Artículos de interés

"ROMANCE DE QUEJIO Y MADERA"

Sin duda alguna, hay muchas historias que nos cautivan y nos llenan de satisfacción, cuando las escuchamos, o tal vez, cuando nos las cuentan amigos, o alguien cercano a nosotros, esta que os voy a contar, ha sido por parte de un gran amigo de esta Fundación, y creo que os va a resultar realmente fascinante, que por parte de, Antonio Menéndez Ruiz hijo de Antonio Menéndez "Capineti" todavía hoy en día, se le dé tanto valor a nuestra amada Sonanta Flamenca, lo cual es muy gratificante para nosotros.

Empezaremos por conocer al padre de la protagonista de esta historia. Manuel Pena, constructor artesano de Sonantas Flamencas, este Maestro Artesano nacido en Cádiz, estaba considerado como uno de los mejores constructores de la época, contando incluso, con varios premios nacionales de artesanía, por su gran trabajo y dedicación. Otro de los protagonistas de este romance es alguien tan grande, que solamente al escribir su nombre en este documento, llegan a mi grandes recuerdos, del gran legado, que nos dejo con su arte y timidez, alguien tan grande como José Monje Cruz "CAMARÓN DE LA ISLA" .


Y la última protagonista de este romance, es esta preciosa Sonanta, que se empezó a construir en el año 1962 y el constructor fue Manuel Pena, como se puede observar en la etiqueta.

Pues bien, al conocer este romance, no pude resistirme en contároslo, porque creo que a los buenos amantes de la Sonanta Flamenca, y del Flamenco, os gustaría saber y conocer esta bonita historia, que junto con Antonio os vamos a contar.

Cuéntanos como comenzó esta historia Antonio

Bueno pues todo empieza, porque mi padre, le encarga una Sonanta a Manuel Pena, que era un erudito en la construcción de guitarras en Cádiz, la guitarra se comenzó a construir en el año 1962, el constructor era Manuel Pena, como puede verse en la etiqueta, que tiene pegada la guitarra, en el año 1963 en marzo, fue cuando en una de las visitas, que mi padre y yo le hacíamos a ver cómo iban las guitarras, le comenta la familia, que vivía en el patio donde tenía el taller, que Manuel Pena había muerto,y las guitarras las tenía prácticamente terminadas, a falta de barniz.

Mi padre les comenta, que teníamos un recibo, por el importe de mil quinientas pesetas, a cuenta de una de las veintitrés guitarras, que tenia Manuel en construcción, la familia nos dice, que si le abonamos las mil pesetas restantes, ya que el importe pactado eran dos mil quinientas pesetas, podemos llevarnos la que más nos guste, así que sin terminar y aunque les faltaba el barnizado, todas las tardes mi padre, durante muchos días estuvo probando guitarras, hasta que selecciono esta, de entre las veintitrés guitarras, que había construido este señor.

El 6 de marzo de 1963 es cuando mi padre la selecciona del lote de veintitrés guitarras, que había construido Manuel, antes de su fallecimiento, y le pone la fecha en la etiqueta de la misma.

Háblanos de tu padre "Capineti", gran amigo del Genio de la Isla.

Mi padre se llamaba Antonio Menéndez Capineti y era sobrino del Famoso, aunque de San Fernando, Capineti de Cádiz.

Aunque era carpintero de rivera, en la empresa nacional Bazán, era un gran aficionado, a tal punto que además de ganarse un buen complemento tocando la guitarra en la Ventas de Vargas, acompañando a El chato de la Isla, a Rancapino, Alvarito de la Isla, etc., también acompaño a Canalejas de Puerto Real, y tengo una foto de él con esta guitarra, acompañando a la Bernarda de Utrera y su hermana Fernanda de Utrera.
Hay un disco póstumo de Camarón, que fue grabado en la puerta de la venta de Vargas, por Juan Vargas, con un Magnetofón que le compro a un Americano de la Base de Rota, Camarón tenía entonces quince años, y estas cintas aparecieron en un baúl, que tenia Juan Vargas, fueron remasterizadas y de estas salió el disco, en ella aparece el segundo corte y en el tercer corte, mi padre tocando a Camarón, y uno de ellos fue utilizado en la película de Camarón, en la parte que él hace de niño cantando en la Venta.

Una curiosidad, en el disco suenan unos grillos, y los camiones que pasaban por la puerta de la venta, era la nacional IV. y aunque los remasterizaron, aun se oye algo.
En el disco, pone a la guitarra Camarón de la Isla, pero el solo se acompaña en un tanguito, en el que se nota que no tiene uñas y toca con las yemas de los dedos.

Qué relación tenía esta Sonanta con "Camarón de la Isla"

En mi casa conocíamos a Camarón de la Isla, desde que era pequeño, ya que la fragua de su padre, está muy cerca de la plaza de toros de San Fernando, y aun se conserva, pero cuando ya era un artista reconocido, seguía teniendo una gran relación con mi padre, ya que eran muy buenos amigos, cuando algún fin de semana venia a San Fernando a ver a su madre Juana, siempre dedicaba al menos un par de horas, a venir a ver a mi padre y tocar esta guitarra de la que estaba enamorado.

Era muy curioso, siempre que venía a mi casa, se pasaba el rato tocándola y echándole piropos, como el buen sonido que tenia y su belleza.
La verdad es que no se que tendrá esta Sonanta, que incluso a mi padre, se la quisieron comprar más de una vez. El Maestro Naranjito de Triana, que además de cantar, nos comento, que también construía guitarras, se dejaba caer más de una vez por mi casa, por la amistad que tenia con mi padre, y en más de una ocasión se la intento comprar también.

Un saludo
Antonio Menéndez Ruiz

Sin duda alguna, un bonito Romance el que mantuvieron, esta Sonanta y el Genio de la Isla José Monje Cruz, era tanta la devoción y amor, el que tenía José por esta Sonanta, que la venia a ver como si formara parte de su familia o de él mismo.

¿De qué hablarían el Quejío de José y el bello Timbre de esta Sonanta?

Desde la Fundación Guitarra Flamenca, damos las gracias a Antonio Menéndez Ruiz, por hacernos llegar esta bonita historia y por conservar a esta preciosa Sonanta, que quedo viuda por su amor, y que es una Joya de Madera que no se puede perder.

Un saludo


Por Ángel Hernández Sevilla
Fundación Guitarra Flamenca


LA OPINIÓN O CRITICA


Cualquier persona tiene derecho a opinar, siempre y cuando tenga un mínimo de conocimientos sobre el tema y lo haga con corrección y respeto. Sin embargo, poseer una adecuada formación profesional mediante los estudios correspondientes y una experiencia acumulada por la práctica, son los valores significativos que pueden y deben avalar una opinión o crítica para que ésta sea válida y tenida en cuenta.

La experiencia, por sólo dejar transcurrir los años sin adquirir conocimientos mediante estudios, datos e información en cualquier profesión o especialidad artística, no es una experiencia valiosa, así como dejarse llevar en los criterios por el parentesco, paisanaje e influencias comerciales o personales.

Cualquier artista flamenco, sabe que su actuación puede ser valorada o criticada, según sus propios méritos o carencias, La consecuencia de ello y según el caso, si es exagerada en cualquier sentido; puede tener una nefasta o buena repercusión profesional para el artista. Por ello, la importancia de la valía profesional y experiencia de quién escribe la crítica o emite una opinión, es de una gran responsabilidad y debe emanar de la sabiduría y veracidad para que ésta sea justa y respetada.

La carencia de las asignaturas del cante y guitarra flamenca en Centros Culturales o Conservatorios españoles, ha propiciado la inexistencia de una adecuada y progresiva enseñanza. Sin embargo, también existe la falta de interés de algunos profesionales y de muchos aficionados, por adquirir los conocimientos necesarios que se precisan para saber y poder opinar de forma correcta sobre el cante, baile y toque flamenco. Un hecho incomprensible y que además repercute de forma lamentable, tanto en la competencia como en la buena labor del profesional y también para el aficionado.

Las fechas y datos históricos del origen de este arte con sus principales artistas, estilos y escuelas, afortunadamente están escritos en diferentes libros publicados por flamencólogos y también por profesionales de cierto renombre, lo que proporciona una valiosa documentación para cualquier interesado y que son de una obligada lectura para los amantes de este Arte, sí de verdad desean saber y poder opinar de forma válida y correcta.

Actualmente existen dos Conservatorios (que se conozcan oficialmente) el de Córdoba y el de Murcia, que desde hace algunos años imparten la enseñanza de la guitarra flamenca en cuatro o cinco cursos, con asignaturas troncales de música y otras prácticas como las de acompañar al cante y al baile que aportan un significativo respaldo para esta enseñanza. Sin embargo, para que ésta sea completa y adecuada, así como para obtener la práctica que precisa tanto los cantaores como los guitarristas flamencos para desarrollarla con total profesionalidad, es necesario incrementar los estudios y conocimientos sobre los distintos estilos de cante y guitarra (mediante discos, libros, partituras, espectáculos, etcétera) para que todo ello repercuta de forma positiva en el total desarrollo de un correcto y completo aprendizaje para los profesionales y también para los que se consideran buenos aficionados.

El verdadero interesado, debe aprovechar las publicaciones ya existentes tanto en discos y libros, como en obras para guitarra flamenca (didácticas, históricas, técnicas y de repertorio solista) de solventes autores para incrementar sus conocimientos, sí de verdad desea potenciar su aprendizaje y obtener con ello, un amplio bagaje que le permita conocer y opinar con sabiduría y corrección.

Conseguir la justa valoración y divulgación del Arte Flamenco y el de sus artistas sobre todo en nuestra Sociedad, es una labor que corresponde principalmente a los propios profesionales; pero que también pueden contribuir a lograrlo los buenos aficionados (en las peñas, hermandades, periodistas, revistas, etcétera) mediante su apoyo, comportamiento y buena difusión. Hecho, que depende tan sólo del interés y estima personal que sienta cada uno por esta maravillosa manifestación artística española.


