier lo aprendí de mi padre Valeriano Bernal, el me lo a enseñado todo y sigo aprendiendo de sus consejos.

¿Nos podrías introducir en tus gustos y preferencias sobre maderas y filosofía en la construcción?

Para mí la tapa la prefiero de Abeto europeo aunque también utilizo Cedro con muy buenos resultados. Para los aros y el fondo utilizo una gran variedad de maderas como el Ciprés, Palo santo, Palo rojo, nogal, Arce, etc. Sigo utilizando la construcción tradicional española excepto en el abanico interior. Con respecto a la estética de la guitarra realizo los perfiles, el acabado a goma laca muñequilla, las rosetas… todo artesanal y con gran variedad de estilos para los gustos mas tradicionales o modernos.

¿Que buscas o das más valor en la construcción de una guitarra flamenca, el timbre, la potencia, la comodidad?

Lo primero para mi es la afinación, después el timbre y comodidad.

¿Que diferencias encuentras entre una guitarra clásica y una flamenca, en la construcción?

La diferencia está en el baretaje y en la altura de las cuerdas, también en la clásica la caja es más ancha.

¿Qué crees que busca un cliente cuando se dirige a ti para comprar o repara su instrumento?

Yo creo que nuestros clientes vienen buscando el sonido y la calidad de nuestras guitarras, también aprecia mucho el trabajo artesanal que realizamos, tienen la opción de personalizar las guitarras ya sea en estética o medidas y poder hacer un seguimiento de la construcción de su guitarra paso a paso. He realizado pedidos especiales como bajos flamencos, guitarras flamencas con una estética un tanto especial, guitarras de 10 cuerdas, pero por ahora lo más curioso fue un guitarra de dos mástiles con la peculiaridad que en la parte de arriba es flamenca y en la de abajo eléctrica. Realizamos reparaciones de guitarras desde cambio de hueso, cambio de trastes, barnizado, reparación de pala, etc., el cliente siempre busca un buen trabajo y un compromiso de calidad.

Gracias por tu tiempo. Antes de despedirnos, ¿hay algo que quieras añadir?

Dar las gracias a la Fundación Guitarra Flamenca, por todo el trabajo que viene desarrollando en favor de la Guitarra Flamenca



Tito Herrera Diaz

¿Podrías contarnos cómo y cuándo comenzaste tu andadura como "Luthier"?

Todo empezó dando clases de guitarra con mi maestro Diego Herrera, yo tenia una guitarra de las llamadas baratas o de serie; un tarde me hizo una pregunta, "quillo, tú que llevas treinta años de ebanista construyendo muebles de estilo,¿por qué no haces una guitarra?, me puse a pensar y le dije, no voy a hacer una, voy a intentar hacer una para tí otra para mí.Ya había hecho algunos arreglos pero nada serio, y al terminar la primera, él que ha sido profesional como guitarrista se quedo muy contento con la comodidad que tenía la guitarra y el sonido. La llamé " la Pepa", en honor a la Constitución de Cádiz.

¿Aprendiste el oficio de "Luthier" por tu cuenta?

Si, ya tenía alguna técnica de construcción gracias a mi trabajo en la ebanistería,(que no Carpintería) y al comenzar mi primera guitarra a pesar de la información que fui buscando me fue de gran ayuda Rafael Romero( luthier de San Fernando), el cual me dio algunos consejos para no fallar en los temas que yo estaba más verde. He de decir que me gusta más la palabra, constructor de guitarras, que luthier, ya que es una palabra más nuestra.

¿Nos podrías introducir en tus gustos y preferencias sobre maderas y filosofía en la construcción?

He hecho guitarras de Ciprés ,de palosanto, y ahora por último tenía en mi taller caoba de más de 50 años de antigüedad, y con ella he hecho dos guitarras de caoba, una con la tapa de pino abeto y otra con la tapa de cedro canadiense. A mi, personalmente me gusta más las de ciprés y la tapa de pino abeto, pero para gustos los colores. Cada guitarra tiene su soniquete y lo que me es más importante su personalidad. En cuanto a mi filosofía en la construcción, lo primordial es ponerle mucho corazón y sentimiento, quizás podrás pensar que estoy loco, pero yo durante la construcción hablo con ellas. El trabajo interior me gusta acabarlo con lija fina y a algunas le barnizo el tacón interior, detalles que he heredado de la ebanistería en muebles de estilo, el terminar interiormente los muebles con un acabado aceptable. Para terminar en el tema de la construcción , me gusta que no se pierda nunca la artesanía,en muchos oficios se esta perdiendo y es una pena. En cuanto a los barnices, puedo barnizar a poliuretano y gomalaca, pero si tengo que elegir, no tengo duda, me quedo con la gomalaca.

¿Que buscas o das más valor en la construcción de una guitarra flamenca, el timbre, la potencia, la comodidad?

Busco el equilibrio entre los tres factores, buen sonido acompañado de comodidad para que el guitarrista se sienta agusto con ella.Me gusta que la guitarra flamenca tenga las connotaciones típicas de su estilo, que cuando escuche un rasgueo evoque la esencia antigua del flamenco. Ese es mi objetivo.

¿Que diferencias encuentras entre una guitarra clásica y una flamenca, en la construcción?

En realidad , las diferencias son pocas pero esenciales, bajo mi punto de vista en el tema de la construcción, cambian algunas medidas de la caja, la acción es mas alta y el tema de vareta es según vea la tapa una vez equilibrada, me decanto por un tipo de varetaje u otro, según crea yo que puede quedar más reforzada la tapa.

¿Qué crees que busca un cliente cuando se dirige a ti para comprar o repara su instrumento?

Ahora mismo los clientes que tengo, conocen de mi honestidad y mi profesionalidad, les hablo claro, les digo que no tengo una varita mágica, pero sí me entrego en cuerpo y alma a el instrumento. Cuando un cliente se lleva su guitarra, muchas veces me pongo a pensar que se lleva parte de mi, pero luego cuando los veo tocar y disfrutar con un instrumento que he hecho yo me emociona el saber que ese guitarrista en concreto disfrutará con su guitarra, creo que es una satisfacción para cualquier constructor ese duende que se crea entre un tocaor y su guitarra. Otro tema también que ven es que no considero que ponga un precio alto a mis guitarras y saben de mi forma de trabajar.

Gracias por tu tiempo. Antes de despedirnos, ¿hay algo que quieras añadir?

Cada guitarra nueva que comienzo es una nueva ilusión desde escoger las maderas que voy a utilizar, darles forma y escuchar la sorpresa final de como suena...casi como quien espera un hijo porque para mi el mundo de la construcción de guitarras es mi pasión y en el cual entrego mente, cuerpo y alma.



Manuel Ordóñez

¿Podrías contarnos cómo y cuándo comenzaste tu andadura como "Luthier".