Por D. Andrés Batista
Concertista, Profesor Titulado y Compositor de Guitarra Flamenca

Colaborador de la Fundación Guitarra Flamenca



"A PACO DE LUCIA"
(Poema dedicado a Francisco Sánchez Gómez "Paco de Lucia")



Entre dos aguas
Van nuestros corazones malheridos.
Entre dos aguas...
Van nuestros suspiros.
Paco de Lucía
Se nos ha ido,
De repente, si ... ¡se nos ha ido!

Con la sonrisa en los labios,
Cuando jugaba con sus dos niños,
¡Se nos ha ido!:

El Genio, el padre, el amigo...
¡Se nos ha ido!

En busca de Camarón,
Que lo llamó por Soleá;
Lo llamó por Bulerias,
Lo llamó ...¡Por Tientos!

Se nos ha ido,
-Y llorando está la guitarra-
Porque se le paró el corazón,
Ese que era todo fuerza,
Todo pasión.
¡Se nos ha ido!
Porque lo llamaba incesante,
El Maestro Rodrigo.

¡Se nos ha ido!

Y una herida en el alma
Lleva todo el flamenco:
¡Qué herida más grande!
¡Oh, qué herida!
Por PACO DE LUCÍA,
Qué, de repente, ¡se nos ha ido!

Francisco Sánchez Gómez (1947- 2014)
Descansa en Paz Maestro.

Por Jesús Manuel Rubio
Colaborador de la Fundación Guitarra Flamenca



"QUE DOBLEN LAS CAMPANAS"
En Memoria de Miguel Vega de la Cruz, "NIÑO MIGUEL" (1952- 2013)



¡Cómo llora la guitarra!;
Va herida.
Ayer era la alegría de España.
¡Mandad que doblen las campanas!.

¡Qué doblen por "Niño Miguel",
Que doblen desesperadas!

Lloraba la brisa de Huelva;
Lloraba con toda su alma
Ese genial Fandango,
Que tanto gustaba.

¡Mandad que doblen las campanas!
Por "Niño Miguel",
Por su hechizo,
Por su magia.

Los ángeles del cielo tocarán
El vals flamenco,
Que tanto enamoraba.

¡Mandad que doblen las campanas!

¡Mandad que doblen las campanas!

Por el tocaor de las "tres cuerdas";
Que una tarde de Mayo
Nos dejaba.

¡Mandad que doblen las campanas!,
Que doblen con rabia
En Sevilla, Córdoba, Huelva, y Granada:
¡Mandad que doblen las campanas!
Que doblen por el "Niño Miguel",
Por su hechizo,
Por su duende,
Por su guitarra.

¡Mandad que doblen las campanas!,
Que toquen un credo,
Que doblen con el corazón en mil pedazos.

¡Mandad que doblen las campanas!

Por Jesús Manuel Rubio
Colaborador de la Fundación Guitarra Flamenca



"MAESTRO SABICAS"
(Poema dedicado al Maestro Agustín Castellón Campos "Sabicas")



Una viuda guitarra...
Lloraba por Pamplona.
Lloraba acordes de Soleá,
Lloraba acordes de Minera,
Lloraba acordes de Taranta.

En su memoria llevaba a un "Maestro",
El recuerdo de "Sabicas",
Que en un punteo memorable,
Se fue al cielo.

¡Qué Maestro!,
¡Qué toque tan sublime!;
¡Qué duende!,
¡Qué misterio!

¡Qué rasgueo de fantasía!,
¡Qué compás tan perfecto!

Por él, y sólo por él,
Lloró el flamenco.

¡Qué alta escuela la suya,
¡Señores!, qué Maestro!

Lloró Andalucía por su alma,
Lloró, en silencio, España entera.

En silencio se contuvieron...
Guitarristas de época...
¡Y bailaoras, con negros velos!

Lloró el Martinete de rabia,
Y el Zorongo se partió, en dos, el pecho.

Y hasta la luna del esplendoroso Madrid
Le guardó severo duelo.

Duelo por uno de los "Grandes":
Por "Sabicas"..., todo el mundo
Lloró en silencio.

En silencio por su guitarra,
Por su toque inmenso.

En silencio, por Sabicas,
Inmortal Maestro.

Al Maestro Agustín Castellón Campos (Sabicas)
16 Marzo 1912 – Pamplona (España)
14 Abril 1990 – New York (Estados Unidos)


Por Jesús Manuel Rubio
Colaborador de la Fundación Guitarra Flamenca



ESCUELA DE GUITARREROS DE MADRID V

Un nuevo día amanece en su taller, entre el perfume de la madera y el aroma del barniz, dos Sonantas le acompañan en esta mañana fría de febrero, una rubia de ciprés, y la otra una castaña de palosanto de la india, cada cual más bella, y aunque todavía falta barnizarlas y terminar sus detalles, prometen tener muchos novios.

La mañana transcurre entre compases de lija, y el serrín bailando por bulerías, sobre el aire cuando va cayendo al suelo. El maestro artesano de vez en cuando, mira a la sonanta de ciprés, que descansa apoyada en un soporte junto al mostrador, mientras acaricia a la otra con su lija suavemente el mástil. Hace ya una rato, parece sorprendido por unos pequeños chasquidos que provienen de la rubia, pero no le da importancia, aunque continua asombrándose por ellos, los vuelve a escuchar en pequeños intervalos y decide parar su trabajo para escucharlos más nítidamente, sus ojos se exaltan y su corazón empieza a latir a un ritmo más rápido de lo normal, cuando efectivamente descubre que provienen de la rubia, su Flamenca como él la llama, son unos pequeños chasquidos que hace la madera cuando se la cambia de temperatura o porque es un material vivo en realidad, y que se hacen más fuertes por la acústica de su caja de resonancia, muy asombrado y sin dejar de mirarla, pasa un buen rato escuchándola, y piensa, es como si me quisiera hablar, aunque por dentro se contradice por el inexplicable hecho, lo cierto es que sus ojos se le llenan de lagrimas, y sin derramar ninguna un escalofrió recorre todo su cuerpo, apresuradamente la coge con sus manos polvorientas y apoyándola suavemente en el mostrador, acaricia sus costados emitiendo una respiración de alegría y un suspiro de amor.

Continuamos conociendo a los grandes Maestros Guitarreros de la Escuela de Madrid, que poco a poco, fueron forjando e investigando la construcción de la Guitarra Española que conocemos hoy en día, es gratificante reconocer a todos estos Maestros Artesanos todo su empeño, y la labor que hicieron por la Guitarra Española, que más tarde se dividiría en dos instrumentos diferentes, tanto en sonido, como en construcción, hablamos de la Guitarra Flamenca y la Guitarra Clásica.

A este Gran Gremio pertenecieron estos Maestros Guitarreros que vamos a conocer.

Antonio Carracedo (1801-1871)

Este Maestro Guitarrero, nació en Madrid en el año 1801, siendo el mayor de cuatro hermanos de una familia de clase media, desde bien pequeño mostro una gran independencia y una gran afición por los trabajos de madera, tanto llego a ser, que desde muy joven visitaba los talleres en los que la madera era la protagonista, sus comienzos fueron en un pequeño taller de carpintería propiedad de un tío suyo, donde se hacían muebles y pequeños trabajos de madera, mas adelante comenzó a frecuentar el taller de Juan Moreno, del que aprendió los secretos de la construcción y llego a entablar una gran amistad. Desgraciadamente a la muerte de Juan Moreno, fue Antonio el que siguió con su forma de construcción y se le considera discípulo de este gran Guitarrero, que incorporo nuevas formas a la construcción de la guitarra, afincando su taller en la calle Majaderitos de Madrid, (Antiguo taller de Juan Moreno). Hoy en día no tenemos constancia de ninguna Guitarra de Antonio Carracedo, pero las referencias que Tomas Danes refleja en su método, habla de unas Guitarras de excelente calidad y un sonido extraordinario, en 1871 muere en Madrid en compañía de sus hermanas, Aurora, Cándida y Elena.

Diego Sánchez (1806-1870)

Este Maestro Guitarrero, nace en Madrid en el año 1806, hijo de padre andaluz y madre madrileña, es el mayor de dos hermanos de una familia trabajadora en un comercio de alimentación, en la Calle Alcalá de Madrid. Sus primeros pasos, los da trabajando con su padre en el negocio familiar, al no gustarle este tipo de trabajo, decide dedicarse a lo que verdaderamente le ha gustado siempre, las manualidades y trabajar la madera, cosa que desde pequeño siempre le gusto. Al no tener referencia de quien fue el Maestro Guitarrero que le guio en este oficio, lo que si podemos certificar, es el legado que nos dejo, conociendo que existe una Guitarra suya fechada en Madrid en el año 1837, y que en su etiqueta se puede leer esta descripción, "Compuesta por Diego Sánchez Madrid 1837", tal vez hoy en día este en manos de algún coleccionista, al que animamos desde la Fundación Guitarra Flamenca, a compartir con todos nosotros esta "Joya de Madera". El día 18 de diciembre de 1870 muere en Madrid en la Calle de Alcalá, donde vivía junto a su mujer y sus cuatro hijos.


Por Ángel Hernández Sevilla
Fundación Guitarra Flamenca


EL TOQUE FLAMENCO Y SU ANOTACIÓN MUSICAL

Mi principal propósito al dedicarme a la enseñanza en el año 1976, fue el de tratar de escribir lo más correctamente posible los valores musicales de las diversas combinaciones técnicas, rítmicas y sobre todo la de los diferentes rasgueos y las de la alza-púa. El principal problema consistía en hallar un signo claro y sencillo que pudiera reflejar con total claridad el valor musical y la anotación técnica para la guitarra. Me decidí por el signo de la flecha, porque su orientación hacia arriba o hacia abajo, era muy comprensible hasta para los guitarristas que desconocían la anotación y el valor musical y reflejaba con claridad la combinación de los dedos de la mano derecha en la bajada o subida de las cuerdas (de agudos a graves o viceversa), así como la de Alza-púa.

Con el signo de un cuadrado encima de una acorde o nota, señalé dar el golpe al mismo tiempo en la tapa armónica (golpeador) de la guitarra con el dedo anular de la mano derecha y con el signo de un rombo, el golpe dado con la mano derecha abierta con los dedos unidos para el ritmo de Rumba.
Un amigo mío me aconsejó que lo patentara, para evitar que lo copiasen. Le respondí, que no me importaba, ya que lo esencial era que la guitarra flamenca tuviera una anotación musical clara y sencilla para poder transmitir su repertorio.

En el año 1978 publiqué mi "Método de Guitarra" que fue un éxito de ventas ya que en tres meses se agotó la edición de mil ejemplares. A principios del año 1979 la editorial U.M.E. se hizo cargo de la siguiente publicación y hasta la fecha ya lleva más de diez ediciones. Los cuadernos nº 1 y 2 de cinco estudios publicados por la misma firma editorial en los años 1972 y 1977 respectivamente, están en su séptima edición.

Ante el éxito de mi método, mi amigo me dijo: "Ni te lo reconocerán, ni te lo agradecerán". Le repliqué: Sé bien que en el ambiente flamenco, salvo algunas excepciones, muchos critican y pocos reconocen. Sin embargo, creo que es muy importante que se conozca y divulgue esta escritura de la guitarra flamenca.

En el año 1985 publiqué el libro "Maestros y estilos" (Manual Flamenco) seleccionando, por espacio, las dos siguientes críticas:

"Maestros y estilos" es un excelente trabajo de enorme valor didáctico con el que habrá que contar en el futuro cuando se quiera hablar, escribir o simplemente saber de "Maestros y estilos". Este práctico libro consigue algo muy importante, ser tremendamente útil, logrando sintetizar certeramente una serie de conocimientos que son fácilmente asimilables parta todos, inclusive los no iniciados.
Fausto Botello (Periodista del Correo de Andalucía)

"El Maestro Andrés Batista con su Manual Flamenco ("Maestros y estilos") creo que ha hecho un buen trabajo, con gran claridad y síntesis que servirá de obligada consulta para todo buen aficionado."
José Torregrosa (Compositor)


Desde entonces continué con las publicaciones musicales y didácticas con las siguientes editoriales: Alpuerto (con las obras "Flamenco Actual"- "Resonancias del Sur" y el libro "Arte Flamenco") con Arambol ("Paisajes y Trilogía") con Raíces (el libro "El Flamenco y su vibrante mundo") y con R.G.B. Arte Visual ("Los cuatro Apuntes Flamencos") obteniendo en los mismos siete ediciones.

En estos últimos años, poco a poco han surgido diferentes autores y publicaciones, algunos pueden haber visto mis obras y otros, quizás encontraron el signo de la flecha por su propia reflexión. Lo esencial, es que la claridad de la escritura musical sobre los rasgueos y la alza-púa en la guitarra flamenca, ha permitido ganar adeptos en todo el mundo.

Una de mis satisfacciones personales como Profesor y Compositor, es que mis publicaciones han proporcionado un amplio y variado repertorio que no existía anteriormente, mediante ejercicios y estudios de todas las combinaciones técnicas (escritos en cifra y música) y también de los diferentes estilos flamencos mediante las composiciones solistas, a dúo, trío, cuarteto y quinteto, así como los libros de texto con explicaciones sobre los distintos estilos, fechas y datos históricos de los principales artistas del cante, baile y toque, fotografías y ejemplos musicales para acompañar al cante y al baile, etcétera, con los prólogos de los ilustres músicos: Joaquín Rodrigo, F. Moreno Torroba, E. García Asensio, Tomás Marco, Claudio Prieto, Miguel del Barco (Catedrático de órgano y ex-director del Real Conservatorio de Madrid) y los flamencólogos: F. Vallecillo, Manolo Ríos, F. Perujo y A. Barbán.

Mi granito de arena para contribuir a lograr el reconocimiento y la divulgación de la guitarra flamenca, ha realizado un largo camino con cierto éxito. Labor, que deseo poder continuar en pro de este maravilloso arte al que tanto estimo y valoro.


Por D. Andrés Batista
Concertista, Profesor Titulado y Compositor de Guitarra Flamenca

Colaborador de la Fundación Guitarra Flamenca



"SOLEDAD DE UNA GUITARRA"
(Poema dedicado al Maestro Enrique de Melchor)



¡Qué solita esta la guitarra!
¡Qué solita, madre!
Sus cuerdas se quedaron frías una mañana de Enero,
Sus acordes están de luto.
Están de luto, porque Enrique de Melchor, ha muerto.

Los Verdiales se miran y lamentan,
La Colombiana camina por la calle del olvido con la blusa
rasgada, La Granaina sólo calla.

¡Qué solita está la guitarra!
¡Qué solita, madre!
¡Qué solita está la guitarra!

¡Qué solita está la guitarra!
Ya no quiere vivas,
Ni tampoco palmas,
Solo quiere silencio para calmar su desgracia..

¡Qué solita está la guitarra!
¡Qué solita está la Petenera!
Por la calle del desaliento baja enlutada.
¡Qué solita está la guitarra!
¡Qué solita está la guitarra!

Ya no quiere rosas,
Ni tampoco ovaciones.
Solo quiere silencio,
En la noche en calma.

¡Qué solita está la guitarra!
La Bulería huele a paz y oración.
Hoy nadie la baila,
Nadie la vitorea..
¡ Ya nadie la aclama!

¡Qué solita está la guitarra!
Gime notas de suspiros,
Bajo la luna clara.

¡Qué solita está la guitarra!

En Memoria de Enrique Jiménez Ramírez, "Enrique de Melchor" (1950 – 2012)
Descansa en paz Maestro.

Por Jesús Manuel Rubio
Colaborador de la Fundación Guitarra Flamenca



¿QUÉ SIGNIFICA SER AFICCIONADO?



Aficionado, es la persona con inclinación o simpatía hacia una especialidad, deporte o arte. Existen dos grupos bien definidos de aficionados: los activos y los pasivos.

El activo, es aquel que se preocupa por asistir o participar en todas aquellas manifestaciones que conciernen a su afición y que al mismo tiempo, trata de enriquecer sus conocimientos sobre la misma. ¿Cómo? Mediante lecturas, grabaciones y noticias que amplíen su documentación.

El pasivo, no se preocupa de todo ello, hasta que se produce la celebración de un acto artístico, cultural o deportivo y su puntillo personal le hace exclamar que él es un aficionado de esta o aquella especialidad.

No se engañen las personas que deseen ser buenos aficionados, el sólo deseo de querer serlo, no basta, hace falta documentarse e ir adquiriendo información sobre la materia que a uno le guste, para poder participar o deleitarse con mejor conocimiento de causa.

El Arte Flamenco (Cante, Baile y Toque) cuenta con muchos aficionados; pero lamentablemente abundan "Los pasivos". Esta triste realidad es una lástima que no se solucione, ya que existen diversas alternativas de fácil alcance para todos aquellos que deseen ser un buen aficionado. Así, por ejemplo: existen varios libros publicados que explican el origen y la evolución del arte flamenco, con los datos de los principales artistas de las tres especialidades en sus diferentes épocas. Diversas Antologías de los estilos de Cante (grabaciones discográficas con diferentes cantaores y guitarristas) y diversas publicaciones didácticas, escritas en cifra y música, que facilitan un aprendizaje fructífero y ameno para cualquier amante de la guitarra flamenca.

Todo ello, proporcionará un variado caudal de conocimientos para la formación del aficionado, además de facilitar la comprensión y disfrute en mayor proporción sobre las diversas manifestaciones artísticas.
Para seleccionar, hay que indagar y analizar. El saber cómo y de qué manera, dependerá de los maestros y fuentes de información a lo que uno mismo recurra.

Si exigimos pureza, evolución y calidad, la colaboración de cada uno es muy valiosa y necesaria para poderlo conseguir. El apoyo personal y económico, asistiendo a las actuaciones artísticas y culturales, con la adquisición de revistas y libros que aporten noticias y datos históricos, con métodos y partituras para guitarra, así como discos de los intérpretes que seleccionen por su reconocida valía, es el camino más correcto y lógico, para ampliar conocimientos y apoyar al Arte Flamenco y a sus artistas.

La aportación de nuestro granito de arena, permitirá que este maravilloso arte, tanto en el terreno profesional como en el del aficionado, cuente con la calidad y el respeto que todos deseamos y merece.


Por D. Andrés Batista
Concertista, Profesor Titulado y Compositor de Guitarra Flamenca

Colaborador de la Fundación Guitarra Flamenca



SEMBLANZA AL NIÑO RICARDO



¡Qué triste esta Sevilla!
Su fino viento andaluz,
lleva acordes de Seguiriya
por la memoria
de uno de los más grandes guitarristas.

"Niño Ricardo", su nombre,
su alma siempre ponía,
tocando por derecho
su colosal guitarra.

¡Qué triste está Sevilla!
¡Y qué callado el Guadalquivir!
Están de luto el Parque de María Luisa,
La Cartuja, El Salvador, y el Puente del Alamillo,
por la Memoria
de uno de los más grandes guitarristas.
¡Qué triste está Sevilla!
¡Qué triste Santa Ana!
¡Qué triste Santa Catalina!

¡Qué tristeza llevan los Tangos!,
¡Qué ojerosa la Bulería!,
¡Qué punteo más monótono
lleva hoy el alma mía!
¡Qué triste está Sevilla!,
¡Qué triste Santa Cruz!,
¡Qué tristes están Pilatos
y el Puente de la Barqueta,
al despuntar el día!