Mi andadura empezó con 17 años, siempre me gusto la guitarra y el flamenco, en casa hubo gran afición, siempre sonaba alguna guitarra y yo quería también tocar pero mis padres entonces no podían comprarme una. esto me hizo darle vueltas a la cabeza para fabricarme mi guitarra ya que si me la hacía yo me costaría menos dinero y como me gustaba el bricolaje pues sería una buena opción. Durante esos días tuve una charla con un familiar y este me dijo que hacer una guitarra era muy complicado, muy difícil, que no sonaría y que no sería capaz , me sentó tan mal el comentario que decidí hacer una para que vieran que era capaz de hacerla. Me dirigí a varios almacenes y al taller de Juan montero, quien me vendió unas cuantas tablas y conforme Salí de su taller me fui corriendo a casa para empezar a fabricar mi guitarra. Tarde varios meses en hacerla, gaste 2 kilos de barniz pero sonaba bien y con ella aprendí mis primeros acordes.

Con el tiempo vi que las guitarras "de verdad" eran de ciprés, y yo quería una así, eran muy caras para mí y me propuse hacer otra, me dije, si hice una por qué no otra? Fue cuando empecé con mi segunda guitarra pero no me gusto como quedo y llego la tercera…la cuarta….y un no parar.

¿Aprendiste el oficio de "Luthier" por tu cuenta?

Sí , mi primera guitarra fue la imitación de otra que tenía una familiar, me la presto un día y digamos que la calque "a mi manera" y le saque las formas, aunque al final no se pareciera mucho. Desde pequeño he tenido gran afición al bricolaje, me pasaba días junto a mi abuelo quien estaba constantemente arreglando aparatos, reparando electrodomésticos, pintaba muebles, barnizaba sillas, hacía de todo cosa que me entusiasmaba mucho y yo quería ser como el, ya desde pequeño me ponía con el como ayudante , y cuando comencé mi primera guitarra ya tenía algunos conocimientos del uso de herramientas ,pinturas, etc.…mi abuelo cuando vio que estaba fabricándome una guitarra me regalo un cepillo de carpintero, un destornillador y unos alicates que se los dios un amigo suyo que era constructor de guitarras para que me los diera, siendo este detalle de mi abuelo y siendo herramientas de un guitarrero me entusiasmaron por completo , me dije vaya!!Herramientas de verdad!!que aún conservo y use en mis primeras guitarras.

El aprender este oficio es un aprendizaje de día a día que dura la vida, siempre se aprende algo nuevo, pero las decepciones, los errores, las pruebas e investigaciones y sobre todo la ilusión constante son las que me van enseñando día a día el oficio.

¿Nos podrías introducir en tus gustos y preferencias sobre maderas y filosofía en la construcción?

Generalmente para las tapas armónicas me decanto por el pino abeto, por su color, olor, su sonoridad y sus propiedades. el cedro lo trabajo menos aunque no me desagrada. Para los cuerpos no tengo unas maderas preferidas, cada cual da un sonido y tienen su belleza, me quedaría con prácticamente todas.

Mi filosofía sobre la construcción básicamente se basa en la artesanía, uso mis propios métodos en la construcción, herramientas básicas como cepillo, formón, chapas para rascar y alguna que otra de fabricación casera para algunos de mis propósitos. No descarto el uso de maquinas eléctricas para alguna que otra cosa pero las uso poco, muy poco. si la maquinaria interviniera en el proceso de construcción mas que las manos del constructor no las consideraría artesanas, perdería ese contacto que se necesita para construir una guitarra, donde se vieran esos defectos producidos por la manos dejando parte de encanto y sello fiel de artesania.las maquinas lo dejan prácticamente perfecto hacen piezas iguales, sin variaciones y creo que pierden todo su encanto, aunque entiendo que eso recorta mucho los tiempos de la labor de construcción. Me gusta decir que esa guitarra la hice yo, no una maquina.

¿Que buscas o das más valor en la construcción de una guitarra flamenca, el timbre, la potencia, la comodidad?

Considero que todos los factores son importantes pero siempre busco el equilibrio en general, sonido, potencia, timbre, peso, comodidad y elegancia. Ese equilibrio hace que la guitarra sea aceptable. La búsqueda diría que es siempre el equilibrio, si algunos de esos factores me falla puede que esa guitarra no salga de casa, pero intento ir a ciencia cierta a la hora de su construcción.

¿Que diferencias encuentras entre una guitarra clásica y una flamenca, en la construcción?

Desde siempre he tenido la idea de que la flamenca es la blanca y cuerpo de ciprés con una caja estrecha de sonido percutido y seco , en cuanto a la clásica también conocida como la negra, o de palosanto suele ser de caja más ancha , mayor altura en el puente y sonido más grave y profundo. A día de hoy una guitarra de palosanto puede ser una guitarra flamenca, conocida como guitarra de concierto

¿Qué crees que busca un cliente cuando se dirige a ti para comprar o repara su instrumento?

La búsqueda es muy variable, en cuanto a las guitarras suelen buscar una serie de prestaciones muy concretas de las cuales se consiguen haciendo una guitarra a medida, se interesan también por la calidad y la garantía de que el instrumento durara años, por el buen sonido y comodidad, aparte de que se pueden personalizar a gusto y eso da ese toque especial de que será una guitarra única. En cuanto a las reparaciones y restauraciones se suele buscar una solución duradera o permanente, fiable y de acabado exitoso, el nivel de exigencia es muy alto y siempre buscan un resultado tan igual como el día que salió de taller, lo que hace a la restauración prácticamente un reto y requerir una máxima atención.

Gracias por tu tiempo. Antes de despedirnos, ¿hay algo que quieras añadir?

Agradecer vuestro interés y por supuesto, decir que ha sido un placer poder colaborar con vosotros en esta entrevista para la Fundación Guitarra Flamenca. Gracias a vosotros.
Un fuerte abrazo.



Teodoro Pérez

¿Podrías contarnos cómo y cuándo comenzaste tu andadura como "Luthier".

No había cumplido los 14 años cuando empecé el 10 de Abril de 1966 en la c/Concepción Jerónima 2, tienda- taller de José Ramírez III como aprendiz.

¿Aprendiste el oficio de "Luthier" por tu cuenta?

Por aquella época había maestros en el taller y con ellos aprendí el oficio. En 1991 me establecí por mi cuenta hasta hoy construyendo de manera artesanal mis instrumentos.

¿Nos podrías introducir en tus gustos y preferencias sobre maderas y filosofía en la construcción?

Mi preferencia es la máxima calidad sea cual sea la madera que voy a trabajar en cada guitarra. Dependiendo la madera se le da un trato u otro ya que no son iguales por su densidad, vetas… Siempre tengo un especial cuidado en el tiempo de secado natural de las maderas que van de los 5 a los 20 años dependiendo de la madera.

¿Que buscas o das más valor en la construcción de una guitarra flamenca, el timbre, la potencia, la comodidad?

Las tres van ligadas, creo que cualquier guitarrista busca estas características, siempre he tratado que estas tres bases de la guitarra flamenca se acomoden al guitarrista, por eso un guitarrero tiene escuchar siempre al cliente.
Tenemos todo tipo de clientes que demandan un tipo de altura en cuerdas y grueso de mango que se acomodan a su forma de tocar.

¿Que diferencias encuentras entre una guitarra clásica y una flamenca, en la construcción?