¡Qué triste está Sevilla!,
¡Qué triste está el Flamenco!,
¡Y qué triste está el alma mía!
¡Qué tristes las sonantas
en toda Andalucía!

En cambio, en el cielo,
todo es gozo y alegría,
porque José Cepero, y Pastora
lo reciben con un cante por Granaína.

Descansa en paz Maestro.


Por Jesús Manuel Rubio
Colaborador de la Fundación Guitarra Flamenca



A LA GUITARRA
(Poema)



¡Oh guitarra, sublime Guitarra!
Quisiera ser tu amante,
Para amarte de madrugada.

Eres señora del cante.
Reina donde las haya,
Conquistas al público,
Cuando de tus entrañas,
Un fandango se escapa.

¡Oh guitarra, sublime guitarra!
Se pone fiera la noche,
Cuando de tu boca sale..
¡Una Soleá desgarrada!

¡Oh guitarra, sublime guitarra!
¿Qué sería de España, sin ti?
¿Qué sería de mi vida,
Sin tu duende, sin tu arte y
Sin tu elegancia?

¡Oh guitarra, sublime guitarra!
Corazón malherido por seis espadas.


Por Jesús Manuel Rubio
Colaborador de la Fundación Guitarra Flamenca



LA GUITARRA FLAMENCA
(Poema dedicado a la Fundación Guitarra Flamenca)



Cuando nació la guitarra
de rumbo cambió la vida,
fuego tornóse escarcha
de rumbo cambió la vida.
Hielo hízose sonanta
de rumbo cambió la vida,
el duende cuajó estancia
de rumbo cambió la vida.

El oro vino a la fragua
en un poso de cenizas,
viento templó a la caña
en un poso de cenizas.
El campo armó su besana
en un poso de cenizas
y la noche fue escala
en un poso de cenizas.

Celos sintió la garganta
bajo un prieto melisma,
y a quejíos los engarza
bajo un prieto melisma.
Brotando de la alborada
bajo un prieto melisma,
símil de fría espada
bajo un prieto melisma.

Cuánto hacen unas tablas
con sentimientos unidas,
al convertirse en casa
de valores sin medidas.
Los sones se agigantan
Ángel son de la cejilla,
en sentidos que inflaman
arpegios prietos de dichas.

La Fundación Guitarra
Flamenca siempre reaviva,
alientos llenos de garra
por promesas encendidas.
Al llenársete el alma
con las dulces melodías,
que brotan de las entrañas
que tus virtudes cobijan.


Por Antonio Rodríguez Mateo
Locutor en "Embrujo Flamenco" (Hispanidad Radio Huelva)
Colaborador de la Fundación Guitarra Flamenca



CANTO A LA GUITARRA
(Poema dedicado a la Fundación Guitarra Flamenca)



Un alma iba perdida
entre suspiros mortales,
con dolor en su avenida
al pairo de vendavales.
Tambaleante camina
con el llanto a raudales,
cuyas penas no mitigan
ni su procedencia sabe.

A la vuelta del camino
sobre un árbol apoyada,
lo que nunca había visto
de su quietud la llamaba.
Y agudizando sentidos
con rubor se le acercaba,
más pálpitos de latidos
que los posos alteraban.

Sus formas eran de mujer
sin extremidad ni cabeza,
seis cuerdas en su oropel
más cejilla que las aprietan.
Agujero dentro la piel
sobre su vientre presenta,
sin que nombre pueda saber
porque nada se lo muestra.

Cuando, por la brisa el eco
un bello nombre desplaza,
acunado en el flamenco
el que con orgullo aclama:
Aquí está el embeleso
que nos guarece el alma
y el melisma más intenso
que sobre el quejío pasa.

Que tiene una Fundación
Flamenca en sus entrañas,
con nobleza en el corazón
al brotar de sus entrañas.
Para llenar de admiración
al yunque y a la fragua,
y por ello a pleno pulmón
digo: ¡Señores, es la guitarra!


Por Antonio Rodríguez Mateo
Locutor en "Embrujo Flamenco" (Hispanidad Radio Huelva)
Colaborador de la Fundación Guitarra Flamenca



GUITARRA FLAMENCA Y ESPAÑOLA



Tierras de mi Andalucía,
la de surcos sangrientos,
bajo un sol del mediodía,
al arrope de los vientos.
Talleres de artesanías,
inmaculan tus adentros,
y rocas de fantasías,
que ocultan tus lamentos.

Lunas de la torería,
enjaezan tus arenales,
sobre casta feligresía,
de lutos pontificales.
Poetas de escribanía,
te pavimentan las calles,
y regueros de sabiduría,
que forjan tus manantiales.

Lienzo de velas rizadas,
alardean de tu hermosura,
y bellas vegas granadas,
paradigman tu cordura.
Níveas colinas alzadas,
flirtean sobre tu amura,
en valles de enamorada,
sobre posos de amargura.

Veredas de trazos errantes
y alamares ensortijados,
entre añejos caminantes,
por este o aquel lado.
Emulsionan a los cantes,
que tus ríos han navegado,
en un ir hacia adelante,
por tiempos pacificados.

Son sucesos ancestrales,
recuerdos de tus leyendas,
entre dorados trigales,
entre lides o contiendas.
Canales de vanidades,
aprestan su componenda,
por si el foráneo no sabe,
que en todo eres tremenda.
Al igual que la guitarra
o eso paréceme a mí,
aunque regiones son varias
y todas son el adalid:
de la flamenca sonanta
que hasta tiene en Madrid,
Fundación que la exalta
como lo intento yo aquí.

Guitarra de pura raza,
preñada de sentimientos,
manantial de aguas bravas
te enmarcan los adentros.
Para reinar en mi España
y en corazones excelsos,
que con amor te abrazan
y te acarician el cuerpo.
Guitarra espejo claro
donde el duende reverbera,
auroras de finos trazos
para ti son acuarelas.
Y el cielo te ha creado
para que el mundo aprenda,
que tuyos son los trazos
de las mejores estelas.

¡Ay!, esparcen los vientos:
qué bella es la guitarra.
Y cuántos son los lamentos
que tus notas nos propagan.
Qué grande es el acierto
del corazón que te ama
y cuánta pena yo siento
al no saber lisonjearla.

Tus notas son ruiseñores,
por el éter satinado,
para sueño de pintores,
y sobre lienzos trazados.
En colorido de flores,
y de arroyos plateados,
¡guitarra de mis amores,
tu más fiel enamorado!.


Por Antonio Rodríguez Mateo
Locutor en "Embrujo Flamenco" (Hispanidad Radio Huelva)
Colaborador de la Fundación Guitarra Flamenca



Reseña del disco de Paco de Lucía
"Canción Andaluza"

Nadie podía imaginarse que el homenaje que siempre pensó tributar a la copla Paco de Lucía acabaría por ser su último disco completo de estudio. Un drama, una pura letra de canción que, tristemente para el flamenco y la guitarra, se acabó cumpliendo un 25 de febrero en las playas del caribe mexicano.
De todo se dijo durante mucho tiempo antes. Desde poco después de aparecer "Cositas Buenas"; que si Paco está haciendo un disco de copla, que si ya lo tiene, lo típico siempre que se habla de un grande. Y corrían los años 2008, 2009… pero lo cierto es que se puso manos a la obra bastante después, finalizando 2012. Y fueron apenas once meses en su cuartel general mallorquín y entre giras por el Mundo, los que necesitó Paco de Lucía para grabar en la soledad de su estudio este precioso recital de media hora de la mejor guitarra española.

Ocho piezas que para muchos pueden ser "menores" dentro del vasto repertorio del genio de Algeciras. A nosotros no nos lo parece, teniendo en cuenta el significado, la factura final y, ahora más que nunca, el momento de su aparición.
"María de la O" no podía faltar. El clásico de Valverde, León y Quiroga se expone casi sin aditamentos durante el primer minuto para virar por bulerías y oler a Jerez justo después. Ahí nos damos cuenta de que este disco es la revisión flamenca de una música verdaderamente hermana. "Canción Andaluza" abraza definitivamente la copla-canción con el flamenco y comprobamos tras ello que no hacen falta arreglos rebuscados de estética contemporánea casi siempre desafortunados para observar una evolución, aquí clarísima, en una música injustamente tachada de anacrónica.
La incorporación de Carles Benavent es una de las noticias. Seguramente el destino cortó la vuelta y el "arreglo" de un sexteto que, como un matrimonio, dejó de verse pero no de sentirse. Sobre aquellos acercamientos este que escribe oyó al maestro Jorge Pardo departir no hace mucho…quizá…
Junto a las percusiones de Paquito González (músico que puede presumir de haber trabajado con Vicente Amigo, Poveda y ahora con Paco…) las palmas y jaleos de los "maestros cantores" de Jerez: Carlos Grilo, Bo, Juan Grande y Luis Carrasco. Aparecerán más tarde también.

La versión de "Ojos Verdes" se inicia muy brevemente con una introducción medio libre medio a compás de seguiriya que, créanme, en las manos de Paco de Lucía, suena de otra manera. Nunca dejó de ser flamenco. Y eso en los guitarristas posteriores y, sobre todo en los que se le suponen en la carrera por el liderazgo guitarristísco, se nos antoja cuestionable.
De nuevo una versión esencialmente respetuosa con el esquema primario en su primera mitad para posteriormente acomodarse por rumba con el compás de Piraña y el bajo de Alain Pérez. Belleza infinita, matices. Siéntense, no es el momento de coger la guitarra.