Básicamente la construcción es la misma con diferencias en los gruesos de las maderas por ejemplo: barras armónicas, varetajes, diapasón y altura de cuerdas.
En el peso se nota mucho ya que puede variar hasta 300gr. de una clásica a una flamenca de ciprés.

¿Qué crees que busca un cliente cuando se dirige a ti para comprar o repara su instrumento?

En principio por el sonido evidentemente pero también mi creencia es que en una guitarra de artesanía no existe el tiempo, me gusta dedicar especial cuidado en cada detalle, eso se nota y creo que es una de las cosas por las que un cliente contacta conmigo.
También hay un trato directo con el cliente y pueden personalizar su instrumento, madera, barniz, tiro… es decir hacer una guitarra a medida.

Gracias por tu tiempo. Antes de despedirnos, ¿hay algo que quieras añadir?

Valoro mucho el trabajo que hace la Fundación Guitarra Flamenca por este instrumento, así es que agradeceros la labor que hacéis.

En los últimos tiempos hay empresas que han hecho comercio con empresas extranjeras, hay demanda de todo tipo de guitarras lo cual es perfecto para todo tipo de bolsillos pero mi deseo sería que con vuestro trabajo y el nuestro se acabase con el engaño de HECHO EN ESPAÑA cuando en realidad no lo está.

Por último añadir que mi profesión como guitarrero me sigue apasionando como desde el primer día que empecé a trabajar hace 48 años, esto es algo que siempre les inculco a mis hijos Sergio, Beatriz y mi yerno Marco A. Tejeda para que continúen trabajando como hasta ahora en esta profesión.



Víctor Díaz

¿Podrías contarnos cómo y cuándo comenzaste tu andadura como "Luthier".

Mi andadura como luthier la comence en el año 1990 cuando contaba con 15 años de edad, y fue por ser mal estudiante por lo que decidi dejar la escuela y ponerme a trabajar. Mis comienzos fueron reparando guitarras y posteriormente restaurando. Creo que ese fue el mejor comienzo, ya que antes de dedicarme a construir aprendí el manejo de las herramientas y a resolver las dificultades que se presentan a la hora de hacer una reparación o restauración.

¿Aprendiste el oficio de "Luthier" por tu cuenta?

El oficio de luthier lo aprendí de mi padre Francisco Manuel Díaz que a su vez lo aprendió de Eduardo Ferrer y Manuel de la Chica.

¿Nos podrías introducir en tus gustos y preferencias sobre maderas y filosofía en la construcción?

Mis gustos sobre maderas son los tradicionales en la escuela granadina. Usando para mis guitarras: abeto,cedro,ebano,palosanto,cipres,arce. Sobre mi filosofía. Trabajar lo más perfecto posible dentro de mi capacidad, sin valorar el tiempo y siempre tratar de ir evolucionando.

¿Que buscas o das más valor en la construcción de una guitarra flamenca, el timbre, la potencia, la comodidad?

Para mí lo más importante en una guitarra es la comodidad ya que es lo primero que valora el que las va a tocar, en segundo lugar está el timbre, siendo este el que hace que la guitarra tenga un sonido flamenco, y por último la potencia, que no siendo menos importante es relativamente lo más fácil de conseguir.

¿Que diferencias encuentras entre una guitarra clásica y una flamenca, en la construcción?

Las diferencias son: el grueso de tapa, el varetaje armonico, el ancho de caja, el tamaño de la plantilla, el montaje del mango respecto a la tapa, las maderas a utilizar, el trabajo que se realiza en el entrastado, las medidas del puente y los huesos. Todos estos aspectos hacen que una guitarra sea eminentemente flamenca o clásica.

¿Qué crees que busca un cliente cuando se dirige a ti para comprar o repara su instrumento?

Todos los clientes buscan lo mismo, que la guitarra sea cómoda y que tenga gran calidad de sonido. A la hora de reparar, el cliente lo que quiere es que su guitarra vuelva a estar como antes o mejor.

Gracias por tu tiempo. Antes de despedirnos, ¿hay algo que quieras añadir?

Me gustaría y sería muy bueno para la guitarra española de España, que se creara un consejo regulador y a su vez una denominación de origen, quiero dar las gracias también a la Fundación Guitarra Flamenca por la labor que viene realizando.
Gracias y saludos desde Granada.



José Romero

¿Podrías contarnos cómo y cuándo comenzaste tu andadura como "Luthier".

Mis comienzos empiezan en el año 1968 en la Casa Ramírez, buscando trabajo como cualquier ser humano en aquella época, y bueno, supongo que me admitieron porque hacía falta gente, para empezar a construir mas guitarras en esta empresa, y nada pasados dos o tres años, conseguí ser oficial de segunda, pase una prueba revisada que me hizo mi gran Maestro Ramírez III que en paz descanse y conseguí el titulo de Oficial de primera, y bueno como podéis observar desde el año 1968 a las fechas que estamos, es mi andadura como lutier, esos quince años que estuve en la casa Ramírez, mas treinta y dos años que llevo aquí, y ha sido buena, bonita, estoy contento y soy feliz con lo que hago, y sobre todo la satisfacción de tomar una determinación o una decisión, que en su día fue la de seguir haciendo guitarras clásicas y flamencas, y me decidí por la flamenca de lo cual no me arrepiento absolutamente de nada, y eso es así a groso modo lo que puedo contar de mi andadura como lutier.

¿Nos podrías introducir en tus gustos y preferencias sobre maderas y filosofía en la construcción?

Bien, puedo decir que las preferencias sobre maderas, soy un tipo que lleva ya muchos años en esto, no estoy totalmente de acuerdo, como muchos colegas míos en maderas nuevas, si hablamos precisamente de la guitarra flamenca, siempre voy a defender el ciprés español por supuesto tapa de pino abeto y en algunos casos porque hay guitarristas que quieren otro tipo de sonido, solemos meter tapa de cedro que dicen, que es un poquito como más dulce, mas piano y tal, pero si alguien me da a elegir mis maderas preferidas el ciprés, tapa de pino. Y la filosofía de la construcción, la filosofía de la construcción, es la que aprendí en su día, y la que yo me he ido forjando, poco a poco en estos treinta y dos años que llevo y con la misma historia, la misma forma, no quiero adelantos tecnológicos y lo que yo siempre digo, cuando alguien entra en mi taller, aquí se trabaja con dos maquinas, la gente se queda sorprendida cuando le enseño la mano izquierda y posteriormente la derecha, esas son mis dos maquinas y mi filosofía de construir la que más o menos acabo de describir.

¿Que buscas o das más valor en la construcción de una guitarra flamenca, el timbre, la potencia, la comodidad?

Bien, hay puedo decir y lo voy a defender siempre a capa y espada, calidad y sonido ante todo, comodidad y mano izquierda y mano derecha para el guitarrista, porque si no fuese así, imposible de tocar seria para el guitarrista en sí, entonces luego buscaría, potencia, bueno para que, es un poco absurdo tener una guitarra flamenca, mucha potencia cuando no podemos olvidarnos, que la guitarra siempre ha sido pobre en sonido y que la guitarra flamenca se ha construido y se sigue construyendo, bajo mi punto de vista, para un cantaor, dos personas escuchando y todo lo mas, otro tipo que esté dando palmas, y por ultimo diría, ya dependiendo el gusto de cada guitarrista, pues el timbre, pero en ese orden, sobre todo, sobre todo, sobre todo, calidad de sonido, no cantidad y buscar la comodidad.

¿Que diferencias encuentras entre una guitarra clásica y una flamenca, en la construcción?

Bien , bueno en principio el sonido es totalmente distinto, aunque no se me pregunta por el sonido, y en la construcción, pues no tiene nada que ver, cuando una persona ve una guitarra clásica y una flamenca, la que no entiende, dice cuál es la clásica y cuál es la flamenca, yo puedo decir que la clásica es una caja un poco más ancha, evidentemente la flamenca es todo lo contrario, lo que es el tiro de la guitarra, es distinto, la tensión también es distinta, y bueno la comodidad de mano izquierda y mano derecha como había mencionado antes en la pregunta anterior, son totalmente distintas, la guitarra clásica se monta con la cuerda muy alta, porque se toca por encima, todo lo contrario que la guitarra flamenca, que se toca con una ejecución más agresiva, y más o menos es eso lo que puedo explicar.

¿Qué crees que busca un cliente cuando se dirige a ti para comprar o repara su instrumento?

Creo y supongo, que el cliente busca en mi la confianza, una confianza que está avalada por treinta y dos años, y por supuesto cuando el cliente viene a comprar una guitarra, el sabe lo que va a comprar, o cuando viene a reparar un instrumento, sabe que se lo voy a dejar bastante bien, creo que es eso lo que realmente busca el cliente que realmente ya me conoce, y el cliente que no me conoce, pues lógicamente viene un poco a la aventura.

Gracias por tu tiempo. Antes de despedirnos, ¿hay algo que quieras añadir?

Bueno, pues aquí hay muchísimas cosas por añadir, por ejemplo darte las gracias a ti Ángel Hernández por esto, gracias a ti por lo que estáis haciendo por la Guitarra Flamenca, y voy a añadir que quiero seguir, quiero seguir, en esta aventura que me embarque hace ya un montón de años, que me ha dado muchas alegrías, muchas tristezas también, porque parece mentira, que estemos en España que es la cuna de la Guitarra, y que realmente haya guitarristas y aficionados españoles, que todavía no entiendan lo que es esto, de lo que es la guitarra, entonces quiero seguir con ello, quiero colaborar con vosotros, vivo del flamenco, para el flamenco y por el flamenco, entones ¿arriba la Guitarra!



Manuel Cáceres

¿Podrías contarnos cómo y cuándo comenzaste tu andadura como "Luthier".

Si, pues empecé muy jovencito, con quince años, y precisamente pasado mañana, día 23 de Octubre 2014, va a hacer cincuenta y un años que empecé a trabajar en la Casa de José Ramírez, allí empecé como aprendiz, luego seguí como ayudante, como Oficial de segunda y Oficial de primera, en total estuve quince años en Ramírez, luego me independice en el año 1978 y bueno desde entonces, pues he seguido por mi cuenta, he trabajado quince años con Arcángel Fernández, los últimos años de su carrera como constructor y hasta que se jubilo, yo sigo aquí en mi taller por mi cuenta, haciendo guitarras clásicas y flamencas, he hecho siempre más clásicas que flamencas, pero últimamente, me encargan mas guitarras flamencas.

¿Nos podrías introducir en tus gustos y preferencias sobre maderas y filosofía en la construcción?

Bueno las preferencias sobre las maderas, siempre hay que decir que sean mejores lógicamente, son más caras, pero siempre tienen que ser las mejores, tanto en la tapa, como en los aros, como en el fondo, como en el mango, como en el diapasón, todo lo que es la madera de la guitarra tiene que ser la mejor, y bueno pues, mis preferencias sobre maderas, en la tapa pino abeto alemán, el cedro sale sonando antes, pero a mí me gusta más el pino, aunque tarde mas en salir el sonido, es un sonido más brillante, y luego en cuanto a aros y fondo, en el flamenco el ciprés, por supuesto, el ciprés español y en la guitarra clásica, el palosanto de Brasil y el palosanto de la India, estas son mis maderas preferidas.

¿Que buscas o das más valor en la construcción de una guitarra flamenca, el timbre, la potencia, la comodidad?

En una Guitarra Flamenca, lo que yo busco siempre es la calidad, más que la cantidad, porque si una guitarra suena mucho, pero no tiene calidad no nos vale para nada, entonces hay que buscar la calidad, en todas las cosas hay que buscar la calidad, tanto en la guitarra flamenca como en la clásica, y por supuesto si tiene potencia mucho mejor, entonces hay que hacer una construcción, mirando eso, que tenga calidad y para conseguirlo, hay que dedicarle mucho cariño y unas maderas muy buenas.

¿Que diferencias encuentras entre una guitarra clásica y una flamenca, en la construcción?

Bueno desde la construcción son distintas, la guitarra clásica se hace una guitarra más sobria, más consistente y la flamenca se hace más ligera, mas estrechita, por dentro en el varetaje también son distintas, el diapasón es distinto, en la clásica se le da más caída y a la flamenca se le da muy poquito apenas, son diferentes y a cada guitarra se le da lo que pide.

¿Qué crees que busca un cliente cuando se dirige a ti para comprar o repara su instrumento?

Bueno el cliente, son clientes saben lo que quieren, tienen una referencia, han probado guitarras mías, como están construidas, como suenan, entonces cuando vienen a mí, es porque les gusta la forma de trabajar, la forma de hacer la guitarra, y el sonido por supuesto, y en la reparación del instrumento buscan una persona que lo haga bien, y yo, pues afortunadamente soy de las personas que hago bien el trabajo, todo el mundo considera que lo hace bien, pero no todos somos iguales, por supuesto.

Gracias por tu tiempo. Antes de despedirnos, ¿hay algo que quieras añadir?

Tenemos que trabajar todos unidos y luchar por la guitarra, la guitarra flamenca que es de nuestra tierra, de España, creo que tenemos que luchar por ella y que se está dejando mucho y nos están pisando los talones, los japoneses mismo, bailan, cantan y ganan concursos, si es verdad, tenemos que hacer una guitarra, que sea competitiva y que sea buena, de artesanía por supuesto, también quiero dar las gracias a Ángel Hernández y a la Fundación Guitarra Flamenca, de la que soy Colaborador, y felicitarles por todo el trabajo que vienen realizando en favor de la Guitarra Flamenca.



Mariano Conde

¿Podrías contarnos cómo y cuándo comenzaste tu andadura como "Luthier".

Al criarme entre guitarras, de la forma más natural. Jugando con la madera.

¿Aprendiste el oficio de "Luthier" por tu cuenta?

Me considero guitarrero. Cómo lo fueron mi padre y mi tío.

¿Nos podrías introducir en tus gustos y preferencias sobre maderas y filosofía en la construcción?

Cualquier madera buena y seca. Dejar que hable ella por si misma según aprendí de los cien años de tradición guitarrera familiar.