Lo primero que le entran a uno al escuchar las notas de "Romance de Valentía" son ganas de llorar y reír a la vez. Agradecimiento por tanta belleza, tanta memoria y tanto eco ibérico. Mientras las castañuelas de Lola Blanco y el contrabajo de Toni Cuenca acompañan ese magma de pulso y púa que sale de la cabeza y manos de Paco de Lucía, nos acordamos también del fado (se repetirán esos ecos todo el disco. Paco de Lucía nunca renunció a sus orígenes).
Nuevamente respeto escrupuloso por la melodía original y los ecos de la pieza de Quintero, León y Quiroga, con dos alicientes, eso sí. El refuerzo instrumental de una verdadera orquesta de pulso y púa y la asombrosa frescura de un hombre que no era un anciano cuando grabó todo este material. Y mucho menos a nivel musical.

A su segunda esposa, Gabriela Canseco, va dedicada "Te he de Querer mientras Viva", canción a la que Estrella Morente pone voz. Segunda intervención en menos de un año de la hija del gran cantaor del Sacromonte junto al genio de Algeciras. Como si de un acto de contrición se tratase, las familias Lucía y Morente dejan aquí su mejor legado. Corto, exiguo sin duda, para lo que podía haber sido y no fue, vaya usted a saber por qué buena (o quizá ridícula) razón.

Primera mitad de disco vista y no vista. Como la segunda, que se escurre por los auriculares sin más esperanza que la de repetir y repetir el disco.

"La Chiquita Piconera" de León y Quiroga tiene la misma factura que "Romance de Valentía", los dos puntos más "ibéricos" del corte. Donde se fusionan mejor los ecos flamencos, los copleros, el fado y hasta el clásico. Porque advertimos de nuevo que los arreglos finales resultan brillantemente escolásticos pero a la vez comprensibles. Recuerden lo que decía Manolo Sanlúcar: "gusta, encanta al que no sabe y vuelve loco al que sabe…"

En general podemos advertir que este disco, más que para guitarristas, es para cuerdas, para músicos de cámara y grupos de pulso y púa.

Con la letra del "Romance de Juan Osuna" y en su compás homónimo llega "Zambra Gitana" que, en la voz de Parrita, resulta especialmente caracolera. Desde luego un acierto porque este intérprete, de quién también se acordó recientemente Marina Heredia, es de los que consigue más claridad de vocalización respetando un metal broncíneo. Gitano no andaluz que ya trabajó con el Maestro lustros atrás. Vicente Castro es uno de esos "tapados" cuya inmensa discografía deberá ser revisada.
Junto a él, de nuevo el grupo de Jerez y los Puertos, coloreando la belleza.

A nuestro juicio la cumbre de "Canción Andaluza" llega en "Quiroga por Bulerías", compendio instrumental sobre las melodías de "La Ruiseñora", "Lola la Piconera", "Señor Sargento Ramírez" y "Candelaria la del Puerto", obras insignes del trío Quintero, León y Quiroga. Iconos por otra parte de esta web y cuyas semblanzas tratamos meses atrás. Pieza que podría insertarse en un disco de los contundentes del genio algecireño. No porque este no lo sea, sino porque aquí concretamente, en este corte, los arreglos y el avance que rezuman esas piezas hacen que sí se pueda notar un cambio, una revisión de la versión inicial. Estamos realmente ante una pieza nueva. Un conjunto de falsetas por bulerías que, lo sospechamos, ya estarán siendo repentizadas en los cuartos de estudio de los guitarristas.
Estupendo fraseo, separación de los temas y explosión tímbrica en los sitios precisos. Cima de perfección que, además, se extiende más que ninguna otra pista. A partir del minuto cuatro sólo podemos decir que si la felicidad suena a algo, debe de ser a eso que nos ofrece Paco de Lucía.

"Señorita" de León y Solano es el epílogo salsero (otro género que siempre agradó por Playa del Carmen) a un disco que, además de obra maestra musical, resulta una excelente lección de historia de la cultura latinoamericana. Con arreglos, coros y bajo de Alain Pérez estamos seguros de que Óscar de León no se vio en otra igual. Estupenda labor conjunta y cierre a un disco que deberá llamar a la reflexión de la afición.

Con el recuerdo a su querido Félix Grande y el desnudo agradecimiento a Isidro (Sanlúcar) se cierra un libreto que comienza escribiendo su hija Casilda. Sobrevuela siempre la idea de agradecimiento y, sobre todo, la mirada atrás (como en el caso de Picasso) hacia una infancia en la que se forjó todo. Y debió de ser mucho porque de ello seguimos bebiendo los aficionados.

No hay excesivo alarde técnico (entendido como escalas, picados, trémolos o alzapúas) pero sí una generosa musicalidad y un gran conocimiento de los tempos, los tiempos y, como decimos, la ciencia del arreglo para guitarra y derivados-antecedentes organológicos. Aquí hay guitarra, mandola, mandolina, laúd y guitarró. Y todo en sus manos.

Concluimos que este debía de ser un álbum de regocijo y homenaje propio al entorno y la infancia de Paco de Lucía. Los años en los que flamenco, canción y Andalucía eran lo mismo sin más prejuicios. Urgía, desde luego, una reivindicación de una estética atacada y menospreciada sin ningún motivo más allá de los intereses extramusicales de la mediocridad que infecta la "alta" sociedad española. Porque si algún defecto tuvo el Maestro fue haber nacido en un país que ignora a sus grandes héroes y sólo acierta a recordarles a medias cuando no "molestan".

Y después de Paco, ¿qué? Dicen que dejó medio disco flamenco hecho, que saldría inmediatamente después que este. Ya sólo queda escucharlo y teorizar sobre si este cierre con ecos de infancia era su destino real irrevocable. El punto final de un ciclo vital maravilloso que nunca debió acabar.
Nada mejor ni nadie mejor para hacer eso que llaman "Marca España" que Paco de Lucía, a quien se le tendrá mucho que agradecer aún.

Puta vida esta, a la que precisamente canta tocando el Maestro de maestros. Puta por corta y por traicionera, sobre todo a la hora de escoger y seleccionar a sus presas. Siempre compinchada con la muerte para llevarse primero a los mejores, los que dejan más solos al resto.

Por Pablo San Nicasio Ramos
Guitarrista y Periodista Chalaura.com
Colaborador de la Fundación Guitarra Flamenca



LA GUITARRA FLAMENCA I

Hola Amigos Como Guitarrista y amante de la Guitarra Flamenca, siempre he tenido curiosidad por conocer el origen de la Guitarra y la historia que la a llevado a ser tal y como hoy la conocemos, vamos a emprender una búsqueda en estos artículos de investigación para resolver nuestras dudas y conocer en lo más profundo que podamos llegar al pasado de nuestra gran desconocida Guitarra Flamenca. En primer lugar los orígenes de la Guitarra, no están demasiado claros, ya que en la antigüedad había muchos instrumentos similares, pero vamos a ir conociéndolos para poder sacar nuestras conclusiones. En Alaca Huyuk al norte de Turquía, nos encontramos con un antecesor de nuestra Guitarra, es un instrumento documentado que Los Asirios crearon muy parecido a la Lira, pero con una caja de resonancia llamado "Citara". Este bello instrumento puede ser una de las sendas a seguir para buscar el origen de la Guitarra, ahora conoceremos alguno más que como comprobareis también pueden ser otro camino a seguir en nuestra búsqueda. La "Fidicula" es otro instrumento en el cual podemos situar la procedencia de la Guitarra, es parecido a la "Citara" pero este de origen" Greco-Romano". Pero la versión más conocida de la procedencia de la Guitarra, es la que Introdujeron los árabes durante la Conquista Musulmana de la Península Ibérica y que fue evolucionando en nuestro país. Ya en la Edad Media podemos distinguir dos tipos de Guitarras con algunas diferencias entres ellas, por un lado la Guitarra Latina que evoluciono de las "Citolas", "Cedras" y "Citaras" con el fondo plano y unida por aros, con el mango largo y clavijero como el de los violines reforzando la hipótesis de origen "Greco-Latino", está también en su evolución dio lugar a dos tipos de instrumentos "La Guitarra de Cuatro Ordenes" y la "Vihuela" que estaba dotada de seis Ordenes (Cuerdas dobles). Por el otro lado nos encontramos con la "Mandora" o llamada "Guitarra Morisca" con forma ovalada de media pera, con gran parecido a la "Mandolina" y al "Laúd Árabe", esta hipótesis concuerda con el origen Oriental de la Guitarra, que se habría extendido por Arabia y Persia llegando a España a través de la estancia Árabe en la Península Ibérica. Si observáis una Mandora se puede apreciar que este instrumento ya incorpora trastes, lo cual acerca más al comportamiento de los instrumentos Occidentales, donde la octava musical queda dividida en doce partes, o notas musicales.

Por Ángel Hernández Sevilla
Fundación Guitarra Flamenca



LA GUITARRA FLAMENCA II

Hola amigos Ya conociendo los dos tipos de Guitarras que evolucionaron como son la Morisca y por otro lado la Latina, comienzan a realizarse en el Siglo XVI muchas composiciones para nuestra amada Guitarra, España fue el centro de esta gran producción. La primera Obra para Guitarra de cuatro Ordenes aparece en la Obra "Tres Libros de música para Vihuela" publicada en Sevilla por Alonso Mudarra en 1546. En Barcelona fue publicado por Juan Carlos Amat "Guitarra Española de Cinco Ordenes" en 1596 y posteriormente en 1606 Giolarmo Montesardo público en Bolonia "Nuova inventione d'involatura per sonare II balleti sopra la Chitarra Espagnvola". Avanzando en este recorrido de evolución de nuestra Guitarra, nos encontramos con otra aportación del poeta y músico Andaluz Vicente Espinel que incorporo la quinta cuerda a la Guitarra, según los informes de la época, aunque Bermudo menciona una Guitarra de Cinco Órdenes diez años antes. Esta Guitarra de Cinco Ordenes tomaría el nombre de Guitarra Española por la aportación de Espinel, que se encargó de su difusión por las clases sociales Españolas. Podemos llegar a la conclusión por la distinta forma de construir los instrumentos en la época, que fue España una de las más influentes en la construcción de la Guitarra ya que en otros países, se sobrecargaban con ilustraciones y adornos, dificultando e incomodando estos a los músicos realizar una buena interpretación. Los Luthiers Españoles supieron darle a la Guitarra un diseño más cómodo y con menos ilustraciones, para ello contaron con las aportaciones de los Europeos Johan Stauffer y C.F.Martin que contribuyeron en los diseños, afinación y estructura de la Guitarra Española que hoy conocemos.