¿Que buscas o das más valor en la construcción de una guitarra flamenca, el timbre, la potencia, la comodidad?

Conseguir esas tres cualidades en una misma guitarra.

¿Que diferencias encuentras entre una guitarra clásica y una flamenca, en la construcción?

Se parecen en tener la misma silueta y seis cuerdas, pero en sus hechuras y "tripas" son totalmente distintas.

Guitarra nº 25 "Evolución" (colección particular, Huelva)

"¡Que las tripas que yo tengo
nunca en mi especie se han visto!
¿Acaso me suenan mal?
¡Preguntarle a los testigos!
¡Sólo tendréis que pulsar
mis "espaguetis" a ritmo!

¿Qué crees que busca un cliente cuando se dirige a ti para comprar o repara su instrumento?

La experiencia de cuatro generaciones:

1ª Domingo Esteso
2ª Conde Hermanos (Mariano Conde I)
3ª Mariano Conde II
4ª Mariano Conde III

Gracias por tu tiempo. Antes de despedirnos, ¿hay algo que quieras añadir?

Quisiera añadir estas palabras, que creo que son importantes para que la gente conozca mi trabajo y mis Guitarras, también dar las gracias a la Fundación Guitarra Flamenca por la labor que viene realizando.

Con motivo del cercano CENTENARIO fundacional de la dinastía guitarrera a la que pertenezco (1915-2015); quiero, con estas líneas, poner de manifiesto el papel que represento, a día de hoy, en cuanto al mantenimiento y continuidad de tan afamada tradición artesana guitarrera.

Labor artesana llevada a cabo desde 2010 en mi taller sito en la calle Amnistía, 1 de Madrid. En el podrán ver trabajar en su labor artesana, cara al público, a los dos UNICOS GUITARREROS DE LA FAMILIA, mi hijo y yo (4ª y 3ª generación), respectivamente. En este mismo taller nos acompañan y ejercen su labor artesana los que fueran UNICOS oficiales de mi antiguo taller de Conde Hermanos, c/ Felipe V, 2 de Madrid.

A continuación se relacionan las características y peculiaridades de las guitarras MARIANO CONDE, así como la NOVEDAD que empezamos a poner en práctica en estos días con motivo del centenario, la CABEZA DE MEDIA LUNA en todos los modelos.

A.- CABEZA DE MEDIA LUNA. Cómo homenaje a la que fuera diseñada por mí padre por los años 50 del pasado siglo y habiendo sido insignia de la casa, hemos determinado incorporar esa cabeza a todos los modelos de guitarra construidos en nuestro taller de la calle Amnistía, 1. Con ello valoramos el trabajo íntegramente artesanal de todas nuestras guitarras y terminamos con el aprovechamiento comercial de la misma por parte de mi familia al ser utilizada en guitarras de fábrica.

B.- ETIQUETAS.- Desde el establecimiento de mi taller en la calle Amnistía, 1 en el año 2010, he venido haciendo todas las etiquetas a mano, de mi puño y letra, en cartulina y conteniendo modelo, número de unidad y año.

C.- MC.- Las iniciales en la tapa de la guitarra con las siglas MC nació del deseo de diferenciarme del resto de las empresas que venden guitarras con el apellido Conde.

Las primeras se escribieron con rotulador y recientemente "a fuego". Esas mismas iniciales y grabadas "a fuego" las sitúo también por dentro de la guitarra, en la pala, desplazando al sello de caucho al zoque.

D.- GUITARRAS CONSTRUIDAS DESDE MAYO 2010 HASTA SEPTIEMBRE 2014:

-EF/4
SIN MC : de la 1 a la 49
CON MC ROTULADOR : de la 50 a la 64
CON MC "A FUEGO" : no hay existencias.
TOTAL 64. No existen más unidades.

-EF/5
SIN MC : de la 1 a la 30
CON MC ROTULADOR : de la 31 a la 39
CON MC "A FUEGO" : no hay existencias.
TOTAL 39. No existen más unidades.

Se unifican en el nuevo modelo EF 4/5 las antiguas EF/4 y las antiguas EF/5 (sumando entre ambas 103 guitarras).

-EF 4/5
SIN MC: 0
CON MC ROTULADOR : 104 a 125
CON MC "A FUEGO" : 126 a 133
CON CABEZA DE MEDIA LUNA : a partir de la 130
TOTAL 30.

-EF 5/N
SIN MC : 1 a 18
CON MC ROTULADOR : 19 a 24
CON MC "A FUEGO" : 25 a 29
CON CABEZA DE MEDIA LUNA : a partir de la 25
TOTAL 29

-A 28
SIN MC : 1 a 12
CON MC ROTULADOR : 13 a 22
CON MC "A FUEGO" : 23
CON CABEZA DE MEDIA LUNA: O
TOTAL 23

-A 27
SIN MC : 1 a 8
CON MC ROTULADOR : 9 a 13
CON MC "A FUEGO" : 0
CON CABEZA DE MEDIA LUNA: 0
TOTAL 13 No existen más unidades.

-A 27/N
SIN MC : 1 a 8
CON MC ROTULADOR : 9 a 15
CON MC "A FUEGO" : 0
CON CABEZA DE MEDIA LUNA: 0
TOTAL 15

-A 26
SIN MC : 1 a 16
CON MC ROTULADOR : 17 a 39
CON MC "A FUEGO" : 40, 41
TOTAL : 41

-AF 25
SIN MC : 1 a 3
CON MC ROTULADOR : 4 a 16
CON MC "A FUEGO" : 17 a 19
TOTAL : 19

-AF 25/R
SIN MC : 1 a 5
CON MC ROTULADOR: 6 a 9
CON MC "A FUEGO" : 0
TOTAL : 9

-EC 1
SIN MC : 31
CON MC ROTULADOR: 0
CON MC "A FUEGO" : 0
CON CABEZA DE MEDIA LUNA: 0
TOTAL : 31

-EC 2
SIN MC : 10
CON MC ROTULADOR: 0
CON MC "A FUEGO" : 0
CON CABEZA DE MEDIA LUNA: 0
TOTAL : 10 No existen más unidades.

-EC 3
SIN MC : 6
CON MC: 0
CON MC ROTULADOR: 0
CON CABEZA DE MEDIA LUNA : 0
TOTAL : 6

-AC 23
SIN MC: 7
CON MC : 0
CON MC "A FUEGO" : 0
TOTAL : 7

-AC 23/R
SIN MC : 6
CON MC: 0
CON MC "A FUEGO" : 6
TOTAL : 6



Sergio Sánchez

¿Podrías contarnos cómo y cuándo comenzaste tu andadura como "Luthier".

Comencé en enero del 2011, aprovechando que me quede sin empleo y podía disponer de más tiempo para hacer lo que me gusta, a la vez que me planteaba la posibilidad de vivir de esta profesión, comencé arreglando algunas guitarras y termine construyendo mi primera guitarra

¿Aprendiste el oficio de "Luthier" por tu cuenta?

Al principio si, como autodidacta pero me di cuenta de los inconvenientes que surgían en la construcción debido a no tener la experiencia necesaria, a pesar de que soy ebanista por más de 35 años, me di cuenta que construir una guitarra es algo muy complejo .Conocí a Manuel Villafranca, un antiguo y reconocido lutier de Santa Fe Granada, fue muy amable y paciente con migo y despertó aun mas en mi ese afecto y apego por este maravilloso instrumento.

¿Nos podrías introducir en tus gustos y preferencias sobre maderas y filosofía en la construcción?

Las maderas que mas me gustan son, el Palosanto de la India, de Madagascar, Jacaranda de Brasil, Pao Ferro para guitarras clásicas, y por supuesto el Ciprés para flamenco, también me gustan las maderas exóticas en esto hay una gran variedad. Mi filosofía: construir con cariño y esmero cada parte de la guitarra para sacarle lo mejor.

¿Que buscas o das más valor en la construcción de una guitarra flamenca, el timbre, la potencia, la comodidad?

Las tres cosas son muy importantes, necesitamos potencia en una guitarra flamenca, pero también el timbre es importante, junto con el equilibrio de graves, medios y, agudos y no menos la comodidad, la guitarra debe ser un instrumento cómodo para el guitarrista a su medida.

¿Que diferencias encuentras entre una guitarra clásica y una flamenca, en la construcción?

Hay algunas diferencias, yo construyo tanto clásico como flamenco con el mismo sistema tradicional de la escuela granadina sobre una solera pegando el mástil a la tapa, pero el interior de mis guitarras clásicas no es el mismo que el que utilizo para las flamencas, también la altura de las cuerdas en tapa y diapasón varían, así como el tiro que puede ser de 660, 650, o 640

¿Qué crees que busca un cliente cuando se dirige a ti para comprar o repara su instrumento?

Busca un buen instrumento, o una excelente reparación, que básicamente es lo que desean de cualquier luthier, también es cierto que me hacen muchas preguntas, porque yo no he heredado esta profesión, ni de mi padre ni de mi abuelo, como es el caso de muchos guitarreros que son reconocidos por su trayectoria. Pero creo que con el tiempo también podre labrarme un buen nombre.

Gracias por tu tiempo. Antes de despedirnos, ¿hay algo que quieras añadir?

Si, darles las gracias a Ángel Hernández y a la Fundación Guitarra Flamenca por todo el trabajo que viene realizando, y por permitirnos darnos a conocer, y así tener la oportunidad de difundir y disfrutar en construir este maravilloso instrumento, la Guitarra Española.



Juan Labella

¿Podrías contarnos cómo y cuándo comenzaste tu andadura como "Luthier". Aprendiste el oficio de "Luthier" por tu cuenta?

En primer lugar, yo no me considero lutier. La lutería abarca la construcción de una gran variedad de instrumentos y yo sólo construyo guitarras. Soy guitarrero. Comencé a construir guitarras en 1.995. Un curso del INEM y la Junta de Andalucía me dio la oportunidad de entrar en éste oficio. Conocía la guitarra como aficionado a tocarla y ante mí se abrió la puerta a la construcción.

¿Aprendiste el oficio de "Luthier" por tu cuenta?

El curso en el que participé fue impartido por Jesús Bellido, allí recibí las nociones básicas de construcción y barnizado. Posteriormente, con Jesús y su padre Manuel Bellido, he aprendido mucho más. Aunque he tomado mi propio camino como constructor, la figura de mis maestros es algo que siempre está presente en mi trabajo. A ser un guitarrero completo, no se aprende solo.

¿Nos podrías introducir en tus gustos y preferencias sobre maderas y filosofía en la construcción?

Utilizo diferentes maderas para mis guitarras, sin embargo tengo mis preferencias.

En flamenco, siempre prefiero el ciprés y el pino abeto. En clásico la estabilidad del Palo Santo de India, la hacen mi favorita.

Mi filosofía es la calidad.

- En la madera (de la mejor calidad, con al menos 10 años de secado).
- En la construcción (cuidando todos los detalles en cada una de las piezas hechas a mano por mí mismo, y que nadie más que yo ensamblará hasta conformar la guitarra).
- En el barnizado (que realizo yo mismo a goma-laca).

Consecuencia de todo ello, son guitarras de calidad.

¿Que buscas o das más valor en la construcción de una guitarra flamenca, el timbre, la potencia, la comodidad?

Mis guitarras son un compendio de todo eso. Son limpias de sonido, famosas por su comodidad y sus matices.

No doy prioridad a una cualidad sobre otra, busco que cumplan todos los requisitos.

¿Que diferencias encuentras entre una guitarra clásica y una flamenca, en la construcción?

En construcción, quizá la mayor anchura de las guitarras clásicas y la forma de trabajarlas para conseguir la dulzura y prolongación del sonido. Y el material empleado, que te pide lo que quiere ser.

¿Qué crees que busca un cliente cuando se dirige a ti para comprar o repara su instrumento?

Como reparador de instrumentos, tengo una gran experiencia. He aprendido mucho reparando instrumentos de los más diversos constructores de todos los tiempos. Eso me ha hecho crecer también como constructor. El comprador busca en mí, la calidad a un precio más que asequible.

Gracias por tu tiempo. Antes de despedirnos, ¿hay algo que quieras añadir?

Quiero aprovechar para invitar a aficionados y profesionales de la guitarra a conocer a los constructores de guitarras hechas a mano. Que se acerquen a los talleres y vean el pedazo de árbol del que saldrá su instrumento, para que aprendan a quererlo (como yo lo quiero) aún antes de tenerlo en las manos.

Invitados quedáis.



Jose Manuel Ureba

¿Podrías contarnos cómo y cuándo comenzaste tu andadura como "Luthier". Aprendiste el oficio de "Luthier" por tu cuenta?

Fue en el año 1999 cuando realizando un curso en el festival internacional de la guitarra de Cordoba con Manolo Sanlucar, cuando comencé a interesarme por la construcción visitando los distintos talleres de la localidad cordobesa, pero tendrían que pasar años para que conociera a Javier Mejias de Jerez con el que construiría la primera guitarra, si bien posteriormente de la mano de Rafael Romero me perfeccionaría y enseñaría las técnicas de barnizado.

¿Aprendiste el oficio de "Luthier" por tu cuenta?

La primera guitarra la construir en un curso con Javier Mejías durante unos seis meses, si bien posteriormente gracias al maestro Rafael Romero me perfeccionaría en el método de construcción y las técnicas de barnizaje.

¿Nos podrías introducir en tus gustos y preferencias sobre maderas y filosofía en la construcción?

Si bien sigo estética de las famosas guitarras "conde hermanos" en el sonido busco la escuela de Manuel Reyes y Francisco Barba. Si bien no tengo una madera preferida para construir ya que todas tienen su encanto, el cocobolo su belleza, el palosanto de india su calidez, el ciprés su flamencura, el rio su timbre, etc… Para la tapa me decanto más por el cedro, aunque los tocaores prefieren abeto.

¿Que buscas o das más valor en la construcción de una guitarra flamenca, el timbre, la potencia, la comodidad?

Son todas las características nombradas importantes y fundamentales para que una guitarra se pueda catalogar como un instrumento de concierto.