Por Ángel Hernández Sevilla
Fundación Guitarra Flamenca



LA GUITARRA FLAMENCA III

Hola amigos Seguiremos la búsqueda de nuestra querida Guitarra Flamenca, descubriendo poco a poco de donde viene, y cuál ha sido su trayectoria, evolución hasta llegar a ser como hoy la conocemos. Nos situamos a comienzos del Siglo XVIII y la Guitarra sufre una nueva modificación, es la agregación de la sexta cuerda, de la mano de Jacob Otto, se realiza una afinación estándar y puede que sea este uno de los mayores cambios sufridos por la Guitarra, ya que también en este Siglo el Español Francisco Tarrega crea la Escuela Moderna y realiza un cambio en el posicionamiento de las manos y la manera de pulsar las cuerdas. Como ya os comentaba este Siglo fue muy importante para nuestra Guitarra, con grandes cambios para ella, esta vez por parte de dos Almerienses como Julián Arcas y Antonio Torres Jurado que empiezan a desarrollar sus propias intuiciones sobre la Guitarra, este último incorpora siete varas bajo la tapa armónica y aumenta el tamaño de la caja de resonancia, así como el ancho del mástil, todo esto contribuyo en una mejora del volumen del sonido y aumento la respuesta favorablemente de los bajos. Con estas aportaciones de los Luthiers Almerienses, podríamos decir que la Guitarra estaba ya preparada para las demandas del conjunto instrumental como para los artistas solistas. Llegados a este punto y con los años de investigación por parte de nuestros Luthiers, en cuanto a medidas en la construcción de Guitarras, las podríamos distinguir en Guitarra Clásica y Guitarra Flamenca que es la que venimos buscando, siendo esta de un tamaño menor, de distintas maderas y otras variaciones que la hacen más percursiva. Las Maderas que se suelen utilizar en la construcción de una Guitarra Flamenca, son Ébano, Pino, Abeto, Ciprés, Palosanto y dependiendo de factores como dónde y cómo crecieron, de la temperatura o de la humedad a la que fueron sometidos una vez madera, depende el sonido Flamenco de la Guitarra en la que después derivan y por supuesto de la rigurosidad de un proceso de fabricación artesanal.

Por Ángel Hernández Sevilla
Fundación Guitarra Flamenca



LA GUITARRA FLAMENCA IV

Hola Amigos Ya después de todo el recorrido de investigación en busca de nuestra amada Guitarra Flamenca vamos a conocer un poco mas de cerca a esta Joya de madera, que tantas alegrías nos da a los Guitarristas Flamencos sintiendo en nuestras manos los sonidos envolventes de su gran pasado. Empezaremos por conocer las maderas que se suelen usar habitualmente en su construcción, como son El Cipres, Ebano, Palo Santo de la India, Palo Santo de Rio, Abeto y Pino, alguna de ellas en peligro de extinción y prohibida su tala por las autoridades, también es verdad que todavía conservan los Constructores muchas de estas maderas en secaderos para después construir nuestros instrumentos. En la utilización de cada una de estas maderas influye directamente el sonido que vamos a lograr a la hora de Construir nuestro instrumento, ya que depende mucho de la zona en la que haya crecido el árbol, el secado posterior de la madera y la testura de esta, en la que influyen las betas y la construcción de cada Luthier Artesano (Estilo, medidas, grosor de la tapa, tiro, etc..) tal vez con todo esto partimos de la base que ninguna Guitarra va a sonar igual a otra, aun respetando su igual construcción. Al conocer a la Guitarra Flamenca nos encontramos con una caja mas pequeña que hace cambiar su sonido y darle ese toque rasgado Flamenco que se diferencia notablemente con la Guitarra Clasica, contrastando todos estos detalles y contando con la opinión de nuestros amigos Luthiers algunos de ellos nos comentan que la construcción de estas dos Guitarras Clasica y Flamenca es como si se tratase de dos instrumentos diferentes. Me gustaría comentaros alguna de las diferencias mas notables entre estas dos Guitarras, en la Tapa cuentan con diferente disposición de las barras armónicas (anverso de la tapa) el tamaño de los aros también es diferente (siendo en las Flamencas mas estrecho) en la acción de las cuerdas es mucho mas bajo en las flamencas y no es simplemente el bajar las cuerdas conseguiendo rebajar las silletas, sino que los constructores utilizan un angulo distinto en la unión del mango con los aros y tapa para las Flamencas, otra de las diferencias a valorar es el Trasteo de cada Tipo de Guitarra según sea Flamenca o Clasica. Ultimamente los Constructores de Guitarras, por la escasez de Maderas y el precio de estas, están obtando por un nuevo tipo de Construccion de Guitarras Flamencas en lo que a la madera se refiere, son las llamadas "Flamencas Negras" construidas con aros y fondo de Palo Santo que guardan un sonido muy especial respetando el timbre Flamenco, hemos probado alguna de ellas y dan muy buen resultado y con un gran precio. Retomando nuestra Guitarra Flamenca me gustaría hablaros de las medidas que suelen tener al construirlas, respetando siempre las medidas que cada constructor aplica a sus Guitarras, estas se podrían considerar como el estilo personal de cada constructor que tiene las suyas propias, nosotros nos acercaremos a ellas y las consideraremos como estándar para todas las Guitarras Flamencas. Empezaremos por la "Tapa" esta suele tener un grosor de 2'9, el lóbulo grande de 38 y lóbulo pequeño 28, de largo 48 y una embocadura de 85, hablaremos del "Mastil" que cuenta con un cuerpo de 32'5 una "Pala" de 19 cm y un "Zoque" que cada constructor ajusta a su estilo como ya hemos comentado, El "Diapason" va determinado según sea el tiro de la Guitarra y los mas comunes suelen ser de 650, 640 y 660, Los "Aros" suelen estar entre 10'30 y 7 incluso menos en algunas Guitarras ( Una gran medida seria entre 8 y 9'3 para una buena Flamenca) el grosor es de 1'8, El "Puente" la altura de este suele ser de 7'5 y respecto a la altura de la cuerda al "traste 12" esta entre 3'5 y 4'5, todas estas medidas son estándar y varian dependiendo del Maestro Constructor que las ajustara a su estilo, también es cierto que cada Guitarrista puede pedir las suyas propias al Constructor adaptándolas a su gusto y a su estatura.

Por Ángel Hernández Sevilla
Fundación Guitarra Flamenca


ESCUELA DE GUITARREROS Y LUTHIERS DE MADRID I

Desde hace mucho tiempo me atrapa y me apasiona el fascinante mundo de la Lutheria Antigua de Madrid, recorrer sus calles en esos tiempos en el que se empezaba a construir instrumentos de cuerda en esos talleres llenos de encanto, donde se empezaban a forjar los olores a madera con los barnices y los amaneceres de las calles de Madrid , las cuerdas de tripa de carnero que se usaban en aquellos tiempos colgadas en un taller antiguo repleto de herramientas para tallar, cortar y dar vida a un nuevo instrumento, rincones con trozos de pequeñas maderas y grandes enigmas en la construcción de los instrumentos de cuerda, aprendices que cortaban y lijaban sus maderas como acariciándolas bajo las ordenes del Maestro Artesano, coches de Caballos que pasaban por sus calles acompasando la alegría del Madrid Antiguo con el regocijo de la gente por sus calles.

Vamos a hacer un viaje al pasado para conocer más de cerca la Escuela de Guitarreros de Madrid, conociendo a todos los que han formado parte de ella, desde su nacimiento hasta nuestros días, Maestros Guitarreros , anécdotas , como evoluciono y aportando lo mejor de esta Gran Escuela, son muchos los Maestros que la han hecho grande y me gustaría conocerlos y saber más de ellos, por eso vamos a emprender este viaje que nos llevara al año 1600 donde empieza a Forjarse la Escuela de Guitarreros de Madrid. (Todos los datos y fechas de estos documentos estas basados en un largo proceso de investigación por parte del autor D.Angel Hernández Sevilla.)

Cuando en el año 1559 el Rey Felipe II decide trasladar la Corte de Valladolid a la Villa de Madrid, la Guitarra empieza a ocupar un lugar muy importante, instalándose entre los Nobles y disponiendo muy pronto de Ordenanzas, es curioso saber que el Gremio de Guitarreros y Violeros fue uno de los primeros en el año 1579. Estos Guitarreros y Maestros Artesanos de la Lutheria se empiezan a instalar por la zona centro de Madrid, en las cercanías de la Puerta del Sol, por las Calles Angosta de Majaderitos, C/ Carretas, C/Gavina y C/ del Carmen. Todavía hoy se conservan algunos instrumentos que verifican en su etiqueta de procedencia la construcción en estas Calles, aquí podemos decir que se empieza a forjar la Escuela de Guitarreros de Madrid.

A este Gremio perteneció uno de los personajes que conoceremos en este viaje, es el primer Maestro Artesano Luthier del que se tiene constancia en La Escuela de Guitarreros de Madrid y que a continuación os voy a presentar.

JUAN DE CARRION (1585-1642) Madrid.