¿Que diferencias encuentras entre una guitarra clásica y una flamenca, en la construcción?

La anchura de los aros y la altura de las cuerdas de la tapa en la parte del puente.

¿Qué crees que busca un cliente cuando se dirige a ti para comprar o repara su instrumento?

Buscan la estética y afinación de mis guitarras.

Gracias por tu tiempo. Antes de despedirnos, ¿hay algo que quieras añadir?

Pues agradecer a la Fundación Guitarra Flamenca su interés en el mundo de la guitarra y los guitarreros.



Rafael Berciano

¿Podrías contarnos cómo y cuándo comenzaste tu andadura como "Luthier". Aprendiste el oficio de "Luthier" por tu cuenta?

Antes de comenzar esta entrevista, aprovecho para saludar a todos los amigos de la Fundación Guitarra Flamenca por el culto que le veneran a la Guitarra Española, y en especial a ti Ángel por el apoyo y reconocimiento a mi trabajo.

La palabra "LUTHIER" y la escribo con mayúscula, le tengo un respeto que no te imaginas. Yo prefiero usar el término Constructor de guitarras y Restaurador de instrumentos de cuerda pulsada. El primer contacto que yo tuve con la guitarra fue allá en el 1974 cuando tuve mi primera guitarra, con ella di los primeros pasos en el arte de sacarle las notas y la verdad es que no se me daba mal, incluso conseguí el respeto de mucho tocaores de la zona.

Fui un estudiante medio, pero las artes plásticas me encantaban, sacaba las mejores notas, tanto en dibujo como en trabajos manuales con todo tipo de materiales. Esto desarrollo en mi un espíritu creativo, me gustaba construir, desarrollar todo tipo de actividades, modelismo, maquetas, pintura, cerrajería artística, etc. Pero el material que más me gusta es la madera, para mi es uno de los más nobles, hice muchas cosas de madera, tallas, torneados, labrados, etc...; cada vez intentaba complicarme más la vida.

Algunos familiares cuando veían mis trabajos, me decían "gustándote tanto la guitarra y los trabajos con madera porque no construyes una guitarra. Pasó un tiempo, para mí, era algo bastante grande y hermoso a la vez. Hasta que me decidí .Y empecé mi andadura en este maravilloso mundo.Como Ebanista, aprendí mucho de mis propios errores, pero también tenía cerca a José Parra, un Maestro carpintero de los que ya quedan pocos y que siempre está dispuesto para ofrecerme su sabiduría en todos los problemas que se me originen

¿Nos podrías introducir en tus gustos y preferencias sobre maderas y filosofía en la construcción?

Esta pregunta es fácil. Las maderas me gustan todas. Para una " Flamenca" Ciprés y Pino Abeto Alemán, una " Clásica" Palosanto en cualquiera de sus variedades y Tapa de Cedro Canadiense, Mástil Cedro de honduras; Posibilidades todas, Arce Rizado, Palo Rosa, Granadillo, Cocobolo, Bubinga, Sapelli, Sicomoro, Pino Abeto Canadiense, etc. y algunas innovaciones como la Caoba, Pino Nórdico, Cedro Español.

En la construcción cada cual tiene sus gustos, sus parámetros, distribuciones.... Yo trabajo una distribución, que es la que tengo en mi guitarra particular, aprovecho para presentártela, se llama "Flamenco 1" del Maestro Juan Estruch, lleva conmigo 35 años y me encanta como suena. En cuanto a la filosofía, muy importante, el respeto, la limpieza y el esmero en la construcción.

¿Que buscas o das más valor en la construcción de una guitarra flamenca, el timbre, la potencia, la comodidad?

Comodidad en el Mástil, en la Acción y Potencia

¿Que diferencias encuentras entre una guitarra clásica y una flamenca, en la construcción?

Particularmente, la Clásica lleva dos barras armónicas más de cierre, más volumen en la caja, un poco más alta en la acción y por supuesto el tipo de madera elegida.

¿Qué crees que busca un cliente cuando se dirige a ti para comprar o repara su instrumento?

Integridad.

Gracias por tu tiempo. Antes de despedirnos, ¿hay algo que quieras añadir?

Mis guitarras, son hijas mías estén donde estén, con sus defectos y sus virtudes y respondo por una y cada una de ellas. Quiero dar las gracias a Ángel Hernández y a la Fundación Guitarra Flamenca por hacerme partícipe como Colaborador de este bonito proyecto.



Samuel Pérez

¿Podrías contarnos cómo y cuándo comenzaste tu andadura como "Luthier".Aprendiste el oficio de "Luthier" por tu cuenta?

Mis comienzos en el mundo de la lutheria vienen de la mano de mi profesor de conservatorio, quien además de enseñarme a amar la música me mostró este noble arte, desde el primer momento tuve claro que tenía que aprender este oficio, y para ello me trasladé a Madrid donde me inicie con el guitarrero Arturo Sanzano y posteriormente tuve la suerte de entrar a formar parte del taller de guitarras José Ramirez, ahí aprendí a conocer este instrumento y el oficio en general, en 2012 y tras casi diez años en este mundo decidí emprender nuevos proyectos y cree en Yecla (Murcia) mi propio taller de guitarras artesanales.

¿Aprendiste el oficio de "Luthier" por tu cuenta?

Afortunadamente puedo decir que he tenido la suerte de aprender este oficio de grandes maestros que me transmitieron los conocimientos necesarios para crear este instrumento, pero lo cierto es que esto es un continuo aprendizaje que nunca se deja de profundizar.

¿Nos podrías introducir en tus gustos y preferencias sobre maderas y filosofía en la construcción?

Admiro muchísimos el trabajo tradicional de los clásicos constructores como Torres, y es inevitable muchas veces acudir a esas fuentes en busca de inspiración, y cuanto más pretendo hacer cosas nuevas y buscar nuevos matices en el sonido, más me doy cuenta que al final lo tradicional es lo que realmente me gusta, trabajo sobre todo con cedro y pino abeto en tapas y ciprés, palosanto de india, arce en fondo y aros.

¿Que buscas o das más valor en la construcción de una guitarra flamenca, el timbre, la potencia, la comodidad?

En la construcción de mis guitarras el cliente es una pieza clave, la comodidad en el instrumento va ligada a la forma de tocar de cada guitarrista, por eso me gusta escuchar su opinión y acercarme en la medida de lo posible a su exigencia, en el sonido un buen equilibrio es lo que mejor puede definir lo que busco, de nada sirve una gran potencia si no suena un bonito timbre.

¿Que diferencias encuentras entre una guitarra clásica y una flamenca, en la construcción?

Pienso que con los años, la guitarra Flamenca se ha acercado mucho a lo que se conoce como guitarra clásica, el sonido flamenco ya no se reduce meramente al guitarrista de ¨Tablao¨, hoy día hay grandes concertistas de Flamenco tocando en espacios muy amplios, aunque la altura de cuerdas sigue siendo más reducida que en clásico, se busca una mayor proyección en el sonido.

¿Qué crees que busca un cliente cuando se dirige a ti para comprar o repara su instrumento?

Pienso que como en cualquier cosa, lo que se busca es satisfacer unas exigencias, en cuanto a calidad, garantía y atención, una de las cosas que mejor funciona es el boca a boca y la mayoría de las veces cuando alguien viene a mi taller es porque han escuchado o probado alguna de mis guitarras.

Gracias por tu tiempo. Antes de despedirnos, ¿hay algo que quieras añadir?

Siempre es un placer colaborar en este proyecto como es la Fundación Guitarra Flamenca, de la cual formo parte de su equipo como colaborador, un saludo y agradecer vuestro interés en mi trabajo.



Carlos Juan Busquiel

¿Podrías contarnos cómo y cuándo comenzaste tu andadura como "Luthier". Aprendiste el oficio de "Luthier" por tu cuenta?

Hace unos diez años, yo tocaba el violín en un grupo de rock, Lándevir, donde grabé tres discos e hice giras por todo el territorio nacional. Siempre andaba en busca del equipo perfecto para que mi violín sonara lo mejor posible, esto incluía el propio instrumento y diferentes procesadores de sonido. Después de probar gran variedad de violines terminé haciéndome uno a mi gusto, un violín eléctrico que usé mucho en concierto. Era un instrumento más bien sencillo, pero la experiencia de su construcción me sirvió para introducirme en el mundo de la lutería y querer ahondar más en él.

El siguiente paso fue la construcción de un violín acústico, de verdad, todo de manera autodidacta. Compré libros, invertí en herramientas y poco a poco le fui dando vida. Casualmente por entonces y buscando algo de formación me encontré con los cursos que impartía el guitarrero Rafael López Porras en su taller en Cádiz. Allí estuve con él durante dos semanas construyendo mi primera guitarra. Rafael fue mi primer maestro y me transmitió la pasión por la construcción de la guitarra.

Regresé de Cádiz con la única idea de seguir construyendo guitarras, y así lo hice. Más tarde tuve la oportunidad de acudir a un curso en Sigüenza organizado por José Luis Romanillos, donde Jaume Bosser y Joan Pellisa explicaron a los asistentes la construcción de una vihuela de mano. Conocer a José Luis Romanillos y escuchar sus consejos fue decisivo a la hora de entender qué es una guitarra española y conocer sus características de construcción. Después de esto Romanillos también me ayudaría durante la construcción de una réplica de una guitarra de D. Antonio de Torres.

Así que, aunque en gran parte autodidacta, considero que debo mucho a estos maestros, así como también a muchos otros que me he ido encontrando en el camino y de cuya experiencia he aprendido mucho.

¿Nos podrías introducir en tus gustos y preferencias sobre maderas y filosofía en la construcción?

No puedo negar que la influencia que ha tenido en mí Romanillos me lleva a inclinarme a un tipo de construcción muy tradicional. Me gusta mucho utilizar el pinabete en mis tapas, que construyo con el tradicional varetaje y utilizando sólo la madera como materia prima. En este sentido, busco una guitarra muy ligera, que vibre desde la tapa hasta la punta de la pala, fácil de tocar y principalmente que tenga expresividad, que sea muy musical. Prefiero que la guitarra sea capaz de producir un pianísimo que se escuche en el absoluto silencio, a que pueda competir en volumen con un piano, porque yo hago guitarras y quiero que suenen como tal.

Por otra parte, también utilizo el cedro para la tapa. Pero oriento este tipo de guitarra de manera totalmente diferente. Es un instrumento más pesado, donde busco que la energía de la cuerda se transmita a la tapa y se quede en ella, produciendo un sonido potente desde el principio. Tampoco utilizo en esta guitarra otro material que no sea la madera, intento satisfacer al guitarrista que busca volumen, pero sin renunciar al timbre de la madera. Es en este modelo donde también introduzco elmentos más modernos como el diapasón elevado o el "soundport" o boca en el aro.

¿Que buscas o das más valor en la construcción de una guitarra flamenca, el timbre, la potencia, la comodidad?

Creo que la comodidad es algo muy importante. Si el guitarrista se encuentra con un instrumento que le resulta fácil de tocar, seguro que podrá concentrarse más en la interpretación y en la música, que es de lo que se trata. Más que potencia, lo que me interesa es el rango dinámico. Lo ideal es que el instrumento permita realizar tanto los pianísimos, con su timbre propio; como los fortísimos necesarios sin llegar a romper. Pero insisto en que si el guitarrista está cómodo, esto significa que puede hacer lo que quiere con la guitarra, y al fin y al cabo la guitarra es un instrumento, una herramienta, para que el intérprete exprese lo que quiera con ella; y si esta expresión se dificulta por la falta de comodidad, hay que buscar otra guitarra. También es cierto que una misma guitarra puede resultar incómoda para unos y cómoda para otros, por lo que también es importante saber qué es lo que buscar el guitarrista.

¿Que diferencias encuentras entre una guitarra clásica y una flamenca, en la construcción?

Se ha hablado mucho de esto, y yo estoy cada vez más convencido de que mi maestro Rafael tenía razón: no hay ninguna diferencia. Los guitarristas hoy día son muy polifacéticos. Hay guitarristas flamencos tocando con guitarras clásicas y clásicos tocando con cuerpos de ciprés. Otros muchos mezclan en sus recitales piezas clásicas y flamencas. Una buena guitarra según se ajuste servirá para un guitarrista clásico o flamenco; y muchas veces la diferencia que existe entre una guitarra considerada clásica y otra flamenca es la misma que puede haber entre dos flamencas, incluso del mismo constructor. El guitarrista hace la música y la guitarra, como he dicho antes, es una herramienta a su servicio. La guitarra que servirá mejor a un guitarrista es con la que él se encuentre más cómodo, con la que se pueda expresar mejor, dejando a un lado las etiquetas.

¿Qué crees que busca un cliente cuando se dirige a ti para comprar o repara su instrumento?

Cuando un guitarrista busca una nueva guitarra normalmente busca mejorar lo que ya tiene, o buscar un instrumento complementario que sirva mejor para determinado repertorio. Muchas veces vienen porque han escuchado o probado una guitarra mía o alguien les ha hablado de mí y les parece interesante. Ante esto, yo siento una tremenda responsabilidad, pues alguien deposita su confianza en mí y yo tengo que corresponderle, cumpliendo con sus expectativas construyendo un instrumento con el que se vaya contento. Lo que yo intento entonces es enfocar la construcción en lo que el guitarrista busca o creemos que le puede ir mejor.

También hay otro tipo de cliente que quiere probar guitarras y encontrar su amor a primera vista. Esto no siempre es posible, pues por tratarse de un trabajo artesanal, son pocas las guitarras que salen del taller al año y casi siempre están ya comprometidas antes de hacerlo. Me gustaría tener siempre dos o tres guitarras disponibles, que se pudieran probar, pero desgraciadamente (o afortunadamente, según se mire) esto rara vez ocurre.

Gracias por tu tiempo. Antes de despedirnos, ¿hay algo que quieras añadir?

Sólamente agredeceros el haber contado conmigo para vuestra Fundación Guitarra Flamenca.