Es el Padre por excelencia de la Escuela de Guitarreros de Madrid, ya que es el primero que se conoce en aquella época y por los datos históricos que hemos recopilado en este viaje, podíamos contaros que fue un Gran Maestro y uno de los primeros Constructores de Instrumentos de Cuerda en Madrid con unos grandes dotes en este gremio, estuvo al servicio Felipe III (1578-1621) y también de Felipe IV (1606-1665) considerado Luthier, Arpista y Violero de la Casa Real. Fueros muchos los instrumentos que llego a construir en su vida, pero desgraciadamente no hay rastro de ninguno de ellos, se le atribuyen Arpas, Laudes, Violines y Guitarras. Todos los datos que podemos averiguar de su excelente aportación a esta Gran Escuela de Madrid en la que él fue pionero, se basan en la Documentación de presupuestos y facturas de la Casa Real y en el Diccionario de Prat donde tenemos constancia de sus trabajos. Todo su trabajo y esfuerzo no fue perdido a su muerte ya que su nieto Juan de Rojas Carrión (1652-1704) siguió con este bonito gremio heredado de su abuelo. Desgraciadamente tampoco se conserva ningún instrumento de este Maestro Constructor, seguramente se perdieron con tiempo y verdaderamente fue una gran pérdida para todos nosotros.
Otro de los Grandes Maestros de la Época fue

MARCOS A. GONZALEZ (1720-1784) Madrid. Aquí nos encontramos con otro Gran Personaje de la Escuela de Guitarreros de Madrid, como es Marcos Antonio González, sin duda alguna un gran Constructor e innovador Artesano que hizo mucho por la Construcción de instrumentos de cuerda en aquella época, fundó su propio taller en las cercanías de la Puerta del Sol de Madrid, en la Calle Majaderitos en el año 1767. Impartió sus conocimientos a muchos aprendices y entre ellos al los hermanos Muñoa y a su propio hijo Manuel Narciso González que llego a ser otro Gran Guitarrero de Madrid y que ya tendremos oportunidad de conocer en este viaje. Hablando de Marcos podíamos decir que era un hombre de la época muy activo y perfeccionista en su trabajo, le gustaban las cosas bien hechas y dedicaba muchas horas del día a su profesión, incluso hasta el hecho de encerrarse en una habitación con sus planos y a la luz de un candil durante una semana, sin apenas comer ni dormir. Llego a hacer grandes instrumentos y su fama creció rápidamente por la Villa de Madrid, incluso llegando a traspasarla recibiendo visitas de otras provincias Españolas. Tuvo una gran amistad en su adolescencia con el Guitarrista Madrileño Santiago de Murcia (1673-1739) Autor del libro "Resumen" e hijo de Juan de Murcia Profesor de la Capilla Real de Madrid que aun siendo mayor que el compartieron algunos grandes momentos de ámbito musical y relacionados con la construcción de instrumentos. En su relación Familiar era muy afectuoso y a su hijo desde bien pequeño le llevaba a su taller para enseñarle este bonito gremio, por las tardes se le solía ver en la puerta de su Taller ganándose el afecto y la amistad de todos los comerciantes de la zona, vivió y murió en Madrid en el año 1784.

En el próximo Capitulo seguiremos conociendo a mas Personajes que hicieron Grande Escuela de Guitarreros de Madrid

Por Ángel Hernández Sevilla
Fundación Guitarra Flamenca


ESCUELA DE GUITARREROS Y LUTHIERS DE MADRID II

Seguimos descubriendo a los Grandes e interesantes personajes que forjaron la Escuela de Guitarreros de Madrid, conociéndolos y buscando todos los detalles que hemos ido descubriendo de ellos en un largo proceso de investigación, ya que hay pocos documentos que hablen de estos personajes por el tiempo que ha pasado y los pocos que había se han ido perdiendo con el tiempo. Yo he querido rescatarlos del pasado en estos Artículos para darles vida de nuevo porque me parecen fundamentales en la Historia de nuestra amada Guitarra, espero sean de vuestro agrado.

Cuando en el año 1559 el Rey Felipe II decide trasladar la Corte de Valladolid a la Villa de Madrid, la Guitarra empieza a ocupar un lugar muy importante, instalándose entre los Nobles y disponiendo muy pronto de Ordenanzas, es curioso saber que el Gremio de Guitarreros y Violeros fue uno de los primeros en el año 1579. Estos Guitarreros y Maestros Artesanos de la Lutheria se empiezan a instalar por la zona centro de Madrid, en las cercanías de la Puerta del Sol, por las Calles Angosta de Majaderitos, C/ Carretas, C/Gavina y C/ del Carmen. Todavía hoy se conservan algunos instrumentos que verifican en su etiqueta de procedencia la construcción en estas Calles, aquí podemos decir que se empieza a forjar la Escuela de Guitarreros de Madrid.
A este Gremio perteneció uno de los personajes que conoceremos en este viaje y que os voy a presentar.

MANUEL MUÑOA (1778-1816)

Manuel Muñoa fue otro de los Grandes Guitarreros de la época que se gano el respeto como constructor por su gran dedicación al instrumento, junto con su hermano Juan Muñoa fueron conocidos como "Los Muñoa" un apellido que tomo mucha fuerza en el gremio de los Guitarreros de la época, ya que ellos intervinieron también en la innovación de perfilar la construcción de Guitarras en Madrid, respecto a la Escuela Andaluza y creando junto a otros Grandes Constructores de la época la Escuela de Guitarreros de Madrid. Con su taller en la Calle Majaderitos de Madrid en las cercanías de la Puerta del Sol, se les atribuyen innovaciones como incorporar un nuevo puente a la Guitarra de Madrid que es el antecedente a este actual y colaborar con otros Guitarreros de la época en la mejora de la construcción de la Guitarra de la Escuela de Guitarreros de Madrid.

LORENZO ALONSO (1774-1791)

Lorenzo Alonso nace en Madrid, siendo el mas pequeño de tres hermanos es el único que continua con la profesión de su padre que ejerció como carpintero en un pequeño taller de Madrid, su ambición por aprender y su amor por la música especialmente la Guitarra, le lleva a adentrarse en la construcción del instrumento y se inicia en el Gremio de Guitarreros de Madrid. Lorenzo monta su propio taller en la Calle del Carmen numero cinco, en las cercanías de la Puerta del Sol de Madrid, es uno de los emprendedores de la Escuela de Guitarreros de Madrid cuando esta toma el relevo de la Andaluza, todavía hoy en dia se conservan 3 Guitarras de este Gran Personaje como podeis observar en estas fotografías y se le atribuye en colaboración con los Guitarreros de la época el resalte del diapasón de la Guitarra Madrileña.

En el próximo Capitulo seguiremos conociendo a mas Personajes que hicieron Grande Escuela de Guitarreros de Madrid.

Por Ángel Hernández Sevilla
Fundación Guitarra Flamenca


ESCUELA DE GUITARREROS Y LUTHIERS DE MADRID III

La música de la lija que acaricia la madera en el silencio de un pequeño taller, con maderas amontonadas en cada rincón y repleto de pequeñas virutas que se desprenden del trabajo del Maestro artesano que dan vida a una nueva Guitarra con cuerpo de mujer.

Continuamos nuestro bonito viaje conociendo a los Grandes Maestros Guitarreros de la Escuela de Madrid, fueron muchos los que investigaron con su trabajo y esfuerzo buscar el mejor sonido y comodidad para la Guitarra que ha llegado a nuestros días, quiero en este estudio de investigación agradecer a todos ellos el trabajo, dedicación, esfuerzo y amor que demostraron por nuestra amada Guitarra.

D. Manuel Narciso González (1781-1854)

Nacido en Madrid en el año 1781 y el pequeño de tres hermanos (María, Luisa y Manuel) pasa a formar parte de la segunda generación de constructores por parte de su padre D. Marcos Antonio González, gran Maestro Constructor de la Escuela de Guitarreros de Madrid. Desde bien pequeño tuvo ya contacto con el arte de la Construcción de Instrumentos de cuerda en el pequeño taller de su padre, como todo niño pequeño le gustaba enredar y jugar por el taller, que mejor Escuela puede ser esta para un constructor que criarse en estas condiciones, con el perfume a madera y la suave música de la lija.
Sus comienzos y disciplina en la construcción de Guitarras se las transmite su padre y Maestro, posteriormente toma un gran interés en este bonito gremio de Guitarreros compartiéndolo con sus cuñados Manuel y Juan "Los Muñoa", discípulos y aprendices también de su padre D. Antonio Marcos González.
Todo su esfuerzo y amor por este bonito gremio de Guitarrero le lleva a formar parte de la "Real Cámara de su Majestad" en la Corte de Fernando VII, en la que realiza diferentes trabajos en la construcción de instrumentos de cuerda y Guitarras como se puede comprobar en una de ellas fechada en el año 1833, en la que se reseña "de la Real Cámara a su Majestad".

Más tarde continuando su trabajo y desempeño como Guitarrero y a la muerte de su padre D. Antonio Marcos González, es su cuñado Manuel Muñoa el que se pone al frente del taller de su padre, a la muerte de este en el año 1826 es su cuñado Juan Muñoa el que le toma el relevo, casándose con su viuda llamada María González y hermana de Manuel Narciso. Ya a la muerte de Juan Muñoa en el año 1834 es Manuel Narciso el que se hace cargo del taller en la Calle Majaderitos, en las cercanías de la puerta del Sol de Madrid.

D.Benito Sánchez de Aguilera (1768-1819)

Este Maestro Constructor nació en Madrid en el año 1768 en una familia de clase media, siendo el mayor de dos hermanos, a muy temprana edad se inicia en el bonito gremio de Guitarreros según he podido averiguar en los archivos de la época y en otras fuentes de este proceso de investigación. La verdad es que desgraciadamente se conserva poca información de este gran Guitarrero de Madrid y la que había se ha ido perdiendo en el tiempo desgraciadamente. La mayor noticia y legado que nos deja este Guitarrero de Madrid, es una Guitarra de "seis ordenes de enlace" fechada en el año 1797 y que aparece en un documento que la tenía en venta en el año 1793.

Fue un gran investigador en la construcción y mejora de la guitarra, centrándose y dándole mucha importancia al diapasón y al mástil de la guitarra, compartiendo sus investigaciones con los guitarreros de la época. Su taller lo regentaba en la Calle Angosta de Majaderitos, en las cercanías de la Puerta del Sol de Madrid, una de las calles con mas encanto de Madrid ya que fueron muchos los Guitarreros que se dieron cita en ella y muchos los que eligieron esta calle para montar su taller.



Por Ángel Hernández Sevilla
Fundación Guitarra Flamenca


ESCUELA DE GUITARREROS Y LUTHIERS DE MADRID IV

Al fondo de un largo pasillo se le observa cada mañana, con las gafas medio caídas y un delantal marrón roído por el roce de la lija, acariciar su cuerpo de madera. Con una media sonrisa en su expresión y una gran emoción en su interior, hoy es un día muy especial para él y para ella, la mira y la vuelve a mirar fijándose en todos sus detalles, ¡ya te falta poco amiga! la susurra a media voz, bajo la música de sus manos acariciando sus curvas y su bello cuerpo de mujer. Cuando acaba de vestirla poniéndole el bordón en su clavijero, esté se rompe de un suave chasquido, rozando a la prima que está a su vez emite una preciosa nota de amor, como queriéndole dar las gracias a su amado Artesano, al que a su vez se le cae una lagrima en la tapa de su amada llamada Sonanta y un escalofrío recorre todo su cuerpo.

Hola Amigos, continuamos conociendo a los Grandes Maestros de la Escuela de Guitarreros Madrileños, a los que en la Fundación Guitarra Flamenca queremos homenajear en estos artículos de investigación.

Juan Moreno (1791 – 1836)

Este Gran Maestro Guitarrero se estableció en la Calle Angosta de Majaderitos de Madrid, una calle con mucho duende y elegida por muchos constructores de la época.
Este Gran Constructor falleció muy joven a los cuarenta y tres años de edad, según los datos que hemos podido recopilar en nuestro estudio de investigación. Nos encontramos ante un Gran Guitarrero de la época, ya que dejo un gran legado a los artesanos que siguieron sus pasos y los estudios que llevo a cabo, tanto que sus Guitarras fueron la nueva medida de referencia de los Guitarreros del Madrid de 1829.
Nos encontramos con una de sus Guitarras fechada en 1830 y es curioso comprobar que ya tenía la construcción y el aspecto de las Guitarras posteriores. En lo que al sistema de abanico de la tapa se refiere, fue un constructor vanguardista ya que el interior de la tapa estaba formado por dos barras transversales, colocadas en ambos lados de la boca y en la parte ancha de la tapa y en la zona del puente, esta guitarra tenía cinco varetas y en el centro la más ancha. Otras modificaciones que incorporo y se asemejan a las guitarras posteriores, es en el puente, incluso las cuerdas descansaban ya sobre una cejilla y el diapasón se elevaba en una sola pieza sobre el mango, y la tapa, ligeramente un poco arqueada, disponía de seis cuerdas.

Con todos estos detalles confirmados, hablamos de que este Maestro Guitarrero fue el primero en incorporar estas modificaciones, antes incluso que D. Antonio de "Torres", ya que su Guitarra "La Leona" está fechada en 1856 y es similar a las modificaciones que incorporo Juan Moreno. (No podemos confirmar si fue una coincidencia o no, la forma de construcción de estos dos Grandes Guitarreros ya que les separaban muchos kilómetros de distancia, en este estudio nos basamos en las fechas y reconocemos y respetamos a todos los Guitarreros de las diferentes Escuelas Clásicas de Guitarrería).

Agustín Benito Campos (1840 – 1905)

Siendo el mayor de dos hermanos de una familia de clase media de la época, este Maestro nacido en Madrid en el año 1840, fue quien tomo el relevo del taller de D. Manuel Narciso González y también taller de los Hermanos "Muñoa" en la calle Majaderitos de Madrid.
A muy temprana edad se intereso por la música y posteriormente por la construcción artesana de instrumentos de cuerda. Fue un gran amigo y colaborador del Maestro Dionisio Aguado, con quien compartió buenos momentos y estudios sobre la construcción artesana. Gran seguidor de la música de la época, era muy frecuente verle asistir a conciertos particulares y a las Tertulias rodeado siempre de grandes músicos y amigos Guitarreros.
Según hemos podido averiguar en este estudio de investigación, muere en el año 1905 en su casa de Madrid, junto a su hermana Úrsula con la que vivía.


En esta fotografía podemos observar dos trabajos de estos dos Maestros amigos, la Guitarra de Benito Campos y el trípode de Dionisio Aguado.

Por Ángel Hernández Sevilla
Fundación Guitarra Flamenca


ALEGRÍAS

Como su nombre indica este es un Palo Alegre y con un sabor especial al escuchar sus acordes llenos de Frescura y gracia, su nacimiento podíamos decir que se sitúa en el entorno geográfico de Cádiz y los Puertos, en el primer cuarto del Siglo XIX.

Musicalmente hablando el compás de las Alegrías es similar al de la Solea, es más alegre y ligero que este último. En la versión de como nació este gran Palo, que a los amantes del Patrimonio Inmaterial de la Humanidad como es nuestro querido Flamenco tanto nos apasiona, hay varias versiones que intentaremos abordar en este artículo.

El impulso para el nacimiento de este estilo, tuvo su motivo en la emigración Aragonesa hacia Cádiz, en el periodo de la Guerra de la Independencia. Este hermanamiento entre Aragoneses y Gaditanos ante los invasores Franceses dio su fruto a la "Jota de Cádiz" que se aflamenca a mediados del Siglo XIX.

Otra versión según los Historiadores del Cante Flamenco de la época, configuran su nacimiento de unas antiguas Cantiñas denominadas "La Rosa" también las asocian con los Pregones Bajo-andaluces, Coplas Romanceadas, Antiguo Fandango de Cádiz y los Jaleos cantados en Tono Mayor.

Uno de los Grandes aportadores de este Gran Palo y llamado Padre de las Alegrías tal y como hoy en día las conocemos, fue el Enciclopédico Cantaor Gaditano Enrique "El Mellizo", quien impulso y dio fuerza a este bonito Palo a finales del Siglo XIX. Otro gran Artista en este género, fue el Gran Cantaor "El Quiqui" ya que en los años sesenta del Siglo XIX "canto por Alegre" en los Teatros de la Ciudad de Cádiz.

Las Alegrías fuero prototipo de gran importancia del Cante Festero durante todo el Siglo XIX, dándole paso a los Tangos y Bulerías en el Siglo XX. Otra gran aportación a este género, fue la de Ignacio Espeleta contribuyendo con la Tarabilla " Tiritritran" que los Cantaores usaban como temple de la voz o salida.

TONALIDAD
Las Alegrías en lo que a la Guitarra se refiere, se suelen utilizar tres tonalidades habitualmente como son C Mayor, A Mayor y E mayor, también se suelen utilizar muchas otras, en las que hoy en día nos sorprenden los Grandes Maestros del Toque.

GUIA DE ESCUCHA
En esta ocasión hemos elegido una Alegría llamada "La Tarde es Caramelo" de el gran Guitarrista Vicente Amigo, la podéis encontrar en su álbum "Ciudad de las Ideas 2002". Es una Composición bastante interesante, tanto por su técnica como por su armonía. Podríamos destacar el compás de su mano derecha con un ritmo inquietante y unos picados que embrujan con ese estilo tan personal que Vicente Amigo pone en sus interpretaciones. Una curiosidad es ver como Guitarra y persona forman un solo elemento, en cada movimiento se observa cómo van formando esa silueta a golpe de compás.

Por Ángel Hernández Sevilla
Fundación Guitarra Flamenca



LA BULERIA Y SUS ORIGENES

La Bulería, también conocida en el ámbito Flamenco como toque o cante por Fiesta, tiene su origen según los historiadores en las calles Cantarería y Nueva del Jerezano Barrio Santiaguero, hacia la mitad del siglo XIX, donde se dice que sus habitantes acelerando la medida de la Solea dieron paso a un nuevo estilo repleto de gracia y picaresca, donde acompañaban sus bailes y cantes con más velocidad sin darse cuenta que nacía un nuevo Palo Flamenco como ha llegado a ser nuestra querida Buleria. También tenemos otras fuentes que nos indican que tiene sus orígenes en los Jaleos, aunque se suele decir que la Buleria es la hija de la Solea.

Fuese como fuese la verdad es que es una creación extraordinaria la de este Gran Palo y y que ha ido sufriendo modificaciones a lo largo del tiempo hasta llegar a ser tal y como hoy en día la conocemos.

La podríamos clasificar en dos apartados Las Festeras que serían para el baile y Bulerías al Golpe que son para el cante, también tenemos Bulerías por Solea, Bulerías Gitanas, Solea por Bulerías todas ellas con un mismo compas. En relación a la Guitarra Flamenca podríamos decir que las hay en tonalidad mayor y menor y que habitualmente se tocan por medios, aunque hoy en día se usan muchas tonalidades diferentes (incluso desafinando alguna de las cuerdas) por lo general tienen tres o cuatro versos octosílabos y es uno de los Palos en los que más disfruta el Guitarrista, por su velocidad en la interpretación y su capacidad de poder realizar una difícil improvisación, también se da uso a este bonito Palo como remate de la Solea y las más Flamencas (con más Pellizco) se encuentran en el modo Dórico.

Un Gran Artista como el "Loco Mateo" fue uno de los primeros en interpretar la Buleria, ya que remataba todas sus Soleas con este nuevo Palo sin saber que llegaría a ser uno de los mas codiciados y hermosos de nuestro Flamenco.

Por Ángel Hernández Sevilla
Fundación Guitarra Flamenca